Lo bueno, lo malo y lo feo de la Semana 13

18:05 ET
Actualizado el
por Rafael Zamorano

Adrian PetersonGetty ImagesEl corredor de los Vikings, Adrian Peterson, está en medio de su meejor temporada como profesional.

MÉXICO -- Algunos de los puntos más notables de la Semana 13 de la NFL:

Lo bueno: Hace no demasiados años, una lesión como la sufrida por Adrian Peterson la temporada pasada --ligamentos cruzados de rodilla-- le hubiera costado un par de años de recuperación, en el mejor de los casos, y su carrera como jugador de fútbol americano, en el peor. Sin embargo, el avance de la medicina deportiva moderna, aunado a las excepcionales características físicas del corredor de los Minnesota Vikings, nos han permitido atestiguar uno de los regresos más espectaculares luego de lesión en la historia de la NFL. Peterson destazó a la defensiva de los Green Bay Packers para seguir sumando yardas a un total altísimo, y las 2,000 yardas no están fuera de cuestión para el fenomenal corredor. No es será sencillo, pero Peterson ha demostrado que no se puede apostar en contra de él.

Lo malo: La salida de Jim Washburn como entrenador de línea defensiva de los Philadelphia Eagles era un hecho negativo en sí mismo, para la franquicia, pero los reportes subsecuentes que salieron a la luz sobre el asistente, empeoraron todo. Aparentemente, Washburn se había dedicado a cuestionar el mando de Andy Reid en semanas recientes, y el del ex coordinador defensivo Juan Castillo, antes que eso. Varios medios han anunciado que Washburn se refería a Castillo como "Juanita" frente a los jugadores. También se dice que Washburn se puso todavía más difícil después de que los Eagles cortaran al ala defensiva Jason Babin, uno de sus protegidos. Reid va de salida en Philly, pero fue un buen detalle librar a la franquicia de este cáncer de vestidor para el futuro, aunque ese futuro no lo contemple a él. Lo reprochable, eso sí, es que Reid no hubiera tomado esta decisión antes.

Lo feo: Hay pocas cosas que se pueden escribir ya sobre la tragedia ocurrida en la organización de los Kansas City Chiefs, tras el suicidio de Jovan Belcher, quien minutos antes de quitarse la vida frente a su entrenador en jefe Romeo Crennel y gerente general Scott Pioli, habría matado a tiros a su novia. Lo peor del asunto es que deja huérfana a una pequeña bebé de apenas tres meses de edad. Por ahora, la pequeña Zoe quedó bajo custodia de la madre de Belcher, quien estaba en la casa de la pareja en el momento del asesinato. Nada puede reemplazar la falta de padres con que crecerá la bebé, pero al menos varios jugadores de los Chiefs han decidido empezar una fundación para proveer de recursos y cuidar a la pequeña víctima. Realmente es una de esas situaciones en las que nadie sale ganando.

La frase de la semana: "Tengo tres mariscales de campo de los que me siento bien. Creo que estamos en una mucho mejor situación que muchos equipos", Rex Ryan, entrenador en jefe de los New York Jets. Sin comentarios.