Los campeones defensores en aprietos

HACE
1 día
21/11
por Sebastián Martínez Christensen
MIAMI -- La turbulencia es evidente.

La muestra más fiel de ella es Marshawn Lynch, quien se quedó en el emparrillado durante en el entretiempo ante los Chiefs porque "no podía caminar". Sin embargo, yo lo vi correr bien en el complemento...

Marshawn Lynch
AP PhotoLynch produce, pero no está a gusto en Seattle

Lynch a la vez fue multado 100000 dólares por no hablar con la prensa --territorio conocido para él, y para más información ver Super Bowl pasado--, y el cortocircuito entre el corredor y la franquicia es evidente.

Lynch es lo que yo llamó un "perro verde", una persona rara a la cual no le gusta hablar mucho, pero de lo que no quedan dudas es que "habla" en la cancha.

Por eso me rasco la cabeza cuando pienso que Lynch probablemente se irá la próxima temporada. Él es el alma de este equipo a la ofensiva, es la única pieza consistente.

Y esto no pretende ser una crítica contra el mariscal Russel Wilson, de quien soy un fan, pero la realidad es que la ofensiva de los Seahawks ha sido un signo de pregunta esta temporada.

Lo único con lo cual siempre puedes contar es con Marshawn Lynch atropellando rivales.

Esa es la principal razón por la cual Pete Carroll sigue hablando maravillas de Lynch; porque lo necesita y porque aprendió de su error.

La realidad es que en retrospectiva la gerencia no tomó las mejores decisiones. Es decir que si hubiesen sabido que también habría un cortocircuito con Percy Harvin, quizás no habrían dejado ir a Golden Tate.

El resultado es que Wilson no tiene tantas armas a su alrededor por aire, no está teniendo su mejor campaña y se ve forzado a usar más sus piernas que a la vez lo exponen a más golpes.

La defensiva de por sí ya había perdido un par de nombres en la temporada baja, y ahora se suma el lesionado Brandon Mebane a la lista de inactivos.

Aunque no sea un jugador de gran renombre, es el ancla de esta unidad a la hora de detener el ataque terrestre.

Ser el campeón defensor significa que vas a recibir el mejor golpe de todos tus rivales, y por ahora Seattle no ha estado a la altura.

De hecho me animaría a decir que perdieron la batalla física la semana pasada ante Kansas City.

Suena extraño al referirnos a estos Seahawks, pero es la realidad de un equipo que ya no tiene márgen de error.

Tienen que dejar los problemas a un lado y batallar como conjunto un final de calendario brutal si pretenden tener al menos la posibilidad de defender su título.

Este domingo se miden a Arizona, que tiene el mejor récord de la NFL e incluso los derrotó el año pasado cuando Seattle tenía su mejor versión.

Drew Stanton ha probado ser apto pero no es Carson Palmer. Igual, ese no es el problema para Seattle. La defensiva de los Cardinals está en un nivel superlativo y rara vez pierden la batalla en las trincheras.

Es ahora o nunca para los Seahawks ante un rival directo, que representa sólo el comienzo del momento de la verdad.

Luego de recibir a los Cardinals, visitan a los 49ers y a los Eagles. A la semana siguiente reciben a San Francisco, visitan a los Cardinals y cierran en casa ante St. Louis.

Lo positivo para este conjunto de Seattle es que le quedan cinco duelos divisionales, por lo cual tiene la posibilidad de descontar ante rivales directos, pero están todos en el mismo barco y no será un camino sencillo.

Les voy a dar el beneficio de la duda porque son los campeones defensores, pero está claro que muchas cosas tienen que cambiar para que Seattle vuelva a los playoffs.

La defensiva no puede ser empujada, Russel Wilson debe confiar en sus receptores y Marshawn Lynch y los Seahawks deben limar sus asperezas.

El camino es cuesta arriba, el calendario es brutal y ya no hay márgen de error.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El caballo negro de la AFC

FECHA
17/11
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Alex SmithPeter Aiken/Getty ImagesAlex Smith tiene la ofensiva de los Chiefs marchando como una máquina bien aceitada.
MIAMI -- Aquel comienzo lejano de 0-2 es ahora apenas un recuerdo lejano.

No es para menos, considerando que los Kansas City Chiefs han ganado siete de sus últimos ocho partidos y están enviándole un mensaje fuerte y claro al resto de la liga.

A no dormirse con los Chiefs, porque son un serio candidato.

Tienen una identidad clara, nunca se desvían del guión y los resultados están a la vista.

Su defensiva es la mejor de la NFL contra el ataque aéreo y aún no ha permitido ningún touchdown por tierra en toda la campaña.

Tienen dos enormes jugadores en los extremos de la línea defensiva como Tamba Hali y Justin Houston, que son un terror constante para los mariscales rivales.

Y como si fuera poco, Allen Bailey firmó una extensión de cuatro temporadas y 25 millones de dólares este fin de semana porque "vi lo que le pasó a Carson Palmer y quería asegurar mi futuro", y los Chiefs se lo aseguraron a precio barato.

A la vez un ancla en el centro como Dontari Poe, que es uno de los hombres más fuertes de la NFL.

Quizás no tengan muchos jugadores de renombre, pero son físicos como pocos y suelen ganar el duelo en las trincheras.

Esta pasada semana ante Seattle, era cuarto intento y una yarda por recorrer con poco menos de cuatro minutos por jugarse.

Los Seahawks no andan con misterios, y todo el estadio sabía que el ovoide iría a Marshawn Lynch.

Puede sonar predecible, pero ni cuando saben lo que viene, los rivales pueden detener a Lynch.

En ese momento se transformó en un duelo de voluntades, y como ha sucedido a lo largo de toda la temporada, lo ganaron los Chiefs.

"Me dio mucha rabia no convertir ese cuarto intento", declaró Lynch. "Pero hay que darle crédito a Kansas City que es un muy buen equipo".

Yo diría más que bueno considerando que ningún rival desde la semana 3 ha anotado más de 20 puntos ante ellos en toda la temporada.

Esa estadística en la NFL de hoy en día, donde todas las reglas favorecen a las ofensivas, es increíblemente meritoria.

Todavía queda la pregunta en el aire acerca de si este conjunto podría ganar en un tiroteo. Alex Smith probó poder hacerlo un par de años atrás en playoffs ante los Saints, pero está claro que no es su modus operandi.

De hecho, por más increíble que pueda sonar, los receptores abiertos de los Chiefs han atrapado un total de CERO touchdowns esta temporada.

La ofensiva de los Chiefs pasa primordialmente por el talentoso Jamaal Charles, quien mientras se mantenga saludable, seguirá siendo el caballo de fuerza de esta unidad.

¿Podrá esto ser sustentable en el tiempo?

Parece poco probable en esta NFL, pero voy a decir que sí porque no hay muchos defensivas jugando mejor que estos Chiefs, que a la vez no se disparan en su propio pie.

Hoy los Chiefs amanecen con el mismo récord que Denver, aunque pierde el desempate ante los Broncos por haber perdido el duelo directo; se vuelven a enfrentar en dos semanas en Kansas City.

Los Chiefs ya han derrotado a rivales directos por el comodín como Miami, San Diego y Buffalo, pero el pensamiento del equipo es otro.

"Siempre apuntamos a lo más alto", sentenció Alex Smith.

Controlan su propio destino para ganar su división, y en caso de tener el mismo récord que los Patriots, ganarían el desempate porque los desmantelaron 41-14.

Más que caballo negro, yo diría que Kansas City es realidad.

Los Chiefs son candidatos y quien no lo quiera ver así se llevará una desagradable sorpresa.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Drew StantonAP Photo/Ross D. FranklinDrew Stanton será el encargado de guiar el barco de los Cardinals de aquí hasta fin de año
MIAMI -- No creo que muchos hubiesen pensado que luego de 10 jornadas, los Arizona Cardinals tendrían el mejor récord de la NFL.

Después de todo, perdieron a la columna vertebral de su defensiva en Darnell Dockett, John Abraham (lesionados), Darryl Washington (suspendido) y Karlos Dansby (firmó con Cleveland en agencia libre).

Pero en Arizona no hay excusas, y las victorias se siguen acumulando.

Hay héroes ignotos como Larry Foote, que a los 34 años y luego de haberse perdido casi toda la temporada 2013 por una lesión en el bíceps, ha resultado ser una de las mejores adiciones de agencia libre de la NFL.

El coordinador defensivo Todd Bowles es otro que está haciendo un trabajo fenomenal y yo estaría realmente sorprendido si la próxima temporada no está ejerciendo como entrenador en jefe de algún equipo.

No se puede correr ante la defensiva de los Cardinals, y aunque han tenido problemas para detener el ataque aéreo son agresivos y con jugadores como Patrick Peterson en la secundaria, la defensiva se puede transformar en ofensiva en un abrir y cerrar de ojos.

Este equipo de Arizona tiene un récord de 8-1 porque tienen una identidad clara, son bien entrenados por Bruce Arians, y el sentido de unidad es más importante que lo individual.

Creen en ellos mismos, y esa es la razón por la cual han forzado 12 pérdidas en el último cuarto en esta campaña.

Este domingo cobraron a su más reciente víctima en los Rams, pero los dioses del fútbol americano le colocaron otro obstáculo en el camino.

Carson Palmer firmó una extensión de contrato de tres temporadas y 50 millones de dólares (20 garantizados) el viernes. Aunque me pareció bastante dinero, debo admitir que Palmer ha tenido una muy buena temporada, limitando considerablemente los errores a los cuales nos tiene acostumbrados.

Por esa razón, el golpe del domingo duele aún más.

En una jugada prácticamente sin contacto, Palmer se rompió los ligamentos cruzados de la misma rodilla que se operó en el 2005 y se perderá el resto de la temporada.

Sin embargo, en el vestidor de Arizona no se escucharon excusas, no está en su ADN.

"Podemos ganar el Super Bowl con Drew Stanton", sentenció Arians.

Si bien esa declaración parece osada, la realidad es que Stanton lució bien cuando le tocó su turno.

Ya lo necesitaron en el principio de temporada y cumplió cuando Palmer estaba lesionado, y lo hizo otra vez ante los Rams.

Ingresó con su equipo abajo 14-10 y se conectó inmediatamente con el sorprendente novato John Brown para pasar al frente y no volver a mirar atrás.

Y si piensan que eso es presión, eso no es nada considerando lo que estaba pasando en la casa de Stanton.

Se suponía que su esposa iba a dar a luz el miércoles, y al arribar al estadio recibió un mensaje de texto que decía: "Estoy empezando a sentir contracciones".

Fue finalmente falsa alarma para su esposa Kristin, y los Cardinals prenden velas por el timing de su hijo porque ahora necesitan a Stanton más que nunca.

Después de todo, estamos hablando del ahora mariscal titular de Arizona, que posee el mejor récord de la NFL.

¿Pueden ser contendientes sin Palmer?

La proposición parece ser cuesta arriba, pero ya dudé de los Cardinals antes y no lo volveré a hacer.

Los nombres de Arizona no te vuelan la cabeza y aún le quedan cuatro duelos divisionales, pero los Cardinals tienen una identidad y son un equipo con todas las letras.

El tiempo dirá como le irá a los Cardinals, pero yo he aprendido a no apostar en su contra.

Etiquetas:

NFL, Arizona Cardinals

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Sorpresas o candidatos?

FECHA
07/11
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Matthew Stafford and Ryan TannehillUSA TODAY SportsMatthew Stafford y Ryan Tannehill se enfrentan a defensivas de mucho nivel este domingo
MIAMI -- La semana de descanso llegó en un momento ideal para los Detroit Lions.

Van a recuperar a varias de sus principales figuras justo a tiempo para la estocada final de cara a unos potenciales playoffs.

El receptor abierto Calvin Johnson y el corredor Reggie Bush serán de la partida, y sus tres alas cerradas --Eric Ebron, Brandon Pettigrew y Joseph Fauria-- están casi al 100 por ciento.

En otras palabras, llegan refuerzos para Matthew Stafford y Golden Tate, que hasta el momento había cargado el peso de esta ofensiva en sus hombros.

Sin embargo, aún con el regreso de algunas piezas claves, será un duro reto para la ofensiva de Detroit.

Digo esto porque la defensiva de Miami está jugando en un nivel superlativo.

Está ranqueada tercera en general y es la segunda mejor unidad contra el ataque aéreo.

Todo inicia con una gran línea defensiva que tiene a Cameron Wake como principal estandarte, al ascendente Olivier Vernon, al subestimado Jared Odrick y al ancla Randy Starks que conforman una gran unidad que no recibe la prensa que se merece.

Cuando ellos logran ejercer presión, y esto será fundamental considerando la tendencia a cometer errores que tiene Matthew Stafford --7 intercepciones--, facilitan el trabajo de la secundaria.

Los del fondo tienen seis intercepciones en los últimos tres juegos, liderados por Brent Grimes, que está teniendo una temporada digna de Pro Bowl. Será un lindo duelo entre Megatrón y Optimus Grimes este domingo.

Aquí es dónde el ataque terrestre de Detroit podría ser importante. No hay mejor manera de mantener a los jugadores de carga honestos que corriendo el ovoide. El problema es que el ataque por tierra de los Lions está ranqueado 31.

Por esa razón yo creo que aprovecharán la presencia de Bush para implementar más pases de pantalla de que costubre, y de esta manera contrarrestar la presión.

Otro que ha levantado considerablemente su nivel es el mariscal de los Dolphins, Ryan Tannehill, que luego de un inicio erratico, ha tenido el segundo mejor índice de pasador en la NFL en las últimas cinco semanas; la ofensiva de Miami ha promediado 30.6 tantos por juego en esos partidos.

Desde que el coordinador ofensivo Bill Lazor, le ha dado rienda suelta a Tannehill para usar sus piezas, el libreto ofensivo se ha abierto considerablemente.

Eso sí, será difícil mantener esa racha esta semana ante una defensiva de los Lions que sólo está permitiendo un promedio de 15.8 puntos por partido; es la mejor unidad de la liga en ese sentido.

Ndamukong Suh está jugando como un hombre poseido, y seguramente demandará mucho dinero al final de la temporada, aunque esta semana no podrá contar con el lesionado Nick Fairley; Ezequiel Anzah no está al 100 por ciento, pero jugará.

Otro de los duelos interesantes de este domingo ante la línea ofensiva de Miami, que ha hecho un buen trabajo, pero no ha enfrentado a ninguna línea defensiva como la de Detroit ha excepción de la de Buffalo, que los dominó de principio a fin.

Un encuentro plagado de pareos interesantes y de pronóstico incierto.

Tanto los Lions como los Dolphins han ganado tres partidos consecutivos. Tanto Detroit como Miami no tenían grandes expectativas, al menos en cuanto al grueso de la prensa se refiere, de cara a esta temporada.

Hoy son dos de las grandes sorpresas de esta campaña, y muy probablemente ambos estén jugando partidos relevantes en diciembre.

No es un duelo entre rivales de conferencia, pero hoy cada victoria vale un mundo, sobre todo para los Dolphins considerando que hay 11 equipos en la AFC con récord superior a .500 contra los "apenas" 6 en la NFC.

¿Quién estará listo para terminará de irrumpir en la escena nacional?

La respuesta la tendremos el domingo en uno de los tres encuentros entre rivales con récord ganador en esta jornada 10.

A noviembre lo llaman "Moving Month", porque es la época del año donde los equipos se colocan en posición de pelear o se terminan de bajar de la pelea.

Algo tendrá que ceder.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MIAMI -- Hay derrotas que duelen, y otras que duelen más...

El traspié de los San Francsico 49ers jugando en casa ante el hospital que son en este momento los St. Louis Rams ciertamente califica en esta segunda categoría.

Los 49ers estaban abajo tres puntos, y tenían el ovoide en la yarda 2 de los Rams cuando quedaban 42 segundos; les quedaba un tiempo muerto.

En otras palabras, el libreto de jugadas estaba completamente abierto, o al menos eso decía el sentido común.

En primer intento San Francisco lanzó un pase en dirección de Michael Crabtree que se quedó corto de la zona prometida, y para colmo la jugada revisó por lo cual el reloj de frenó y le dio aún más tiempo de pensar al coordinador ofensivo Greg Roman.

En segundo intento, decidieron ir con play action, y Colin Kaepernick tuvo que lanzar el ovoide fuera de los límites del terreno ante la presión de los Rams, que ya lo habían capturado en ocho ocasiones.

En tercer intento, deciden ir con un QB sneak, que termina siendo balón suelto y final del partido tras que los Rams lo recuperaran.

No soy de criticar jugadas porque pienso que cada una de ellas es parte de un plan maestro más macro y no tan micro.

Tampoco me gusta utilizar el diario del lunes con el resultado ya puesto, pero esto es lo que pensé en el momento que esto estaba sucediendo.

¡Frank Gore!

Después de todo, podías correr teniendo un tiempo muerto, y no hay mucho mejores que Gore en este tipo de situaciones.

A veces hasta me parece que están intentando forzar la situación para que Kaepernick finalmente le de la vuelta a la curva en lugar de concentrarse en hacer lo mejor para el equipo.

Pero más que escucharlo de mí, por qué no escucharlo de quien recuperó el balón suelto que sentenció el pleito.

"Estaba en shock", sentenció el apoyador de los Rams, James Laurinaitis. "Gore es uno de los mejores de la liga a la hora de caerse hacia adelante luego del contacto, y ni siquiera tocó el ovoide en esa situación. Realmente me quedé sorprendido".

Ahora la batalla es cuesta arriba para los 49ers, que van a tener que batallar sólo para clasificar a playoffs.

En su propia división tienen dos equipos por delante, y seis equipos en total en la conferencia tienen mejor registro que San Francisco; los Saints tienen el mismo récord que ellos, pero esa división sólo enviará un equipo a playoffs.

El calendario de los 49ers es demandante dado que visitan a los renovados Saints y a los Giants en las siguientes semanas, y luego tienen que enfrentar a Seattle dos veces y a Arizona en una ocasión en lo que resta de su itinerario.

Si a fin de cuentas San Francisco se queda fuera de la postemporada, seguramente mirarán atrás a este encuentro a la hora de buscar una razón de ser.

Los 49ers no deberían haber perdido este partido, y la moraleja de la historia es una que Greg Roman ya debe haber escuchado muchas veces.

A veces menos es más...

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rivers/MillerUSA TODAY SportsLos Chargers perdieron ante los Dolphins el año pasado y no ganan en Miami desde 1982
MIAMI -- En uno de los cuatro juegos que tendrá como protagonistas a dos equipos ganadores en esta novena jornada, tanto los San Diego Chargers como los Miami Dolphins tienen el mismo discurso.

"Tenemos la obligación de ganaron", enfatizaron tanto Philip Rivers como Cameron Wake.

No es para menos considerando que los dos saben que se trata de un rival directo en la potencial pelea por el segundo comodín.

Los dos fueron protagonistas en esa misma pelea el año pasado, y luego de que los Dolphins desperdiciaran oportunidades en el final de la temporada, los Chargers lo aprovecharon para colarse en playoffs.

Los detalles más pequeños pueden hacer una gran diferencia, y el frente a frente podría ser lo que termine de inclinar la balanza hacia un lado o hacia el otro.

Los que realizan el calendario no le hicieron ningún favor a San Diego considerando que deben viajar de costa a costa y jugar a la 1 pm ET, que es el equivalente a 10 am en el Oeste.

Esa combinación siempre es complicada para los viajeros, y teniendo en cuenta la importancia de este partido, los Chargers han adoptado planes especiales.

El plantel de San Diego viaja a Miami el viernes en lugar del sábado, día que habitualmente se utiliza para el viaje. De esta manera, buscan facilitar la adaptación al horario "tempranero".

Medida especial para un equipo que viene de dos derrotas consecutivas y necesita reencontrarse con el triunfo si pretende soñar.

Probablemente ayude que Branden Oliver tiene grandes posibilidades de encontrar más espacios por tierra que ante Denver, que lo anuló por completo.

De lo contrario, Cameron Wake --más vigente que nunca a los 32 años-- y Olivier Vernon se empezarán a relamer desde ahora.

Porque cuando está en obvia situación de pase, invita a los cazamariscales a hacer lo que mejor saben hacer efectivamente.

Por esa razón, es impaerativo encontrar espacios por tierra para San Diego, y la buena noticia para ellos es que por esa vía es la defensiva de los Dolphins ha mostrado más huecos.

Por aire, la defensiva de Miami está ranqueada tercera en la NFL. Brent Grimes es uno de los mejores esquineros de la liga, el regreso de Reshad Jones ha tenido su impacto, y por supuesto que ayuda con los siete frontales logran ejercer presión.

El reto para Miami será llegarle a Rivers, que se deshace del ovoide más rápido que la mayoría de mariscales en la NFL.

En otras palabras, es probable que los Dolphins necesiten estar involucrados en un tiroteo si pretenden ganar este importante encuentro.

La ofensiva de los Dolphins tuvo un muy mal encuentro ante Jacksonville, y por esa razón muchos integrantes de la unidad pusieron el grito en el cielos.

"Fuimos una basura", sentenció Wallace.

En el papel los Dolphins son un plantel con mucho talento, pero la inconsistencia es la única moneda corriente.

¿Podrá Ryan Tannehill finalmente tener uno de esos partidos de 300 yardas que tanto han escaseado?

Esa es la pregunta del millón que no tiene respuesta; este año no ha tenido ninguno a pesar de un muy buen partido ante Chicago.

Tiene objetivos a su disposición, y tendrá que dar el paso adelante esta temporada cuando más importa si los Dolphins pretenden clasificar a playoffs, y si él pretende mantener su trabajo como titular.

Encuentro de pronóstico reservado con muchos interrogantes y una sola certeza.

Los dos piensan que tienen la obligación de ganar.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Bears están en caída libre

FECHA
27/10
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Los Bears están en caída libre
MIAMI -- Antes del inicio de temporada, los Chicago Bears parecían ser un potencial equipo de playoffs.

Después de todo, no hay muchos equipos si alguno, que tenga las armas de Chicago a la ofensiva: Jay Cutler, Matt Forte, Brandon Marshall, Alshon Jeffery y Martellus Bennett.

A la vez, un par de adquisiciones a la defensiva más tarde, uno pensaba que esa unidad no podía ser peor que la del año pasado considerando que el 2013 fue una pesadilla.

Ahora tiren todo ese sentido a la común a la basura y vuelvan a repartir los naipes; los Bears están en caída libre.

Yo bromeaba en mi columna del Gurú de las Diagonales, y me preguntaba: "¿Si los Bears hicieron lucir a Ryan Tanehill como Joe Montana, cómo harán lucir a Tom Brady?"

La respuesta es Joe Montana en esteroides.

Luego de la derrota ante Miami, los gritos y los dedos apuntados sonaban tan fuerte, que los periodistas escucharon la debacle del otro lado de la puerta.

Eso nunca es bueno, pero a la vez cuando los trapitos se sacan al sol, se pone a prueba el caracter de un equipo.

Los Bears tenían la oportunidad de demostrar ante el mundo que los rumores estaban sobrevalorados, y que el equipo estaba unido. Uno pensaba que Chicago mostraría más orgullo sabiendo que su temporada estaba prácticamente en juego ante los Patriots.

Pero en Foxborough salieron más desinflados que de costumbre, de hecho su primera mitad fue históricamente mala.

Fue la primera vez en la historia de una franquicia, que se da golpes de pechos por sus fantásticas defensivas con el paso de los años, que los Bears permitieron 38 puntos en la primera mitad; el anterior récord fueron 34 puntos permitidos en 1958.

El legendario Mike Ditka se quejó de los "errores infantiles" de los Bears e incluso agregó "no es posible que los esquineros estén parados frontales con los receptores abiertos, o le das la izquierda o la derecha, pero no los dos lados".

Nuestro colega Mike Wilbon, que ha sido fan de los Bears hace más de 50 años, dijo que fue "la peor primera mitad que vio en su vida".

Y no están exagerando, la frustración es palpable pero justificada.

Mientras Tom Brady estuvo en cancha, la defensiva de los Bears tuvo cero capturas, cero presiones y apenas un pase defendido.

Tan mal están las cosas que a Lamarr Houston se le ocurrió festejar su captura sobre Jimmy Garoppollo cuando ya le habían anotando 51 puntos, y se terminó rompiendo los ligamentos cruzados de la rodilla.

Sí, Houston fue una de esas "flamantes adquisiciones".

No se festeja enfáticamente cuando te están humillando en el emparrillado.

¿Se imaginan a Mike Singletary festejando así? Es cierto que todos los problemas no son de la defensiva.

Como dijimos antes, la ofensiva está plagada con talento y no están rindiendo como se esperaba.

Todos los dedos están apuntando a Jay Cutler, que es una máquina de cometer errores y ya tiene ocho balones sueltos en siete partidos.

Algunos están tan frustrados que piden su cabeza, pero antes de que se exasperen les digo que no se va a ningún lado luego del millonario contrato que firmó hace menos de un año.

A la vez les sigo que personalmente no creo que Cutler sea el principal problema.

La línea ofensiva también deja bastante que desear, y no debe ser sencillo ejecutar de la manera indicada cuando pareces tener la obligación de anotar un touchdown en cada serie.

El "suspirador de mariscales" Marc Trestman también comete sus errores de laterales, y la etiqueta de "novato" ya no es excusa válida.

Marshall sigue probando que más allá de su talento, no suele ser una influencia positiva en el vestidor.

En fin, creo que entienden a dónde voy con todo esto, y si me lo pidieran, podría seguir enumerando razones pero no los quiero aburrir.

Mientras yo apunto a la patetica defensiva como la principal razón, estoy claro de que hay varias razones para esta debacle de Chicago.

Ustedes escojan el veneno que quieran, pero hay una verdad ineludible.

Los Bears son una de las grandes decepciones de la temporada, y ya piensan en el 2015.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La transformación de los Colts

FECHA
24/10
2014
por Sebastián Martínez Christensen
Erik WaldenTMB/Icon SportswireLa defensiva de los Colts cobró a su más reciente víctima en Andy Dalton y los Bengals
MIAMI -- El inicio de 0-2 ya es un recuerdo lejano para los Indianapolis Colts.

La preocupación tras haber perdido por toda la temporada a Robert Mathis, quien lideró a la NFL en capturas en el 2013, también.

Es que desde aquel pobre comienzo, los Colts han ganado cinco partidos en fila y son el único equipo en la liga cuyda defensiva y ofensiva están ranqueados entre las primeras cinco unidades.

La defensiva está ranqueada tercera, y la ofensiva primera para ser exactos, aunque es la mano del ahora entrenador en jefe y ex coordinador defensivo de los Ravens, Chuck Pagano, la que se está sintiendo.

Pocos esperaban este dominio por parte de la defensiva de Indianapolis, pero su entrenador en jefe siempre fue optimista.

"Desde que llegué aquí, Chuck nos dijo que seamos agresivos y que confiemos en nosotros", sentenció el liniero defensivo Cory Redding. "De hecho nos dice que nos alegremos cuando nuestra ofensiva comete un error porque significa que es otra oportunidad para que brillemos nosotros".

La defensiva de los Colts está tercera en capturas con 21, son la mejor unidad de la NFL en terceros intentos y en un momento dado habían forzado 10 tres y fuera en 11 posesiones ante los Bengals la semana pasada.

Pagano alteró el esquema a 3-4 cuando llegó a los Colts, pero como todo cambio, toma su tiempo, y la defensiva --lado del ovoide por el cual es conocido Pagano-- fue una decepción.

A tal punto que Indianapolis permitió 87 puntos en dos juegos de postemporada el año pasado.

Esta franquicia ya conoce todo acerca de pobres defensivas, dado que en los años de Peyton Manning parecieron muchas veces quedarse cortos debido al pobre nivel de sus defensivas, y en los playoffs que finalmente apareció esta unidad, ganaron su único Super Bowl.

¿Entonces que cambió del año pasado a este?

En nombres llegaron el profundo Mike Adams y el apoyador D´Qwell Jackson, pero más que nada se trata de jugadores que ya estaban y han elevado considerablemente su nivel.

La carrera del esquinero Vontae Davis había sido una decepción hasta el momento, y este año está jugando como un todo estrella. De hecho conforman un dúo más que respetable junto a Greg Toler.

El resto debe ser crédito para el coordinador defensivo Greg Manusky, quien ha estado creativo con sus diseños de carga, a tal punto que seis jugadores de los Colts tienen al menos dos capturas.

Y la realidad es que el resto de la liga debe estar asustado.

Porque si a eso le sumamos que del otro lado del ovoide, hay un tal Andrew Luck en los controles, que entre otras cosas lidera a la liga con 80 jugadas por partido; aunque no es una ecuación directa el tiempo de posesión muchas veces significa victorias.

Más allá de que esta tendencia cambie a futuro o no, la realidad es que todos sabemos lo que puede hacer esa ofensiva, sobre todo ahora que Ahmad Bradshaw y Trent Richardson han jugado mejor de lo esperado y le han dado un ataque terrestre decente a esta unidad.

Luck guió a este equipo a 11 victorias como novato, y su defensiva empieza a decir presente, el cielo podría ser el límite para los Colts.

Siete partidos son una muestra respetable, aunque no definitiva.

Pero si la defensiva de Indianapolis sigue jugando así, los Colts empezarán a escalar posiciones y los Broncos tendrán que cuidarse la espalda.

Colts 2.0.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Manning desafía al padre tiempo

FECHA
20/10
2014
por Sebastián Martínez Christensen
MIAMI -- No hay una explicación lógica.

Peyton Manning tiene 38 años, cuatro cirugías de cuello, y acaba de romper el récord de touchdowns de Brett Favre.

Aún más increíble es el hecho que Manning parece tener unos 100 touchdowns más en su haber.

Después de todo, contra todo pronóstico, la versión de Denver parece ser hasta mejor que la de Indianapolis; al menos los números dicen eso.

En 208 juegos con los Colts, Manning promedió 1.92 touchdowns por partido, 263.6 yardas por encuentro y un índice de pasador de 94.9. En 38 partidos con Denver, sus respectivos números son 2.92 touchdowns por encuentro, 315.4 yardas y un índice de 111.9.

Peyton Manning
AP Photo/Jack DempseyPeyton Manning ya lleva 510 touchdowns, y está jugando en el nivel más alto de su carrera.
No me pueden mirar en este momento, pero estoy con la boca abierta.

Es que en un momento dado se dudó si Manning podría volver a jugar al fútbol americano. Yo vi con mis propios ojos, como le costaba lanzar el ovoide con firmeza hacia las laterales.

Pero el físico mejoró, y su cerebro no tiene rival.

El propio DeMaryius Thomas admitió que Manning "le enseño a correr las rutas como a él le gustaba". Obviamente, nadie va a tener problemas en hacerle caso considerando que los números de todo receptor mejoran con Manning detrás de centro.

Fue Thomas quien atrapó el touchdown 509, y cuando estaba a punto de realizar una entrevista post partido tras demoler a los 49ers, Manning lo llamó al vestidor y le pidió que la demorara unos minutos.

Thomas volvió al vestuario y allí estaba Manning con un papel que decía 509, listo para sacarse una foto que quedará para el recuerdo.

El ovoide ya está camino a Canton, y estará en el Salón de la Fama.

A fin de cuentas, Manning se hizo de otro récord que probablemente perdurará por mucho tiempo.

Todo jugador tiene sus críticos, y los de Manning salieron de inmediato a las redes sociales a decir: "Qué importan los récords, debe ganar anillos".

Por más válido que pueda ser un argumento, la realidad es que este lunes no es tiempo para críticas.

Es tiempo de apreciación, de haber podido ser testigo del mejor mariscal de todos los tiempos en temporada regular, de un talento que aparece una vez que cada muerte de obispo.

Por esa razón, le digo gracias a Manning por regalarnos tan lindos recuerdos. Y como a lo largo de toda su carrera, manejó el momento con una humildad extrema.

"Es probable que algunos de los mariscales jóvenes rompa mi récord", dijo Manning tras el encuentro. "Quizás Aaron Rodgers o alguno de los chicos. Hoy fue una noche especial porque ganamos gracias a un esfuerzo de equipo".

Más allá de la declaración de Manning, la realidad es que difícilmente se rompa este récord en los próximos años.

Muchos me hablan de proyecciones, pero poco significan. Jugar a un nivel muy alto es posible, hacerlo mejor que nunca a los 38 años es prácticamente imposible.

Y la realidad es que Manning hoy parece estar pasando por su mejor momento. Hasta quien poseía este récord hasta el día de ayer --Manning lo rompió en 56 juegos menos que Favre--, se da cuenta de esto.

"Camino a los 600", sentenció Brett Favre.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La mejor defensiva de la NFL es...

FECHA
13/10
2014
por Sebastián Martínez Christensen

LionsHannah Foslien/Getty ImagesLa defensiva de los Lions está permitiendo apenas un promedio de 13.7 puntos por partido
MIAMI -- Todas las reglas están hechas a favor de la ofensiva en la NFL contemporánea.

Hay más banderas en el emparrillado que en una embajada, y prácticamente cualquier contacto es considerado una penalidad.

En otras palabras, la labor de las defensivas está más cuesta arriba que nunca.

Por esa razón, si una unidad permitió 44 puntos en los últimos cuatro partidos, debe ser considerada una labor superlativa.

Eso es lo que está haciendo la defensiva de los Detroit Lions en este momento; dominando a los rivales.

No teman decirlo, es la mejor defensiva de la NFL.

Siempre supimos que la línea defensiva sería dominante, anclada por el feroz Ndamukong Suh, quien demandará un contrato más que jugoso después de esta temporada, con un ascendente Nick Fairley y Ezequiel Ansah que ayer dominó a los Vikings.

La defensiva de Detroit capturó ocho veces al novato Teddy Bridgewater, y no le dio tiempo en todo el partido.

Además de las ocho capturas, los Lions golpearon otras 12 veces a Bridgewater, y se hicieron con tres intercepciones.

Porque aunque la secundaria no es su fuerte, es una unidad muy mejorada con respecto al año pasado, y DeAndre Levy es uno de los mejores jóvenes apoyadores de la liga.

Detroit va en serio, aunque quizás no tanto como piensa Fairley.

"Podemos ser la mejor defensiva de la historia", sentenció el liniero defensiva.

No tan rápido Nick...

Al momento la defensiva de los Lions está ranqueada número 1 en general, y en puntos permitidos, pero todavía no es la sombra de los Seahawks del año pasado ni de otras unidades de antaño como los Bears de 1985 o los Ravens del 2000.

Pero me gusta la confianza, y el crédito es más que merecido.

Ayer no estuvieron presentes ni Calvin Johnson ni Reggie Bush, pero con esa defensiva, los Lions no los necesitaron.

Imagínense dónde estarían los Lions si no hubiesen fallado ¡10! goles de campo esta temporada; el debutante Matt Prater falló dos más ayer.

Hay quienes la llaman "La Madición Jason Hanson", considerando que desde que se fue ha sido una pesadilla, y en su peor año, Hanson falló nueve patadas, una menos de las que han errado los Lions este año.

Aún así, los Lions están en la cima de su división y controlan su propio destino.

Si bien es cierto que Jim Caldwell le ha agregado más disciplina a este conjunto, la principal razón es sencilla de determinar.

Son la mejor defensiva de la NFL.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Fin de era en New England?

FECHA
03/10
2014
por Sebastián Martínez Christensen

MIAMI -- Es como si todos estuviésemos esperando que la madre naturaleza le termine pasando factura a uno de los mejores mariscales de todos los tiempos como Tom Brady.

Después de todo, los New England Patriots no son el equipo más querido.

Sin embargo, mariscales como Brady no aparecen todos los días, y creo que sería más aconsejable disfrutar sus últimos años en lugar de esperar que su carrera llegue a su fin.

Un inicio de 2-2 tiene a toda la prensa y a los fans haciéndose la misma pregunta que se han hecho en los últimos años cuando New England tiene un mínimo tropezón, que no sucede muy a menuda: ¿Se habrá acabado una era con los Patriots?

New England ha ganado 10 de los últimos 11 títulos divisionales, y la única temporada que no lo hicieron se lesionó Brady e igual ganaron 11 partidos con Matt Cassel.

Ahora bien, hay algunas señales de decadencia que son imposibles de ignorar.

No es fácil ganar el Super Bowl, pero el último lo ganaron en el 2004, y se han despedido prematuramente en sus últimas ocho apariciones en postemporada a pesar de que jugar en una "débil" AFC.

Igualmente prefiero enfocarme en las deficiencias de la versión 2014 de los Patriots.

Podríamos apuntar a un número de razones por las cuales New England no luce tan solido esta temporada.

La línea ofensiva ha sido un desastre, han utilizado tres centros distintos y están sintiendo la partida de Logan Mankins.

La defensiva, que se suponía mostraría su mejor versión desde los años dorados, ha decepcionado. No hay presión sobre el mariscal contrario y están siendo dominados en las trincheras.

Los receptores abiertos dejan bastante que desear. Armas jóvenes como Kembrell Thompkins y Aaron Dobson han decepcionado hasta el momento. Danny Amendola tiene apenas tres recepciones en toda la temporada, Rob Gronkowski todavía no está al 100 por ciento y Julian Edelman no puede hacerlo todo solo.

Como si fuese poco, la madre naturaleza no perdona a nadie, y aunque Brady sigue siendo un mariscal por encima del promedio, la realidad es que luce incómodo en el bolsillo con tanta presión, y ha estado curiosamente inconsistente con los pases a larga distancia.

Más allá de que todas estas razones han aportado su granito de arena al mal momento de los Patriots, no creo que ninguna de ellas sea la razón principal.

Bill Belichick es a mi juicio el mejor entrenador de la NFL. Ahora bien, Bill Belichick el gerente general, ha dejado mucho que desear.

Cuando un hombre está a cargo de dos funciones tan importantes, no hay nadie allí para decirle que no, para darle una visión diferente.

El resultado es que los Patriots a veces han pecado por soberbios a la hora de tomar ciertas decisiones como las partidas de Richard Seymour, Aqib Talib, Wes Welker y Logan Mankins por nombrar algunas...

Es esa confianza en su capacidad como entrenador que le hace pensar que puede brillar con cualquier jugador, cuando la realidad está indicando que quizás ya no sea así.

Nadie pudiese haber anticipado la situación de Aaron Hernández o la lesión de Rob Gronkowski, pero la realidad es que Belichick ha fallado más de la cuenta en el draft.

Como gerente general, Belichick está fallando, y a mi juicio esa es la principal razón por la decaída de los Patriots.

Sin embargo nunca es bueno hablar en absolutos, sobre todo cuando estamos hablando de una dinastía sin muchos precedentes, de un conjunto que ha probado una y otra vez aprovecharse de una débil división.

¿Se acabó una era en New England?

Me niego a creerlo.

En lo personal considero que los Patriots siguen siendo favoritos en la AFC Este, y sólo cambiaré de opinión cuando todo esté dicho.

Porque más allá de los gustos de cada quien, existe una realidad ineludible.

Mientras Tom Brady esté detrás de centro, los Patriots seguirán siendo el rival a vencer.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO