México: una misión complicada...

23:24 ET
FECHA
01/02
2013
por David Faitelson

La tarea: buscar a los mejores 11 mexicanos para jugar al futbol. Y aunque parezca fácil, no lo es. México tiene hoy talento futbolístico, pero lo tiene apostado hacia el futuro. Los campeones sub=-17 del 2005 y del 2011 tendrán que crecer. Los campeones olímpicos del 2012 tendrán que madurar. "El Chepo" está buscando una selección que compita ya ante los mejores del mundo. La cruda realidad es que... no la tiene.

LOS ANGELES -- Buscar 11 mexicanos que jueguen bien al futbol puede sonar a una misión sencilla. No lo es. Definitivamente, no lo es...

En un país donde, históricamente, el talento futbolístico es escaso, no tendría que ser tan difícil encontrar a los mejores 11 mexicanos que jueguen al futbol para armar una selección. Pero cuando ese talento es insuficiente, cuando hay que depender de ciclos, de situaciones extra-cancha, de indecisiones en los clubes, de intereses que estropean los planes a largo plazo, entonces hay que "picar piedra", hurgar, buscar donde sea para a final de cuentas tener un grupo competitivo en la cancha.

Las cifras lo dicen todo: Con los llamados de Cirilo Saucedo, de Fernando Arce y de Raúl Jiménez, José Manuel de la Torre llegó a 61 jugadores convocados apenas a la mitad del ciclo rumbo a Brasil 2014. "El Chepo" ha convocado hasta el momento a 37 jugadores para la eliminatoria del 2014, cuya última fase, el hexagonal final, comienza el miércoles ante Jamaica en el Estadio Azteca. Dos ejemplos del más alto nivel, del tope futbolístico, nos pueden mostrar donde están las cifras de México: España, el campeón mundial y doble campeón de Europa, utilizó a solo 29 futbolistas en la eliminatoria para el 2010 y Holanda, sub campeón del mundo, necesitó de solo 25 para llegar al mundial sudafricano. España y Holanda, dos potencias del futbol internacional, generadores de gran talento, sabían que tenían y que necesitaban para lograr resultados en la cancha.

"El Chepo", en cambio, depende del muchas veces incierto nivel de la Liga local y de apenas media docena, quizá un poco más de futbolistas mexicanos que actúan en las ligas europeas. Ante ello, buscar no es una tarea fácil.

Sin embargo, "El Chepo" y su cuerpo técnico son, hasta cierto punto, bendecidos. Bendecidos por una generación que el año pasado incluyo el más grande resultado que jamás haya contado el futbol mexicano, un oro en Juegos olímpicos, una generación que está exportando su talento a otros niveles -ya van tres hasta ahora con Reyes, con Herrera y con Aquino- y con una generación que en apariencia tiene una mentalidad distinta para jugar en la cancha y para comportarse fuera de ella.

La gente, el aficionado mexicano al futbol está urgido, está desesperado por resultados. Hace muchos años que está buscando la oportunidad de una selección que compita al máximo nivel internacional, que se plante con idea, con fuerza y personalidad en un Mundial y que le de gloria a su basta pasión, pero México tiene un equipo del futuro. Quizá no esté listo aún para Brasil 2014, donde esos jugadores seguirán aprendiendo y madurando y tal vez las mejores oportunidades se centraran para años venideros, donde el oro olímpico será recordado como un antecedente en el camino de crecimiento y de gloria.