Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Histórico cambio que beneficia al deporte
VIDEOS RELACIONADOS video
MIAMI -- La capital del exilio cubano no sale del estupor y la sorpresa tras el canje de prisioneros entre Washington y La Habana y el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas después de medio siglo.

La noticia cayó como una bomba y dividió a los exiliados cubanos, quienes marcados por aspectos generacionales, tienen diferentes puntos de vista sobre el diferendo entre ambos lados del Estrecho de la Florida.

Las emisoras radiales, dominadas por el llamado exilio histórico, ven el envío de tres espías cubanos encarcelados en Estados Unidos como un golpe bajo de la administración Obama, al considerarlos responsables por la muerte de tres ciudadanos estadounidenses en 1996 y haber sido juzgados con todas las garantías procesales.

Las autoridades de Miami han puesto a sus fuerzas en alerta y le han pedido a quienes deseen expresar sus frustraciones hacerlo de manera ordenada y pacífica, sin violencia innecesaria en la que muchas veces terminan pagando los platos rotos personas que no tienen nada que ver con el asunto.

Pero los emigrados de tiempos más recientes aplauden el inminente fin de un aislamiento que lejos de debilitar al régimen cubano, le ha dado un asidero para justificar los problemas del país, muchos de los cuáles no tienen nada que ver con medidas dictadas desde Washington.

Las nuevas generaciones ven demasiado distante la gesta que provocó el conflicto y se han desideologizado, ocupándose principalmente en su bienestar individual, por encima de cualquier cuestionamiento político y ven en la isla un filón dorado para posibles negocios.

Uno de estos campos de probables inversiones tiene que ver con el deporte, en general, y en particular con el béisbol, sobre todo, a raíz de los éxitos recientes de los peloteros cubanos en las Grandes Ligas, muchos de los cuales han triunfado sin pasar un solo día en las Menores.

Ya es de imaginar cuánto puede cambiar el mapa beisbolero en las Mayores si las 30 franquicias pueden establecer academias en la isla, como existen hoy en República Dominicana y Venezuela.

El embargo comercial, más nominal que real desde hace años, pues desde los tiempos de la presidencia de George W. Bush Estados Unidos vende productos a Cuba, tiene sus días contados.

Como también está temblando la polémica Ley de Ajuste Cubano, que concede residencia en Estados Unidos al año y un día de haber llegado a este país a los ciudadanos de la isla.

Y entre quienes lamentan y celebran el anuncio de este 17 de diciembre del 2014 están los escépticos, qué se preguntan con razón si con esta medida, Estados Unidos ha renunciado a propugnar un cambio de régimen, con elecciones libres y respeto a los derechos humanos y sencillamente avalará la relación por conveniencias comerciales, tal como ocurre con China.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las posibilidades de que Alex Rodríguez vuelva a vestir el uniforme de los Yankees de Nueva York en el 2015 se alejaron aún más tras la contratación del antesalista Chase Headley por cuatro años y 52 millones de dólares.

Aunque el gerente general Brian Cashman ha dicho varias veces que el equipo cuenta con A-Rod para la próxima temporada, es evidente que se trata de una declaración políticamente correcta en relación con un jugador al que todavía se le deben más de 60 millones de salario.

Pero el propio Cashman ya había dejado entrever la pasada semana que las posibilidades de Rodríguez dependían de la forma que pudiera mostrar en el entrenamiento y adelantó la opción de usar al venezolano Martín Prado en la antesala, antes de concretarse la firma de Headley.

Pero seamos realistas. Alex Rodríguez no es un muchacho. Se trata de un veterano próximo a cumplir 40 años, que lleva una temporada fuera de acción y que hace mucho pasó el pico de su carrera, cuando era considerado el mejor pelotero del mundo.

Las probabilidades de que el jugador de ascendencia dominicana regrese en su mejor forma son ínfimas, por no decir nulas, así que para los Yankees es si acaso la tercera opción para defender la antesala, detrás de Headley y Prado.

A lo más que podría aspirar es a desempeñarse como bateador designado, pero para eso tiene precisamente que batear, algo que cada vez se le hace más difícil, por el indetenible paso del tiempo y las lesiones recurrentes.

En buena lid, lo mejor que podrían hacer los Yankees es pagarle el dinero que le deben y tratar de mandarlo a otro equipo o a su casa, pues su presencia, aunque sea sentado en el banco, creará un ambiente demasiado enrarecido, que en nada ayudaría a una franquicia en proceso de reconstrucción.

Imaginemos por un momento el circo mediático que se armará en febrero en el George Steinbrenner Field de Tampa, sede de los entrenamientos primaverales de los Yankees, cuando por esa misma fecha se inicie en Miami el juicio contra Yuri Sucart, primo del pelotero, por su participación en la red de distribución ilegal de esteroides que se generaba desde la clínica Biogenesis de Coral Gables.

Las distracciones extradeportivas serán demasiado dañinas para un grupo heterogéneo que luce sin un liderazgo claro y necesita tranquilidad para reformarse a largo plazo.

Bastantes errores cometió la gerencia en gastos exagerados para llegar a este punto sin retorno, de peloteros añosos, sin verdadero concepto de equipo, algo que tomará tiempo para limpiarlo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Minnie Miñoso podría haber perdido la última oportunidad en vida para entrar al Salón de la Fama de Cooperstown. Con 89 años de edad, Miñoso tendría que esperar hasta el 2017 por una nueva ocasión.

El cubano obtuvo sólo el 50 por ciento de los votos del panel integrado por 16 miembros del Comité de Veteranos, que no eligió a ninguno de los diez candidatos.

Todos tenían merecimientos de sobra para estar, pero ninguno consiguió los 12 votos necesarios (75 por ciento). El también cubano Tony Oliva y Dick Allen fueron los que más cerca quedaron de entrar, con 11 votos cada uno (68.8%), mientras que Jim Kaat obtuvo diez.

Maury Wills (9) y Miñoso (8), ocuparon los lugares cuatro y cinco, respectivamente en los sufragios, en tanto Ken Boyer, Gil Hodges, Bob Howsan , Billy Pierce y el también cubano Luis Tiant capturaron tres o menos votos cada uno. Los resultados no quieren decir que haya habido mala fe entre los electores, sino que el voto se dividió demasiado por los méritos de los candidatos.

Lo que es injusto es el sistema de elección, que queda en manos de 16 personas, una cifra demasiado limitada, en la que un simple voto representa un porcentaje demasiado alto y puede marcar la diferencia entre entrar o quedar fuera del Templo de los Inmortales.

El Comité de Veteranos debería cambiar su cantidad de miembros y su metodología, en aras de una mayor justicia con aquellos que corren el riesgo de ser olvidados con el paso del tiempo.

El Comité de Veteranos tiene tres ramas.

Una es la de la llamada era de la pre-integración, que va desde los orígenes del béisbol en el siglo XIX hasta 1946, cuando existía la barrera racial y elige también a quienes jugaron en las Ligas Negras.

Otra rama se ocupa de la Era Dorada, que abarca el período desde 1947 a 1972. Y la otra es la de la Era de Expansión, que va desde 1973 hasta la actualidad.

Cada año, una de estas ramas lleva a cabo su respectiva votación de manera rotativa. O lo que es igual, cada capítulo debe esperar tres años para una nueva elección.

¿Por qué razón debe ser rotativa la votación cada tres años?

Más conveniente sería reducir tal vez la cifra de candidatos en cada rama, pero que tengan votos anuales cada una de ellas.

Así, Miñoso y sus nueve compañeros de boleta, entre otros que enriquecieron la historia del béisbol, no tendrán que esperar por otros tres años.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Didi Gregorius, Andrew MillerGetty ImagesGregorius llegó mediante cambio desde Arizona, y Miller firmó por 4 temporadas.
La gerencia de los Yankees de Nueva York ¿complació? a los fanáticos que se quejaban de la pasividad del equipo ante el reforzamiento de sus archienemigos Medias Rojas de Boston y otros rivales divisionales como los Orioles de Baltimore y Azulejos de Toronto.

En un mismo día ¿encontraron? sustituto para Derek Jeter y reforzaron su cuerpo de relevistas con las adquisiciones del campocorto holandés Didi Gregorius y el pitcher zurdo Andrew Miller.

Gregorius no es el reemplazo ideal para Jeter, por lo que la exigente afición neoyorquina no debe pedirle peras al olmo, pero es un sólido defensor de la posición que podría garantizar muchos más outs de los que era capaz de lograr el retirado capitán en sus últimas campañas.

El holandés llega desde los Diamondbacks de Arizona en un canje que involucró además a los Tigres de Detroit.

El lanzador derecho Shane Greene fue cambiado a Detroit, mientras que Arizona recibió al pitcher zurdo Robbie Ray y al jugador del cuadro de liga menor Domingo Leyba, de los Tigres.

Gregorius, que cumplirá 25 años cuando comiencen los entrenamientos primaverales, sobresale principalmente por la destreza con su guante, aunque no es el tipo de bateador que le quite el sueño a ningún pitcher.

Tras una breve estadía con los Cincinnati Reds en el 2012, con los que tuvo apenas 20 turnos, pasó en el 2013 a Arizona y luego de una aceptable campaña en la que bateó para .252 y logró promedio de embasamiento (OBP) de .332, sus números cayeron bajo en el 2014.

En la pasada temporada, su average fue anémico, de .226, con un OBP de .290 en 80 partidos.

Se poncha una vez por cada 5.3 turnos y ha intentado solamente cinco robos de bases en su carrera, con tres éxitos y dos capturas.

Con esas estadísticas, entonces no se entiende por qué los Yankees han anunciado su llegada con tantos bombos y platillos. Quizás porque es barato y la franquicia más emblemática del béisbol a veces entra en plan de ahorro.

Y mientras Didi Gregorius llega vía canje, Nueva York capturó al zurdo Miller en la agencia libre, con un contrato de cuatro temporadas y 36 millones de dólares.

Miller parece haber madurado finalmente a sus 29 años, convirtiéndose en el pitcher confiable que lo llevó a ser en el 2006 el principal prospecto de Detroit.

El zurdo estuvo involucrado en el canje que llevó de los Marlins de Florida a los Tigres al venezolano Miguel Cabrera, pero en Miami no le tuvieron mucha paciencia y lo dejaron libre en el 2010.

Quizás su lugar estaba en el bullpen y no en la rotación abridora, pues como apagafuegos ha conseguido sus mejores números.

Primero con Boston y luego con Baltimore, Miller se ha transformado en un serpentinero seguro, que bien pudiera ocupar en los Yankees la función de preparador, preparándole el camino en el octavo inning al proyectado cerrador dominicano Dellin Betances.

Aunque la firma de Miller no implica que Nueva York haya cerrado la puerta a la opción de recontratar a David Robertson, el gerente general Brian Cashman reconoció que el equipo tiene otras necesidades.

Robertson, quien fue el cerrador en el 2014, no lo hizo mal, pero sabe que después de lo mostrado por un Betances comparable con los inicios de Mariano Rivera, le será difícil conservar el puesto y podría conseguir mucho dinero en otro sitio.

Con estos movimientos, parece que el 2015 va a ser una larga y dura temporada para el Imperio Yankee.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Dice un refrán que vale más pájaro en mano, que cien volando.

A esa disyuntiva se estaría enfrentando ahora el derecho cubano de los Marlins de Miami José Fernández.

Jose Fernandez
AP Photo/Lynne SladkySe espera que Fernández pueda volver a lanzar con los Marlins en el 2015 tras su cirugía Tommy John.
Fuentes cercanas al equipo aseguran que la gerencia le habría ofrecido a Fernández una extensión contractual por seis temporadas y 40 millones de dólares.

A los fanáticos de Miami les encantaría ver por largo tiempo al eléctrico serpentinero que cada noche que salía a lanzar metía el doble de público de lo usual en el Marlins Park.

Fernández es, más allá de Giancarlo Stanton, el verdadero líder del clubhouse de los Marlins y su energía se hacía sentir incluso los días de asueto, cuando desde el dugout era el número uno alentando a sus compañeros.

Pero el problema es que el cubano se sometió a una operación Tommy John a inicios de la pasada campaña y no estaría listo para regresar a la acción hasta mediados del 2015.

La Tommy John no garantiza en un 100 por ciento que el lanzador regrese en su mejor forma. Algunos nunca se recuperan; otros vuelven incluso mejor.

Es una caja de sorpresas de la que no se sabe qué va a salir hasta que sale.

Si Fernández no consigue nunca más el nivel que lo llevó a ganar el Novato del Año en el 2013 (y ojalá no sea así), ese contrato le aseguraría 40 millones de dólares que bien administrados e invertidos le daría para pasar con comodidad el resto de su vida, más allá del béisbol.

Pero si logra volver a ser el mismo de antes (y ojalá sea así), su precio en el mercado sería más del doble de esos 40 millones, tal vez en el orden de los 100-150 millones y entonces quedaría atado al equipo hasta el 2020 a costo de ganga.

¿Qué hacer? ¿Tomar el pájaro en mano o apostar a los cien volando?

El lanzador de 22 años es elegible para arbitraje salarial al finalizar la próxima temporada y en tres campañas más podría convertir en agente libre.

O sea, que ya con la posibilidad de probar el mercado en el 2018, cuando Fernández tendría apenas 26 años, todavía le faltarían dos campañas más con los Marlins si firma esta eventual extensión contractual.

Su agente es el poderoso Scott Boras y difícilmente permitirá que una de las piezas más importantes bajo su ala caiga en la trampa de firmar por mucho menos dinero del que podría llegar a valer.

Pero ni Boras es infalible. Fue el mismo que le aconsejó en el 2013 a Kendrys Morales y a Stephen Drew que rechazaran las ofertas calificatorias de sus respectivos equipos y probaran suerte en el mercado. ¿Hay que recordar en qué paró aquello?

Pero mientras Fernández y Boras deshojan la margarita y deciden si conviene más tomar un pájaro en la mano o cazar los cien que andan volando, la gerencia debería enfocarse mejor en otras necesidades inmediatas del equipo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Marineros de Seattle se quedaron cortos por poco en el 2014 y no quieren que ello le vuelva a suceder en el 2015.

Nelson Cruz
Rick Osentoski/USA TODAY SportsNelson Cruz es la nueva adquisición de Marineros para la temporada 2015 de grandes ligas
Para ello acaban de añadir el bate poderoso del dominicano Nelson Cruz con un contrato de cuatro campañas y 57 millones de dólares.

Cruz, de 34 años, disparó 40 jonrones y empujó 108 carreras esta temporada para los Orioles de Baltimore, pero su pasado relacionado con el uso de esteroides habría quizás llevado al equipo a no mantenerlo para la próxima campaña.

El dominicano ya pagó su deuda y merece las oportunidades sin condiciones, algo que tal vez no vieron los Orioles, a pesar de que el muchacho se echó el equipo al hombro ante las lesiones de Manny Machado y Matt Wieters y la baja forma y posterior castigo por esteroides de Chris Davis.

Para Cruz, el contrato es justo y merecido. Ya en el 2013 cumplió una suspensión junto a otros peloteros por su vinculación con el escándalo de la clínica Biogénesis de Miami y no tiene por qué cargar con ese estigma por el resto de su carrera.

El quisqueyano era el bateador derecho de fuerza que Seattle necesitaba para colocar entre su compatriota Robinson Canó y Kyle Seager, ambos zurdos, y completar un trío de fuerza letal para soporte de unos lanzadores que en los últimos años han padecido en demasía la falta de apoyo ofensivo.

Cruz fue el único bateador de todas las Grandes Ligas que botó 40 pelotas en el 2014, aunque solamente 15 de sus cuadrangulares fueron en el paraíso de bateadores que es el Candem Yard de Baltimore.

Ahora se muda al Safeco Field, un parque menos amistoso para los toleteros y es muy probable que su cifra de bambinazos disminuya.

Así mismo sucedió con Canó, que tras promediar 22.6 en nueve temporadas con los Yankees de Nueva York, bajó a 14 en su primer año en Seattle.

De todos modos, Nelson Cruz disparó 25 como visitante, así que su disminución no tiene que ser necesariamente tan significativa.

Con su llegada, Seattle pierde a su primera selección del próximo draft amateur, pues Cruz había rechazado la oferta calificativa de Baltimore.

Pero al mismo tiempo, los Marineros no tienen que ceder a ninguno de sus brazos jóvenes que les pedían a cambio de otros bateadores derechos de poder, como Yoenis Céspedes, Matt Kemp o Justin Upton, que intentaron obtener mediante canjes.

¿Qué espera Seattle de Nelson Cruz? Casi nada: romper una sequía de 13 temporadas sin llegar a la postemporada.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Diamondbacks de Arizona quieren comenzar en grande su nueva era de reconstrucción y para ello abrieron la billetera por quien creen será la próxima nueva estrella cubana en las Mayores.

Desde que Tony LaRussa llegó a Arizona, las esperanzas renacieron en una franquicia que terminó última entre todas las Grandes Ligas, con récord de 64-98 en el 2014.

LaRussa decidió arriesgarse con Yasmani Tomas, a partir del buen precedente que dejaron en años recientes sus compatriotas.

Tomás es la consecuencia de la consecuencia de la consecuencia de una cadena de consecuencias que comenzó con el lanzallamas Aroldis Chapman, con Alexei Ramírez y Kendrys Morales.

Yasmany Tomas
Chung Sung-Jun/Getty ImagesEl jardinero Yasmani Tomás estaría firmando en los próximos días un contrato de seis años y 68.5 millones de dólares con los Diamondbacks.

Luego vino Yoenis Céspedes y a este le siguió Yasiel Puig, quien revolucionó a unos Dodgers que se hundían en la inmundicia y le salvó el empleo a Don Mattingly.

Entonces apareció José Abreu y así, siguieron llegando y subiéndole el listón cada vez más alto a los que vienen detrás.

Rusney Castillo y Jorge Soler, de los Medias Rojas de Boston y los Cachorros de Chicago, respectivamente, mostraron destellos brillantísimos en el poco tiempo que estuvieron con sus equipos en la campaña del 2014 y parece que seguirán cimentando la buena imagen de los peloteros de la mayor de Las Antillas.

Y ahora Tomás, cuyo contrato es similar al de Abreu, elevadísimo para quien aún no debutó como profesional, pero considerablemente menor que lo proyectado inicialmente y que apuntaba a los 100 millones de dólares.

Con 24 años recién cumplidos, la palabra que mejor definiría al cubano, que jugaba para los Industriales de La Habana en la liga de su país, es PODER.

Defensor de los jardines, no es una superestrella con el guante, con un brazo por encima del promedio, un pero un bateador con una fuerza descomunal.

Quizás ni siquiera esté listo para debutar en Grandes Ligas en abril y tal vez deba pasar un tiempo de aclimatación en las Menores, para corregir deficiencias ante lanzamientos que jamás vio en la liga cubana, porque, vaya paradoja, a pesar de la inagotable fuente de talento que hay en la isla, el certamen nacional es, cuando menos, mediocre.

Pero con un físico que recuerda más un jugador de la NFL, con 6.1 de estatura y 230 libras de peso, el muchacho tiene por su edad un margen de tiempo a su favor que no tuvieron Céspedes o Abreu.

Con su llegada, Arizona tendría un trío de bateadores de fuerza, pues se uniría a Paul Goldschmitd y Mark Trumbo, que sería la columna vertebral de la alineación.

Y como lo que le sobra a los Diamondbacks son jardineros jóvenes talentosos, podrían ahora con esas piezas de cambio a buscar quienes se encarguen de otras posiciones más necesitadas.

De lo que enseñe en los entrenamientos primaverales dependerán esas decisiones de una gerencia que sorprendió y de la noche a la mañana se llevó al codiciado agente libre cubano, cuando su nombre sonaba en otras direcciones.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yoenis CespedesMark L. Baer/USA TODAY SportsCon la llegada de Sandoval y Ramírez se cierran los espacios para el toletero cubano.

Big Papi pidió a Yoenis Céspedes, pero en su lugar, la gerencia de los Medias Rojas de Boston le dio a Pablo Sandoval y a Hanley Ramírez.

La llegada a Boston de Kung Fu Panda y Hanley quiere decir que los días de Céspedes con los Medias Rojas están contados.

El venezolano será el defensor de la antesala, posición a la que el dominicano estaba dispuesto a mudarse para aumentar su valor en el mercado.

El campocorto de los Medias Rojas tiene dueño. Xander Bogaerts es más joven y atlético que Ramírez, quien defensivamente es de lo peor de esa posición en todas las Grandes Ligas.

Según reportes, Hanley pasaría a defender el jardín izquierdo, en una movida bastante arriesgada, pues jamás lo ha hecho antes y el Fenway Park no es cualquier estadio.

Hay que aprender a jugar con la pared del Green Monster, donde muchos expertos guardabosques pasan sus apuros. Si se confirma que el quisqueyano será el próximo patrullero izquierdo de los Medias Rojas, Céspedes sobra.

O mejor dicho, se convierte en una moneda de cambio valiosísima para la franquicia, que puede buscar a un pitcher de primera línea por el jardinero cubano.

El Panda y Ramírez reforzarían una ofensiva de por sí poderosísima, con David Ortiz, Dustin Pedroia, Mike Napoli, Bogaerts y los prometedores Rusney Castillo y Christian Vázquez.

La necesidad es el pitcheo y aunque el equipo insiste en que todavía trata de recuperar a Jon Lester, lo cierto es que al comprometer casi 200 millones con Sandoval y Ramírez, es difícil traer de vuelta al estelar zurdo por vía de la agencia libre.

Entonces hay que conseguirlo en un cambio por Céspedes, quien será agente libre después de la próxima campaña.

¿Pero qué equipo soltaría a un as del montículo por alguien que a sabiendas se irá a probar el mercado cuando termine la temporada?

Quizás los Filis de Filadelfia lo acepten por el zurdo Cole Hamels y tienten a Céspedes con la posible firma de su compatriota Yasmani Tomás, codiciado bateador que promete convertirse en el próximo José Abreu.

Otro destino posible sería la capital de la nación, pues los Washington Nationals tienen en venta a Jordan Zimmermann y Doug Fister.

Lo que sí parece inminente es que el brazo más poderoso y certero de todas las Mayores sobra en Boston y en abril estará vistiendo un uniforme diferente.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


De Jeffrey Loria pueden decirse muchas cosas negativas, pero lo que no se puede negar es que tiene una capacidad envidiable para los negocios y casi siempre se las arregla para salir ganando.

Quizás la única vez que perdió fue cuando trató de armar una buena banda en el 2012, el año inaugural del Marlins Park, gastándose entre 90 y 100 millones en nómina.

Pero las cosas salieron mal e inmediatamente procedió a "corregir el mercado".

La manera en que está estructurado el megacontrato de 325 millones por 13 temporadas de Giancarlo Stanton es una prueba de las habilidades mercantiles de Loria.

Lo peor es que el prolongado pacto, con todo y la cláusula de "no cambio", no garantiza que el poderoso jardinero siga en los Miami Marlins más allá del 2020 hasta el 2027.

Los 325 millones por 13 campañas dan un promedio de 25 millones anuales en matemática simple y pura.

Pero el pacto no es tan sencillo y Stanton ganará 6.5 millones en el primer año del convenio (2015), nueve millones en el segundo (2016) y 14.5 en el tercero (2017).

O sea, que de 75 millones que supuestamente debería ganar el toletero en esos tres años, recibirá 30, menos de la mitad.

Luego viene el trienio de 2018 a 2020, en que recibirá 77 millones, a razón de 25.6 por cada campaña.

Así, cuando lleve seis campañas, casi la mitad de todo el contrato, habrá cobrado 107 millones, menos de un tercio del dinero pactado.

La plata más gorda empezaría a fluir a partir del 2021, pero aquí es donde Loria y su gente pensaron las cosas con frialdad calculadora.

En el 2020 Stanton tiene la opción de salirse del contrato, aunque con ello estaría dejando sobre la mesa 218 millones que le quedarían pendientes por cobrar.

Si en los primeros seis años del contrato mantiene un rendimiento estable, podría incluso convenirle anular el convenio con los Marlins y salir a probar el mercado en la agencia libre.

Al ritmo que van las cosas en el béisbol, para el 2020 ya 218 millones podrían ser una bicoca comparado con el nuevo contrato que podría negociar con otro equipo. Para entonces, quien sabe si podría conseguir uno mayor, quizás otro más por encima de los 300 millones.

En ese momento, Stanton tendrá 30 años, estaría más establecido aún, pero ya los Marlins le habrían explotado sus mejores temporadas.

Aunque el pacto incluye una cláusula que le prohíbe al dueño cambiarlo como ha hecho con todas las estrellas anteriores que pasaron por el equipo, basta con hacer enojar al jugador al punto de que decida irse.

Con desmantelar la novena por enésima vez en el 2020 sería suficiente.

Destruirle el equipo a su alrededor sería el detonante para que el pelotero, molesto con la gerencia, decida convertirse en agente libre y buscar nuevos aires.

De esa manera, liberaría al propietario de la deuda de los 218 millones pendientes.

Borrón y cuenta nueva. Y lo mejor para Loria es que ante los ojos de los fanáticos, esta vez no quedaría en su sempiterno papel de villano.

El malo de la película sería Stanton, que se fue de Miami como hizo Lebron James y entonces caería sobre él toda la rechifla cuando le toque venir a jugar a Miami como visitante.

Mientras tanto, a los seguidores de los Marlins podrían esperarles de aquí al 2020 algunos años de paz y bonanza, que incluso tal vez traigan otro trofeo a la Capital del Sol.

No se trata de adivinar el futuro. Pero con Loria uno nunca sabe por dónde vienen los golpes y lo mejor es estar prevenidos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Giancarlo StantonDerik Hamilton/Icon SMILos contratos multianuales en Grandes Ligas no suelen rendir buenos dividendos.

No se puede decir que el dueño de los Marlins de Miami haya ido, como dice el refrán, de lo sublime a lo ridículo. Ni siquiera de lo ridículo a lo sublime. Simplemente, de un tipo de ridiculez a otra.

Los 325 millones que Jeffrey Loria le daría a Giancarlo Stanton convertirían al poderoso toletero en dueño del contrato más voluminoso del mundo, no solo del béisbol, sino de cualquier deporte.

Olvídense ya de la clásica pregunta si Stanton o cualquier deportista merece un pacto semejante. Todos sabemos de sobra la respuesta, pero esas son las pautas que marcan estos tiempos disparatados.

El jardinero derecho de los Marlins tiene 25 años y en lo que a edad se refiere, su contrato tiene más lógica que los recibidos por Miguel Cabrera, Albert Pujols, Robinson Canó o Alex Rodríguez, que ya pasaban la treintena al momento de firmar y serán veteranos cuarentones para cuando acaben sus convenios.

Cuando terminen las 13 campañas pactadas, todavía tendrá 38, la edad actual de David Ortiz, quien sigue siendo uno de los bateadores más temidos de todo el béisbol.

Pero hasta ahí llega la lógica. Prince Fielder tendrá 36 años cuando expire su actual contrato de 214 millones por nueve campañas y apenas en su segundo tramo ya dio pérdida.

Igual pasa con Joey Votto, de mínimo aporte a los Rojos de Cincinnati en su tercer año de un convenio por 263 millones.

Los contratos a tan largo plazo son un disparate rotundo, aun cuando en los primeros años de esos pactos se recupere la inversión total tan sólo en ventas de gorras, camisetas y otra parafernalia relacionada con esos jugadores. Al final, terminan llevándose regalados millones que no justifican con su accionar sobre el terreno.

Eso, en el mejor de los casos, que en los últimos años de contrato se produzca un declive lógico por la edad.

Hay situaciones peores, en los que los peloteros, al sentirse asegurados, dejan de entregarse al 100 por ciento, porque el béisbol ha pasado a un segundo plano y el respeto a los fanáticos a un lugar más bajo aún.

Solamente dos peloteros con megacontratos de diez años los han honrado desde el primero hasta el último día. Uno de ellos fue Derek Jeter, con 189 millones entre 2001 y 2010.

El otro fue Alex Rodríguez, sí, Alex Rodríguez, quien justificó cada centavo del contrato de 252 millones que le dieron los Vigilantes de Texas en el 2001.

El propio A-Rod fue la otra cara de la moneda cuando renovó con los Yankees por 275 millones, error garrafal del cual la franquicia neoyorquina no sabe cómo salir.

Ahora, vamos a aceptar que Stanton vale 325 millones y que va a tener un rendimiento alto y estable por los 162 partidos de cada una de las próximas 13 campañas.

El solo no puede llevar al equipo a la victoria. ¿Y los otros jugadores? ¿Tendrá Loria la voluntad real de armar una novena realmente competitiva en torno a Stanton o veremos la versión II de aquellos Marlins del 2012?

Fue el año del estreno del Marlins Park y el dueño tenía el compromiso moral con la comunidad miamense de armar un buen equipo, luego de que le regalaran un estadio de lujo.

Loria firmó a varios agentes libres que fracasaron estrepitosamente y un año después se deshizo de ellos y volvió a poner sobre el terreno un equipo de prometedores, pero verdes jugadores de Doble A.

En el caso de Stanton, no se trata del pelotero que hará recuperar la inversión en venta de mercadería, no sólo por falta de carisma, sino por el mercado de Miami, donde los Marlins, por muchas razones, no han logrado enamorar a toda la comunidad.

Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El regreso de Cuba a la Serie del Caribe es una buena noticia no sólo para el evento, sino también para una tierra donde el béisbol, poco a poco, ha ido abriéndose paso en medio de la pasión que genera el fútbol: Colombia.

Los cubanos reaparecieron en la edición de Isla Margarita 2014 y se espera su presencia en San Juan´2015.

Pero si su participación se afianza y se hace permanente, a la larga hará falta un sexto participante para redondear el calendario y es ahí donde Colombia espera su oportunidad de oro.

El 26 de octubre de 1997, el béisbol colombiano vivió su momento de mayor gloria. Un hijo de Barranquilla, Edgar RenterÍa, consiguió el sueño dorado para todo pelotero: decidir con un batazo la Serie Mundial.

Entonces era un muchacho de 20 años, apenas en su segunda temporada en Grandes Ligas. El hit decisivo de Rentería en el duodécimo episodio del séptimo juego entre los Indios de Cleveland y los entonces Marlins de Florida hizo vibrar de un extremo a otro a un país eminentemente futbolero.

De pronto, muchos niños ya no querían ser como el Pibe Valderrama o el Tino Asprilla, sino que soñaban con repetir la gloria de Rentería.

Pero el sueño se diluyó y no fue hasta el 2010 que el propio Rentería se encargó se oxigenar nuevamente al béisbol colombiano, cuando, convertido ya en un veterano de 33 años, volvería a vestirse de esplendor al ganar el premio de Jugador Más Valioso en la Serie Mundial con los Gigantes de San Francisco ante los Vigilantes de Texas.

El béisbol colombiano tomó un nuevo impulso y este año, cinco jugadores de ese país estuvieron en las Mayores, una cifra que puede parecer pequeña para muchos, pero en realidad muy significativa, sobre todo ahora que el país busca incluirse en la Serie del Caribe.

Donovan Solano con los Marlins de Miami y Dilson Herrera con los Mets de Nueva York, ambos intermedistas, los abridores Julio Teherán con los Bravos de Atlanta y José Quintana con los Medias Blancas de Chicago, más el relevista Ernesto Frieri, quien comenzó el año con los Angelinos de Los Angeles y terminó con los Piratas de Pittsburgh, fueron apenas la punta de un iceberg de talento que crece en las Ligas Menores, donde otros 30 peloteros cafeteros aguardan su turno para ascender.

El origen de este buen momento por el que atraviesa el béisbol colombiano hay que buscarlo en los terrenos de Barranquilla o Cartagena, las zonas donde más se practica esta disciplina.

Y en Rentería, una vez más, por su compromiso con impulsar una liga profesional que busca crecer sin prisa, pero sin pausa.

Muchos desconocen que en Colombia comenzó a jugarse un torneo organizado desde 1948 y se mantuvo por 11 años en su primera etapa.

En 1979 renació el certamen y a duras penas se sostuvo por siete campañas, hasta llegar a la etapa actual, que arrancó en 1993 y aunque tuvo una pausa en el 2010, un año después se reanudó hasta nuestros días, encabezada por Edison Rentería, hermano de Edgar.

Cuatro franquicias animan el torneo: Caimanes de Barraquilla, Toros de Sincelejo, Leones de Montería y Tigres de Cartagena, que no sólo integran jugadores locales, sino también extranjeros que militan en las Menores de organizaciones de Grandes Ligas y encuentran en Colombia una oportunidad de oro para continuar desarrollándose durante el invierno.

Los peloteros foráneos llegan principalmente desde Estados Unidos y República Dominicana, tras pasar meses en Clase A o Doble A de sus respectivas franquicias norteamericanas.

La Liga arrancó el pasado 7 de noviembre y se extenderá por dos meses, hasta el 7 de enero del 2015 en su fase regular, mientras que los playoffs terminan el día 25.

El calendario de 42 partidos para cada equipo, se ha ajustado en tiempo al resto de las ligas caribeñas, pues los directivos colombianos no pierden las esperanzas de recibir en algún momento el merecido pasaje a la llamada Pequeña Serie Mundial Latinoamericana.
Etiquetas:

MLB, Beisbol, Texas Rangers

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO