Felicidades a la gran minoría que escogió a Florida, Wisconsin, Connecticut y Kentucky en su cuadro para el Final Four. El resto de nosotros todavía tratamos de descifrar cómo no lo vimos venir.

En general, los duelos para avanzar a la final del lunes sorprendieron a la mayoría de los que se atrevieron a llenar un 'bracket' para el torneo de baloncesto de la NCAA.

Claro, los Gators son el equipo número uno y los Badgers son un sólido 'pick' como un segundo sembrado, pero ¿Connecticut y Kentucky?

La combinación parecía imposible de predecir una vez arrancó el torneo, con equipos como el monarca defensor Louisville, Arizona y Michigan State en específico como serios retadores y favoritos de muchos para terminar recortando las mallas en Arlington, Texas.

Pero Shabazz Napier y los Huskies, y los talentosos Wildcats de John Calipari demostraron porque la temporada regular en el baloncesto colegial es meramente un aperitivo barato cuando hablamos del torneo de la NCAA y como un solo juego, una sola victoria, una sola derrota, puede alterar las fortunas de equipos favoritos y no tan favoritos.

Con eso en mente demos un leve vistazo a cada equipo y los canasteros especiales que elevaron su juego a través del torneo para llevar a sus respectivos equipos al borde de la gloria.

CÓMO LLEGARON

Julius Randle
AP Photo/Jeff RobersonJulius Randle es el jugador de mayor calibre en el Final Four
Connecticut

Muy pocos le dieron oportunidad alguna a los Huskies de llegar tan lejos, pero gracias al sensacional desempeño de Napier, el temple del coach Kevin Ollie y una sofocante defensa, Connecticut ahora es el querendón de muchos para ganar el cuarto campeonato en su historia y segundo en cuatro años. Todo esto un año después de perderse el torneo por penalidades académicas en la primera temporada sin Jim Calhoun en el banquillo.

Florida

Los Gators de Billy Donovan llegan a Texas con la etiqueta de favorito como el primer sembrado del torneo y una racha de 30 victorias. Florida solo perdió dos juegos en la temporada regular, y tendrían la oportunidad de vengar ambas derrotas (Wisconsin, Connecticut) para conquistar su tercer campeonato y primero desde que repitieron como monarcas en el 2006 y 2007.

Kentucky

Preclasificados primeros al iniciar la temporada, los jóvenes Wildcats sufrieron en la temporada regular durante un periodo de adaptación y desarrollo, pero ahora lucen sólidos para no solo llegar al juego final, sino conquistar su segundo campeonato en tres años. Su avance en el torneo ha sido espectacular gracias a victorias consecutivas sobre tres de los cuatro participantes en el Final Four del año pasado, incluyendo el campeón defensor y archirrival Louisville.

Wisconsin

Calladamente, y desafiando lo que ha sido la norma en Wisconsin bajo el tutelaje de Bo Ryan, los Badgers se encuentran en el Final Four debido a un juego ofensivo en ascenso que le saca el máximo a su versátil plantilla. En el pasado quedó un tramo de cinco derrotas en seis juegos a finales de enero que los sacó momentáneamente de la conversación de los favoritos; los Badgers llegan confiados y listos para imponer su estilo en búsqueda del segundo título en su historia, pero primero desde 1941.

LOS PROTAGONISTAS

Shabazz NapierBrad Penner/USA TODAY SportsShabazz Napier, la sensación del torneo en el equipo sorpresa

Connecticut

Shabazz Napier parecería imitar a Kemba Walker de 2010 como el armador estelar en una misión para cargar a los Huskies a la tierra prometida. Como freshman, el base de sangre boricua fue una pieza crucial de aquel equipo campeón -el último de los tres de Calhoun-, y ahora como senior es la gran estrella no solo de UConn, sino del Final Four en general. Lleva medias de 23,3 ppj, 6,0 rpj, 4,5 apj y dos robos por juego en el torneo, y su mera presencia como el mejor jugador en cancha le brinda una oportunidad a los Huskies de ganarle a cualquiera.

Florida

Hablando de líderes, los Gators tienen en Scottie Wilbekin uno de los mejores en el baloncesto colegial. El base senior promedia 16,8 ppj en el torneo, tres más que su cifra en la temporada regular a (13,4 ppj), y solo ha cometido dos turnovers en cuatro partidos con 12 asistencias. Probablemente cargue con la responsabilidad de defender a Napier, con miras a vengar lo ocurrido el 2 de diciembre cuando el base puertorriqueño le ganó el duelo individual (26 pts-15 pts) en la segunda, y hasta ahora, última derrota de Florida.

Kentucky

De la famosa clase de jugadores de primer año que irrumpieron en el basket colegial esta campaña, el último de pie es Julius Randle, el fornido delantero fuerte que se perfila como una de las primeras selecciones en el draft de la NBA si se declara elegible. Randle ha sido una fuerza en el torneo (15.8 ppj, 12.0 rpj), con doble dígitos en puntos y rebotes en todos los juegos, y es el ancla en una joven escuadra que probablemente presenta el mejor talento en cancha cada vez que toman el tabloncillo.

Wisconsin

El delantero Sam Dekker sería el canastero más talentoso de los Badgers, pero no cabe duda de que el pívot Frank Kaminsky es el jugador revelación del equipo en su avance al Final Four, y quizás del torneo en general. Kaminsky ha probado ser uno de los pareos ofensivos más incómodos debido a su versátil juego y un tiro a distancia que es una pesadilla para sus oponentes; solo pregúntenle a Arizona, que no tuvo respuesta a la hora de defender a Kaminsky (28 puntos, de 5-3 de tres puntos, 11 rebotes) en la final de la Región Oeste, a pesar de ser uno de los mejores equipos defensivos en el baloncesto colegial. Suerte Kentucky.

PROYECCIÓN

Florida tiene el equipo completo y la defensa para hacerle la vida imposible a Napier, aunque el estelar canastero luce imparable por el momento, capaz de dominar cualquier juego y a cualquier rival.

Del otro lado, la defensa de Kentucky tiene que crecerse contra la versátil ofensiva de Wisconsin, pero el talento de los Wildcats debe imponerse.

Lo que nos dejaría con una final entre rivales de la SEC. Lo demás, habría que mirarlo el lunes.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA, NCAA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La última vez que New Orleans recibió a las estrellas de la NBA, Dwight Howard se transformó en Superman, LeBron James ganó su segundo MVP del desafío, y David Stern todavía estaba firme en su silla de comisionado, cumpliendo su 24to año en la posición.

La Conferencia del Este ganó aquel encuentro 134-128, un resultado que casi nadie recuerda.

Seis años después, Howard no ha brincado tan alto como ese día, LeBron es campeón y rey, y la silla de Stern la ocupa un nuevo comisionado. Y el Este celebraría un resultado similar que no solo frenaría una racha de tres derrotas en el evento, sino que ayudaría un poco a eliminar el mal sabor en general que dejó la primera mitad de la temporada para la maltrecha conferencia, pisoteada constantemente por un Oeste más poderoso.

Claro está, el Juego de Estrellas de la NBA no es sobre el resultado final; jamás lo ha sido. Es una vitrina para la liga montar un show en un escenario que priorizaría las habilidades atléticas y destrezas de sus jugadores, y cuyos momentos inolvidables marcan generaciones.

Esta edición del clásico de mitad de temporada presenta una serie de cambios de formatos para los eventos principales -- la competencia de tres puntos y el concurso de mates -- en busca de alterar el ´status quo´. Tienen sus notas positivas y negativas, interesantes y ridículas, pero nada que vaya a impedir que los jugadores como embajadores del deporte, y acompañados por leyendas, canasteras (¡Elena Delle Donne!) y celebridades, cumplan con la tarea de entretener y darle vida a esos momentos para la eternidad.

Veamos cinco titulares a estar pendientes, cruzando los dedos que un marcador cerrado en la pizarra nos deje con LeBron vs. Kevin Durant uno contra uno con el partido en juego para coronar el fin de semana. Eso sí sería especial.

Oeste vs. Este


Más que nunca, la riña entre conferencias será el motor que impulse las actividades y le añada sazón a la acción.

El nuevo formato le roba individualidad a las competencias de tres puntos y clavadas, pero brinda un sentido de uniformidad al evento en general que no existía anteriormente, enfocado en la competencia grupal y el trabajo en conjunto, irónicamente, como un equipo.

Además, le permite al Este tener la oportunidad de reivindicarse un poco -- o por lo menos apuntarse una -- ante su más competitiva homóloga, la cual dominó la primera mitad de la temporada con nueve equipos entre los primeros 11 en términos de ganados y perdidos.

Damian Lillard


Será difícil perder de vista al dinámico base de los Trail Blazers Portland, quien estamparía su sello en las festividades con una cargada agenda que apunta a aprovechar al máximo su primera invitación como miembro de la plantilla del Oeste. Lillard participaría en cinco eventos durante el fin de semana, comenzando el viernes en el partido entre jugadores de primer y segundo año, y cerrando el domingo como parte del plato principal. Entre medio, demostrará sus destrezas con el balón en mano, afinará su puntería del área de tres, y pondrá a prueba su salto y creatividad entre volcada y volcada. Quizás no levante ningún trofeo cuando todo este dicho y hecho, pero será el MVP de las festividades.

Stephen Curry, de tres


El desequilibrante base de los Warriors es considerado por la mayoría como el francotirador por excelencia en la NBA, pero no ha traducido esa puntería a un título en la competencia de tiros de tres, fallando en dos previas ocasiones en alzar el trofeo.

Curry, quien lidera la NBA con ocho intentos de tres y 3.4 aciertos por juego para un increíble por ciento de .409 en sus disparos, es el favorito en un profundo campo que incluye a los dos pasados campeones (Kyrie Irving y Kevin Love) y tres canasteros que lo superan en porcentaje detrás de la línea de tres, Marco Belinelli (.446), Bradley Beal (.431) y Arron Afflalo (.426). Sin contar a Lillard, quien marcha tercero en la NBA con 146 tripletas encestadas.

Cambios en las clavadas


Ante la imposibilidad de obligar a sus canasteros principales (te miro LeBron) a participar en la competencia de las volcadas, la NBA busca resucitar lo que fue en una ocasión el punto culminante del fin de semana de las estrellas con un cambio de formato que enfatiza la creatividad y coreografía en conjunto sobre la individualidad.

El plan incluye la separación de los canasteros en dos bandos representando a sus respectivas conferencias, con un equipo ganador y el título del mejor donqueador como el desenlace, aunque una no necesariamente va de mano de la otra. Dejaría un mal sabor si por ejemplo, el mejor donqueador no está en el equipo ganador. Por lo menos la NBA tendrá brincando a su mejor grupo de competidores en mucho tiempo, encabezado por el candidato al MVP Paul George, el All Star John Wall, y claro esta Lillard, quien llenaría de orgullo a Clyde 'The Glide' Drexler (0-5 en la competencia) si se convierte en el primer miembro de los Trail Blazers en ganar el concurso.

El campeón defensor Terrence Ross en el Este, y Harrison Barnes y Ben McLemore en el Oeste, completan las plantillas de equipos de tres.

Adam Silver entra en cancha


El nuevo comisionado de la NBA ya lleva unas semanas en el cargo, pero el sábado dará su primera conferencia de prensa como mandamás sobre la situación de la liga, su primera gran oportunidad para dejar su marca como sustituto de Stern.

Silver trabajó durante 22 años mano a mano con Stern para ayudar en el crecimiento del deporte, y ahora tiene la encomienda de no solo mantener el standard establecido por su predecesor, sino añadirle su toque a una industria billonaria que todavía tiene espacio para crecer, tanto a nivel internacional como local; una vez tomó cargo, habló de como quería que la NBA rivalice con la NFL como el deporte número uno en los Estados Unidos, sucio difícil, pero la actitud correcta.

Las zapatillas de Stern son difíciles de llenar, pero Silver parece tener la medida exacta.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Paul George Brian Spurlock/USA TODAY SportsPaul George encabeza la lista de participantes en el show de las volcadas en la NBA.
No tendrá la presencia estelar de tiempos pasados, o una figura que captura de antemano la imaginación, pero el concurso de mates siempre tiene el potencial de robarse el show como parte de las festividades del Juego de Estrellas de la NBA.

Aunque no tendremos el pareo de ensueño entre LeBron James y Blake Griffin, la NBA hizo todo lo posible para presentar un cuadro atractivo de competidores, encabezado por los All-Stars Paul George, John Wall y Damian Lillard, a la vez que alteró el formato del concurso con miras a añadirle un toque diferente al evento que primero cobró vida en el 1984.

Desde entonces hemos tenido de todo un poco, incluyendo memorables actuaciones individuales grabadas para la posteridad, y aburridos encuentros que le robaron lustre a un evento que en algún momento no tuvo competencia.

Con eso en mente, veamos los mejores cinco concursos en la historia con mención honorífica a Griffin y su carro en el 2011 y Dee Brown y sus tenis Reebok en 1991.

Jordan vs Wilkins 1988


Michael Jordan
Getty Images SportMichael Jordan, 1988.
Imagínense James vs. Griffin, a su máxima expresión. La rivalidad más grande en la historia del evento tuvo su momento culminante cuando el legendario canastero de los Bulls superó a su oponente de los Hawks para convertirse en el primero en ganar dos veces la competencia, y de paso vengar su derrota ante el 'Human Highlight Film' en 1985.

'Vinsanity' 2000


Vince Carter
Getty Images SportVince Carter, 2000.
Dieciséis años antes, y 13 años después, la actuación de Vince Carter en el concurso del 2000 sigue siendo la más electrificante en la historia del evento. 'Vinsanity' nació esa noche en Oakland, donde Carter dejó su marca en su única participación en la competencia, asegurando su presencia en el 'Mount Rushmore' de las volcadas.

Dwight Howard aka Superman 2008


Dwight Howard
Getty Images SportDwight Howard, 2008.
El concurso necesitaba una inyección de emoción cuando el sonriente expívot del Orlando Magic se vistió del 'hombre de acerro' con capa y todo, brincando por todo lo alto para ganar una memorable competencia que también incluyó la destacada producción (como olvidar el cupcake) del campeón defensor Gerald Green.

Dr. J, Jordan y Dominique 1985


Dominique Wilkins
Getty Images SportDominique Wilkins, 1985.

Los otros tres nombres en el 'Mount Rushmore' de las clavadas ayudaron a que la competencia de 1985 presentara el grupo de competidores más profundo en la historia del evento. El explosivo alero de Atlanta ganó su primer duelo con Jordan, quien debutaba en el evento, mientras el precursor Julius Erving participaba en su último concurso.

Spud Webb 1986


Spud Webb
Getty Images SportSpud Webb, 1986.
El diminuto base de los Hawks todavía es el campeón más improbable, superando a Wilkins en un inolvidable mano a mano que nos dejó a todos boquiabiertos. El mejor ejemplo de 'David vs Goliath', con un toque de caballerosidad y respeto entre compañeros de equipo.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Kevin Durant and LeBron James graphic@ESPNDatos
No importa cuántos puntos anote, o si gana su primer JMV de temporada regular, Kevin Durant todavía no sería el 'rey' de la NBA.

Ese título, fuera de ser su apodo, le pertenece a LeBron James. Por lo menos hasta el verano.

Eso no va a cambiar con el desenlace de la primera cita del año entre los dos mejores jugadores de la NBA, cuando la racha anotadora del astro de Oklahoma City esté en juego frente James y el dos veces campeón Heat, al igual que la seguidilla ganadora que impulsó al Thunder -sin Russell Westbrook- al tope de la apretada Conferencia del Oeste.

Ese éxito colectivo de OKC, combinado con los ridículos números de Durant, es lo que lo coloca al frente en la contienda por el premio del Jugador Más Valioso al acercarnos a la pausa por el Juego de Estrellas de la NBA.

Los totales de Durant lucen irreales, el resultado de un imparable juego ofensivo que combina la puntería de Larry Bird con la elegancia de George Gervin y la arrogancia de Michael Jordan. Promedia 31.3 ppj, 5.2 apj y 7.8 rpj, cifras que no veíamos en la NBA desde James en el 2005-06, y encabeza la NBA con un PER (eficiencia individual) de 31.15 gracias también a una mejorada defensa.

Sin embargo, eso no significa que destronó a James (26.0 ppj, 6.5 apj, 6.9 rpj, 28.74) como el mejor jugador en la NBA; no cuando el versátil astro de Miami lo supera en porcentaje de canastas (57.9 - 50.7) y acumula mejores cifras avanzadas -punto por tiro al canasto (1.58), por ciento de rebotes (11.9), por ciento de asistencias (31.8)- que las de su contraparte en OKC (1.58, 11.4, 24.8). Más que nada, posee lo que su rival tanto anhela y le envidia: sortijas de campeón.

Eso es algo que James no cambiaría por nada en el mundo, sin importar las cifras que Durant acumule este año o a largo plazo mientras alcanza su mejor nivel; es increíble pensarlo, pero con tan solo 25 años de edad y encaminado a su cuarto título de anotaciones en siete años en la NBA, lo mejor de Durant todavía está por venir.

Aterrador para el resto de la NBA.

James, por su parte, ya protagonizó su 'show de un hombre' durante sus días con los Cavaliers, y a los 29 años de edad tiene tiempo de más para añadirle a su brillante resumé y legado. En otras palabras, por donde camina Durant, ya LeBron pasó.

Así que agotado o no, con o sin Dwyane Wade, James vendría con todo en su primer 'mano a mano' del año con Durant, listo para enviarle un mensaje a su buen amigo y socio a la hora de entrenar, al igual que al resto de la NBA: todavía soy el 'rey'. Simple, sencillo.

Y Durant, mientras tanto, sigue en su eterna travesía por dejar de ser el hambriento heredero que pierde su paciencia con cada año que pasa fuera del trono.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Paul George, LeBron James, and Kevin DurantGetty ImagesEstos tres señores animarán el Juego de Estrellas en febrero
Siempre es un dolor de cabeza seleccionar los canasteros merecedores de ser titulares en el Juego de Estrellas de la NBA, tarea que se complica aún más con las dolencias de estelares jugadores como Chris Paul, Derrick Rose, Kobe Bryant, Russell Westbrook, Al Horford, Rajon Rondo, Brook Lopez y Deron Williams, entre otros.

Pero al arribar al punto medio de la campaña, es tiempo de ajustar cuentas y escoger los cuadros iniciales para la reunión de estrellas en New Orleans del 14 al 16 de febrero. Nos dejamos llevar por las reglas generales en el proceso -dos jugadores de línea trasera y tres de línea frontal- desafiando con respeto las decisiones que tomaron los fanáticos a la hora de seleccionar a los titulares que quieren ver en acción, como por ejemplo una línea frontal en el Este sin centro y una del Oeste que en realidad no merece tener un pívot titular.

Ya veremos a los que salen de la banca en la próxima entrega.

CONFERENCIA DEL ESTE

LeBron James, ES Miami Heat
Todavía el 'Rey', y el mejor jugador en la NBA. Nadie, nadie es tan versátil o presenta un juego tan completo.

Paul George, ES Indiana Pacers
Serio contendor para el premio del MVP. Jugador de ambos lados de cancha, el alero de los Pacers se establece como una súper estrella con un envidiable juego en el 'clutch'.

Roy Hibbert, C Indiana Pacers
El ancla en la pintura de la defensa número uno en el mejor equipo de la NBA.

Dwyane Wade, BT Miami Heat
Su total de juegos no afecta el hecho de que es el mejor defensa del Este cada vez que pisa una cancha. Esperamos ver lo mejor de él en los playoffs.

John Wall, GM Washington Wizards
Podría ser Kyle Lowry sobre Kyrie Irving, pero Wall se gana la posición por la discrepancia que presentan los Wizards en ofensiva cuando no está en cancha.

CONFERENCIA DEL OESTE

Kevin Durant, ES Oklahoma City Thunder
El MVP de la primera mitad. Mantiene al Thunder cerca del tope en el apretado Oeste sin su socio Westbrook.

Kevin Love, PA Minnesota Timberwolves
Producción, producción, producción. Uno de los jugadores más diestros en toda la NBA.

LaMarcus Aldridge, PA Portland Trail Blazers
En la conversación por el MVP junto a Durant, LeBron, George y Paul. Stephen Curry, GM Golden State Warriors Probablemente el canastero más desequilibrante, y para mí, el más emocionante en la NBA.

James Harden, BT Houston Rockets
La posición sería de CP3, con Westbrook en turno, pero el barbú de Houston es una digna tercera opción como escolta más productivo del Oeste.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Thunder vs. Knicks: Cinco titulares

Actualizado el 24 de diciembre de 2013
por Víctor O López
Los fanáticos de los Knicks y Nets en New York no tienen mucho que celebrar, pero el día de Navidad no sería el mismo sin el drama que viven en vitrina para el resto de la NBA.

Mientras Brooklyn recibe a los Bulls en un pareo de equipos bajo .500 de la Conferencia del Este, los Knicks encaran el inmenso reto contra uno de los poderes del fuerte Oeste. El Thunder de Oklahoma City (22-5) llega a New York en forma, listo para desatar su fuerza contra unos Knicks que decepcionan de cara a su aparición número 49 en cancha el día de Navidad.

El coach de New York, Mike Woodson, busca desesperadamente una fórmula ganadora para darle la vuelta a la miserable campaña de su equipo (9-18), y quizás salvar su pellejo en el proceso. Sin embargo, la mala suerte conspira en su contra, y la presencia del Thunder como oponente no ayuda.

Con eso en mente, he aquí cinco titulares para el pareo navideño en el Madison Square Garden, el segundo de la cartelera de cinco juegos por ESPN y ABC.

Durant vs. Carmelo

Por segunda temporada corrida, y cuarta vez en la historia, los mejores dos anotadores en la NBA se miden en un juego de Navidad.

Carmelo (26,5 ppj) repite en el pareo, esta vez contra Durant (28,1 ppj), quien tratará de encontrar la ruta ganadora frente a su compañero en la selección de Estados Unidos.

A pesar del éxito que disfruta desde hace unos años, el estelar alero del Thunder apenas tiene una victoria en 12 desafíos contra Carmelo, quien lo supera en puntos (30,2-26,8), porcentaje de cestas (50,4-42,2) y rebotes (6,9-6,5) en dichos encuentros.

Carmelo llega levemente tocado por un tobillo lastimado, malas noticias frente a un equipo de OKC que está caliente, con 17 victorias en sus últimos 19 juegos.

Dúo dinámico

Se fue James Harden, se fue Kevin Martin, y el Thunder sigue ganando, en ritmo para superar el desempeño de la campaña pasada, cuando finalizaron primeros en el Oeste. Ese éxito descansa en los hombros de Durant y Westbrook, quienes una vez más son el combo mas productivo en la NBA, promediando 49,7 puntos por juego entre ambos. La fundación de OKC, Durant y Westbrook son capaces de ganarle a cualquiera, y lucen en una misión para conquistar la conferencia y regresar a la Final de la NBA.

El juego del sensacional escolta (21,6 ppj, 6,8 apj, 5,7 rpj) en específico va en ascenso total, entrando en calor desde que regresó con paso acelerado de dos operaciones de su rodilla derecha.

Inofensivos los Knicks

New York falla en ambos lados de la cancha, pero es su sorpresivo bajón ofensivo lo que lo separa del equipo que ganó 54 juegos y un título divisional la temporada pasada. Promedian siete puntos menos por cada 100 posesiones en comparación con la temporada pasada (108,6-101,6 según NBA.com) cuando lideraron la NBA con 10,9 tripletas por partido con un .376 3P%; este año promedian 8,9 y 348 3P%. Las ofensiva simplemente no fluye.

Las lesiones y la falta de continuidad de seguro afectan, pero vamos, JR Smith no es confiable, Andre Bargnani no convence, Iman Shumpert no tiene tiro, Amare Stoudemire no se siente, y Carmelo todavía no encuentra su pareja ideal en ese lado del tabloncillo.

Truena la defensa Sin hacer mucho ruido, la defensa del Thunder comienza a recibir crédito por el éxito del equipo, siempre en la sombra del explosivo y entrenido show de Durant y Westbrook en ofensiva.

Una de las unidades más menospreciadas en la NBA, OKC repite entre las mejores en eficiencia, permitiendo 98,9 puntos por cada 100 posesiones, demostrando que tienen las piezas en sitio y la continuidad para marcar la diferencia.

Es la cuarta temporada corrida que OKC es el mejor en bloqueos por juego, y lideran la NBA en rebotes (47,8 rpj) con Durant, Westbrook y Serge Ibaka todos con sus mejores cifras en dicho departamento.

Oeste vs Este

Los Knicks tendrían el tercer peor récord en el Oeste, ayudado en parte por el 0-8 que acumuland contra equipos de la conferencia dominante en la NBA. En el Este marchan 12, vivitos y coleando con algo porque jugar y dar el máximo el resto del camino; bueno, en teoría.

La realidad que viven los de la ´Gran Manzana´ los beneficia en grande, a pesar del errático y pobre desempeño que demuestran en el tabloncillo. La débil competencia en el Este los mantiene cerca en la tabla de posiciones, cruzando los dedos que salud sea el mejor antídoto para la enfermedad que padecen.

El Thunder no tiene esa dicha. Batallan a muerte para sobrevivir y reinar en un Oeste donde la profundidad de competencia es impresionante, y cada victoria cuenta. OKC llega con marca de 7-1 contra el Este, y si nos dejamos llevar por lo visto, debe montar un show en el Madison Square Garden digno de cualquier presentación en Broadway.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Lo mejor del 25 de diciembre

Actualizado el 24 de diciembre de 2013
por Víctor O López
Llegó la Navidad, y para muchos, comienza en serio la NBA.

Tan significativo como la NFL jugando el día de Acción de Gracias, la NBA en acción el 25 de diciembre es un valioso tesoro para los fanáticos que la siguen con fervor, anticipando los juegos y canasteros que le darán vida a la festiva jornada.

La jornada navideña tiene un lugar muy especial para la liga, que utiliza el escenario para celebrar la época y la tradición que comparten desde 1947. El día también sirve para recordar y apreciar a algunos de los mejores jugadores de todos los tiempos que sacrificaron su tiempo familiar para regalarnos una linda Navidad.

En términos de récords, Wilt Chamberlain tuvo 36 rebotes (con 59 puntos) en 1961, como parte de la temporada que promedió 50,4 ppj y 25,7 rpj; Nate 'Tiny' Archibald repartió 18 asistencias en 1972 rumbo a convertirse en el único jugador en la historia en ganar el título de anotaciones (34,0) y de asistencias (11,4) en la misma campaña; y cómo olvidar a Bernard King, quien quemó la malla en el Madison Square Garden para 60 puntos en 1984.

Otros que brillaron y dejaron su marca en el día de Navidad fueron: Bill Russell (34 rebotes, 1965), Rick Barry (50 puntos, 1966),Dominique Wilkins (45 puntos, 1987), Tracy McGrady (46 puntos, 2002), Dwyane Wade (40 puntos, 2006) y LeBron James ('triple doble', 2010).

Así que celebremos el pasado, presente y futuro de la NBA con recuerdos navideños que hacen sonreir hasta al más 'grinch' de los fanáticos.

MJ corona año de ensueño 1992

Michael Jordan
Lou Capozzola/Getty Images

Michael Jordan abusó una y otra vez de los Knicks de Pat Riley durante el primero de su dos 'threepeats' con Chicago. Aunque New York se fajaba y lo dejaba todo en cancha con un juego físico y rudo, el astro de los Bulls -en el mejor momento de su carrera- simplemente no tenía oposición.

Siete mese después de promediar 31.2 puntos en una aguerrida serie de siete juegos para eliminar a New York camino a su segundo título corrido, el astro de los Bulls anotó 42 tantos con ocho rebotes, cinco asistencias y tres robos de balón en una victoria 89-77 sobre Patrick Ewing y compañía que cerró un espectacular 1992 para el seis veces campeón.

Jordan hizo historia al ser el primer canastero en ganar un campeonato de la NBA, un oro olímpico, un premio del MVP de la NBA y un MVP de la Final de la NBA en un año natural; fue quizás el mejor momento en cancha para el mejor jugador de todos los tiempos.

Los Bulls de Pippen 1994

Scottie Pippen
Andy Hayt/Getty Images
Scottie Pippen se estableció como uno de los grandes de todos los tiempos al lado de Jordan, pero también dejó su marca durante la temporada 1993-94 cargando a los Bulls a 57 victorias y una sufrida derrota en siete juegos contra los Knicks en la final de la Conferencia del Este.

Uno de sus mejores momento como solista fue el día de Navidad de 1994, cuando vengó la derrota ante Nueva York en los playoffs con un brillante desempeño de 36 puntos, 16 rebotes y cinco robos que impulsó a los Bulls a un triunfo 107-104 en tiempo extra.

El estelar alero hizo de todo en el juego, y fue 'clutch' en la prórroga con los siete tantos de Chicago y dos tapones en intentos del área de tres puntos al final para preservar la victoria.

Shaq vs Kobe

Shaquille O'Neal
Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images
El primer juego entre Shaquille O'Neal y Kobe Bryant se produjo el 25 de diciembre de 2004, un regalo de Navidad para todos los fanáticos que fueron testigos del drama que protagonizaron el corpulento pívot y el sensacional escolta con el violeta y oro de los Lakers.

El agrio divorcio llegó a su fin previo a la campaña 2004-05, luego de cuatro finales -con tres campeonatos- en ocho turbulentos pero entrenidos años juntos en Los Angeles.

O'Neal y sus nuevos compañeros en el Miami Heat ganaron ese primer asalto, 104-102 en tiempo extra, a pesar de 42 puntos de Bryant. El tres veces MVP de la Final tuvo 24 puntos y 11 rebotes, dominando la pintura y ayudando a Miami a frustar en defensa a Bryant, quien a pesar de su producción, cometió nueve turnovers y solo encestó 12 de 30 tiros de campo.

Renace la mejor rivalidad 2008

Pierce/Kobe
Brian Babineau/NBAE/Getty Images
Los años finales de la década vieron a los Lakers y Boston Celtics regresar al tope de la NBA y escribir el más reciente capítulo en la rivalidad más legendaria en la NBA.

En el 2008, los Celtics dominaron en seis juegos a los Lakers -incluyendo una paliza de 39 puntos en el juego decisivo- para ganar su primer campeonato desde 1986 y el 17mo en su historial. Amanecieron el 25 de diciembre de ese año en Los Angeles con una racha de 19 victorias y récord de 27-2 como campeón defensor.

Pero los Lakers estaban listos y ganaron 92-83 para no solo vengar la derrota en el final y frenar la racha ganadora de su archirival; el triunfo también fue el 1,000 para Phil Jackson como dirigente e impulsó a Los Angeles a eventualmente regresar al trono de la liga en el 2009 con el primero de sus dos campeonatos corridos.

Lakers y Celtics tendrían su revancha en la Final de 2010, con el violeta y oro ganando en siete cerrados juegos para el 16to título de la franquicia.

Apertura 2011

LeBron James
Ronald Martinez/Getty Images

La NBA se vistió de Santa Claus hace un año, regalando el día inaugural de una temporada que muchos pensaron que no se iba a jugar debido a un paro laboral.

Con el conocimiento de que por poco arruina las festividades de todos, la NBA presentó una tanda de juegos que sirvió para disculparse con los millones y millones de fanáticos alrededor del mundo que soportaron las niñerías entre billonarios y millonarios que amenazaron con robarles una temporada de su liga favorita.

En el tabloncillo presenciamos a LeBron y el Heat vengar la derrota en la Final contra los Dallas Mavericks; vimos a Chris Pauldebutar con los Clippers; Derrick Rose y Carmelo Anthony se vistieron de héroes contra los Lakers y Celtics, respectivamente; y el Thunder de Kevin Durant tuvo más magia que Orlando rumbo a lo que sería una aparición en la final.

Más que nada, había NBA. El día de Navidad no sería lo mismo sin ella.

Los Ángeles, centro de atención 2012

Kobe Bryant
AP Photo/Chris Carlson

A pesar del choque entre James y el Heat y Kevin Durant y el Thunder en revancha de la final, el día de Navidad hace un año fue protagonizado por la doble tanda en el Staples Center en Los Ángeles.

A primera hora, Bryant coló 34 puntos para dejar atrás al 'Big O' Oscar Robertson y convertirse en el máximo anotador de los juegos del día de Navidad. Llevó a los Lakers a una victoria 100-94 sobre los Knicks de Carmelo Anthony en apenas el tercer duelo navideño con la presencia de los dos mejores anotadores de la liga. El partido fue el 15to para Bryant en la festiva fecha, un récord al cual no le pudo añadir esta vez gracias a la fractura en su rodilla que lo mantiene fuera de acción.

Irónicamente, el triunfo fue uno de los mejores momentos en la corta era de Bryant y Dwight Howard como socios, alcanzando la marca de .500 con lo que fue su quinta en fila.

Pero cuando hablamos de rachas, fueron los Clippers quienes se llevaron las primeras planas a segunda hora.

El otro equipo de Hollywood venció 112-100 a los Denver Nuggets, alargando a 14 su cadena de victorias, una marca para la franquicia que eventualmente estirarían a 17. El triunfo no solo los solidificó en la punta del Pacífico -rumbo a su primer título divisional- sino que los dejó con el mejor récord en toda la NBA, algo inimaginable para los sufridos fanáticos de los Clippers. Sin duda, la magia de la Navidad.

Por lo general, en Navidad juegan los super equipos y las superestrellas. De ahí que se colocaran en cartelera a los Bulls, pensando que estaría Derrick Rose; a los Lakers, asumiendo que Bryant ya habría regresado y los Nets, con Brook Lopez a la cabeza de un equipo de superestrellas. Pero ninguna de las figuras mencionadas estará en cancha el 25, y es bastante posible que Carmelo Anthony (esguince en el tobillo) tampoco entre a la cancha cuando sus Knicks reciban al Oklahoma City Thunder.

Pero no te preocupes. El día tiene magia y promete nuevas emociones para añadir a esta lista.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Pacers vs. Heat: El segundo asalto

Actualizado el 18 de diciembre de 2013
por Víctor O. López
Es solo el segundo capítulo en la temporada de la mejor rivalidad en la NBA, pero las primeras planas se escriben solas.

El dos veces campeón Miami Heat recibe a los Indiana Pacers en horario estelar por ESPN, justo a tiempo para alegrar las festividades en la decepcionante Conferencia del Este, y de paso robarle la atención por una noche al más poderoso Oeste.

Fascinante es la mejor palabra para describir como la contienda individual entre las tropas de Erik Spoelstra y Frank Vogel se desarrolla en el entorno de lo que ocurre en su conferencia, donde el mediocre juego de la competencia deja a Miami e Indiana en colisión directa por el boleto a la final de la NBA.

Significa también otro mano a mano entre el 'Rey' LeBron James y Paul George, quien repitiría como mayor progreso si no fuera porque reta por el premio MVP que el astro de Miami ha ganado en cuatro de las pasadas cinco temporadas.

En el primer enfrentamiento de la campaña, el 10 de diciembre, George respondió a segunda hora contra un LeBron que fue de más a menos, cerrando el triunfo de Indiana 90-84 en el Bankers Life Fieldhouse. Fue un partido que significó más para los hambrientos Pacers (20-4) que el experimentado Heat (18-6), aunque su desenlace quizás inspira a Miami a tener una actuación digna del dos veces monarca en la revancha.

En papel, el Heat es el segundo mejor con 109,0 puntos por 100 posesiones, mientras que los Pacers son el mejor tolerando 94,3 puntos por cada 100 posesiones. En otras palabras, algo tiene que ceder.

Más allá de James (quien llega con un tobillo lastimado) y George, veamos otros factores claves en el desafío, el segundo de lo que esperamos sean 11 ocasiones que chocan antes de definir un ganador.

Roy Hibbert

Roy Hibbert
Brian Spurlock/USA TODAY Sports
George más que se defiende ante James, pero es Hibbert la piedra en el camino que el Heat simplemente no puede mover.

El pívot fue el MVP de Indiana en la final del Este -promediando 22,1 ppj y 10,4 rpj- cuando por poco noquean al campeón, y su dominio lo extendió a esta temporada. Anotó 24 puntos con 15 rebotes en la primera cita, limitando al Heat a tres cestas en 12 intentos directamente defendidos por él, según ESPN Stats&Info.

Tanto en ofensiva como en defensa, Hibbert es la pesadilla de la cual Miami no puede despertar una vez suena el silbato inicial.

Debajo de los tableros

Como es la norma en esta rivalidad, los Pacers a ganaron la batalla de los rebotes (43-33) en el primer 'mano a mano' de la campaña, una ventaja que Indiana supo utilizar para hacerle la vida imposible a Miami la pasada postemporada.

Indiana superó a Miami por casi 10 rebotes por juego (43,7-33,5) en los primeros seis desafíos de la final del Este, antes de perder dicha batalla 43-37 -más la serie- en el séptimo y decisivo choque.

Sabíamos de antemano que el Heat tendría problemas en dicho departamento este año, pero su promedio de 35,7 rpj es casi tres menos que la campaña pasada (38,6) cuando se convirtieron en el campeón con menos rebotes por juego en la historia de la NBA.

Sucio difícil repetirlo.

Chris Bosh

Bosh
AP Photo/Nam H. Huh
Y hablando de rebotes, hemos visto como Chris Bosh cada vez es más alérgico a forcejear en la pintura, debilitando aún más el talón de Aquiles de Miami.

El delantero del Heat promedia apenas 6,1 rpj, el total más bajo de su carrera, y luce lejos de ser el canastero que promedió rebotes en doble dígito tres veces con los Toronto Raptors. Su baja en minutos por desafío (apenas 28,1) juega un papel en sus estadísticas, pero cuando tu ´hombre grande´ pretende ser un especialista de tres puntos, hay un problema.

Contra Indiana es peor, acumulando 2, 5, 3, 3, 5, 4, 8 y 3 rebotes en sus últimos ocho partidos, contando la postemporada.

Mientras se aleja de la pintura y sus rebotes disminuyen, sus tiros de tres aumentan y nos encontramos de frente con un canastero diferente, y no necesariamente mejor.

Ventaja local

Si bien Indiana y Miami demostraron que pueden ganar en la cancha del rival, la realidad es que ambos reconocen la importancia de tener la ventaja local en los playoffs, especialmente los más jovenes Pacers, quienes sufrieron su primera derrota local el pasado lunes luego de 11 victorias corridas para abrir la temporada.

Por eso toman tan en serio el finalizar con la mejor marca en el Este, máximo si logran pisotear a su archirival en el proceso. No quieren tener que jugar otro séptimo partido en Miami, donde la energía de la fanaticada contagia e impulsa al Heat.

De hecho, el dos veces monarca de la NBA tratará de canalizar esa misma energía para defender su cancha y enviarle un claro mensaje a su impetuoso oponente en su segunda cita del año: somos todavía el campeón.

La mejoría de Indiana vs. la maña del Heat

Podemos hablar de lo que significaría la ventaja local para los Pacers, pero también tenemos que reconocer que no sorprendería ver al veterano campeón ganar un hipotético séptimo juego en casa de los de Larry Bird el factor LeBron no puede ser menospreciado.

Sin embargo, Indiana mejora con cada juego, y gracias a las agrias derrotas y decepciones del pasado -especialmente frente a un Heat que lo eliminó las dos temporadas anteriores- luce predestinado a superar el escollo del veterano monarca para acomodarse en el tope de la competición. Es una historia conocida.

Y la realidad es que mientras los Pacers son un equipo mejorado, el Heat parece debilitado en comparación con sus pasadas dos ediciones; Bosh no es el mismo -y parece creeerlo-, no veremos al verdadero Dwyane Wade hasta los playoffs, y el área de la pintura es una gran debilidad. LeBron no lo puede hacer todo.

O simplemente no veremos lo mejor de ellos hasta los playoffs.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Decepciones a granel en el primer mes

Actualizado el 5 de diciembre de 2013
por Víctor O. López
Heat/PistonsSteve Mitchell/USA TODAY SportsEl Heat y los Pacers salvan la mediocre Conferencia Este
New York se lleva las primeras planas, y dentro de todo, se las merecen.

Lesiones, edad, mala química, malas decisiones. Todas se conspiran para hacerle la vida imposible a los dos equipos de la 'Gran Manzana' en lo que va de la campaña de la NBA, su premio de consolación siendo que no son los únicos que desilusionan.

Equipos, jugadores, la temporada en general. He aquí algunos de los aspectos más decepcionantes luego del primer mes de acción.

El patético Este

Sabíamos que la Conferencia del Este sería más débil que el Oeste, pero la discrepancia es vergonzosa.

Fuera del dos veces campeón Heat y su rival Indiana, el resto del grupo falla en inspirar y brindar confianza a la hora de tratar de anticipar una temporada regular larga y tediosa, y una postemporada en el Este que luce tener sus dos finalistas pre aprobados.

Noviembre fue un mes cruel para la conferencia (107-140 en general, 79-136 sin los récords de Miami e Indiana), pero no todo luce perdido.

La camada de jugadores jóvenes, encabezada por John Wall (Wizards) y Andre Drummond (Pistons) entre otros, comienza a impactar con tiempo suficiente para alterar el panorama, mientras novatos como Victor Oladipo y Michael Carter-Williams trabajan para dejarse sentir.

Anthony Bennett

Bennett
Ron Schwane/USA TODAY Sports
Y hablando de Oladipo, Carter-Williams y la clase de novatos, Anthony Bennett se dirige con paso firme a pasar inadvertido en su debut como primer pick con los Cleveland Cavaliers.

Las lesiones lo tocaron de un principio y lo sacaron de ritmo, y no encuentra tiempo como alero o delantero en la línea frontal de Mike Brown, un coach que jamás será confundido con un genio ofensivo.

En los primeros 13 juegos de su carrera, el exrebelde de UNLV acumuló casi el doble de faltas personales que cestas (21-11), y solo un turnover menos (10).

El doloroso juego

Las lesiones siempre son claves en las aspiraciones de los equipos, y ya en el primer mes de la temporada noquearon a un serio contendiente (Bulls), parece que ayudaron a sepultar a algunos que pretendían (Knicks, Nets), y debilitaron por el momento a otros que rezan por pronta mejoría (Grizzlies, Clippers, Pelicans). Sin contar las muchas otras dolencias que mantienen activos a todos los preparadores físicos a través de la NBA.

De todas, la de Derrick Rose fue la más significante, sacando de carrera a Chicago, debilitando el Este y desinflando una temporada regular que abrió con mucha promesa.

La salud de Steve Nash y las pérdidas de James Harden

James Harden
Scott Halleran/Getty Images
Mientras el cuerpo del veterano base de los Lakers lo traiciona, el del explosivo escolta de los Rockets lo hace perder control...del balón.

Harden es una máquina de cometer 'turnovers' este año, aspecto crucial considerando lo acelerado de su juego y las veces que tiene el balón en mano. Sin contar su defensa, que deja mucho que desear.

Nash, por su parte, hace lo imposible para regresar a cancha y poder despedirse a su manera del tabloncillo que lo vio ganar dos veces el MVP y convertirse en uno de los mejores armadores en la historia de la NBA. Ojala lo veamos una vez más, solo para decirle gracias.

La defensa de los Clippers

Se supone que Doc Rivers vino a Los Ángeles para afilar el diente de una defensa y transformarla en una capaz de competir por un campeonato, aunque fuera a consecuencia de perder un poco de brinco en 'Lob City'.

Sin embargo, mientras la ofensiva cumple y supera el paso del año pasado, la defensa no ha dado los resultados esperados, fallando en superar por el momento los números de la temporada 2012-13, cuando acumularon una línea de 100,8 puntos permitidos por cada 100 posesiones, 94,6 puntos por juego y un porcentaje de cestas en contra de 44,3. La línea esta campaña: 103,0; 101,8; 45,3%.

La ausencia de Matt Barnes los deja sin su mejor defensor en el perímetro, mientras la dupla de Blake Griffin y DeAndre Jordan, como defensores en la pintura, aún no alcanza su potencial. Todo significa que los Clippers -y su defensa en específico- todavía no es de calibre titular.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Wiggins, Parker y Randle: Trío con futuro

Actualizado el 13 de noviembre de 2013
por Víctor O. López
Parker, Randle, Wiggins Getty ImagesSi no entiendes porqué el Utah Jazz tiene 0-8 hay que ver jugar a estos tres jóvenes
Solo uno puede ir primero en el draft, pero los tres demostraron porque son el presente del baloncesto colegial y el futuro de la NBA.

Andrew Wiggins, Jabari Parker y Julius Randle -los cotizados canasteros de primer año de universidad que ya se perfilan como los primeros tres picks del sorteo de novatos de la NBA- no decepcionaron bajo las luces intensas de una doble cartelera de ensueño que capturó la atención de todos en la NBA y coronó el maratón de juegos que abrió en grande la campaña del baloncesto de la NCAA.

Por ahora, Kansas, Duke y Kentucky son los beneficiados del talento del trío de espectaculares freshmen; disfrútenlos y aprécienlos en sus canchas mientras puedan. Para este momento el año que viene, los tabloncillos profesionales serán su nuevo hogar.

En términos de ganados y perdidos, los Jayhawks de Wiggins se alejaron en la segunda mitad para vencer 94-83 a Parker y los Blue Devils, mientras que Randle y los Wildcats cayeron ante Michigan State 78-74, gracias en parte a 16 tiros libres errados en 36 intentos y 17 turnovers.

Significa que Kentucky y Duke, clasificados uno y cinco entrando a la doble tanda, ya tienen una marca en la columna perdedora, aunque no hay vergüenza en perder ante los Spartans y Jawyhawks, números dos y cuatro respectivamente; dentro de todo, la temporada del baloncesto de la NCAA no es igual a la del football colegial, y una derrota simplemente es una lección de aprendizaje y no una estacada mortal que le pone fin a esperanzas titulares.

Habiendo dicho eso, los verdaderos ganadores de la jornada fueron los jóvenes canasteros que comienzan a dejar su marca en el juego colegial y le dan la razón a los equipos de NBA que optan por sacrificar el presente por una oportunidad para armarse en el futuro.

Demos un vistazo más cercano a las actuaciones de Wiggins, Parker y Randle en el clásico de campeones.

Andrew Wiggins

El explosivo alero de Kansas llegó a la anticipada jordana como el jugador clasificado número uno entre los cotizados jugadores de primer año. Tuvo un lento arranque por problemas con faltas en la primera mitad, pero en el segundo tiempo dio destalles de su inmenso talento y las habilidades que hacen salivar a gerentes generales a través de la NBA.

Wiggins anotó 16 de sus 22 puntos en la segunda mitad para conducir la victoria de Kansas y ganar el cuasi 'mano a mano' con Parker, luciendo rápido con su desiquilibrante primer paso. Atrapó ocho rebotes y demostró un juego sólido y dispuesto cerca del canasto.

Todavía tiene que silenciar a los críticos que no confían en su tiro a larga distancia, pero considerando la presión, lució inmenso.

Al igual que los inexpertos Jayhawks, Wiggins tiene mucho, mucho espacip para crecer. Y quizás un día de estos hablemos en tono jocoso del coach Bill Self como el único capaz de detenerlo, similar a la leyenda de Dean Smith y Michael Jordan en North Carolina.

Jabari Parker

El alero de Duke brilló con su versatilidad y juego multidimensional, encestando de larga distancia (7-4 en tripletas) y llegando al canasto y finalizando en penetraciones. Tiene el tamaño para rebotear y bajar el balón, con la visión en cancha que lo hace mortal en movimientos ofensivos y rompimientos rápidos.

Parker montó un show frente a su gente en Chicago, especialmente en una sensacional primera mitad que dejó en evidencia sus variados dotes con el balón en mano. Su espectacular donqueo en un puente aéreo nos hizo recordar a Grant Hill en el juego de campeonato de 1991 contra Kansas que le valió a Mike Krzyzewski y Duke su primer campeonato nacional.

Su línea de 27 puntos, nueve rebotes y dos robos solo comienza a contar la historia; su total de 49 puntos es el mejor para un jugador de Duke en sus primeros dos partidos. 'Coach K' tiene una estrella y líder en el estelar freshman, y algún equipo en la NBA ya sueña con hacerlo su futuro jugador franquicia.

Julius Randle

De los tres cotizados prospectos, el delantero de los Wildcats es quizás el más pulido, con un físico juego de espalda hacia el canasto que lo hace ver como un hombre entre niños a nivel colegial.

El zurdo anotó 23 de su 27 puntos en una dominante segunda mitad que mantuvo a Kentucky en pelea contra un quinteto de Michigan State que puede ser el mejor grupo de Tom Izzo desde su equipo campeón de 2000; de seguro es su más atlético.

La veteranía de los Spartans fue clave contra unos Wildcats que apenas aprenden a jugar juntos y a identificar roles. Randle fue una bestia en sus primeros tres partidos colegiales (24,0 ppj, 14,0 rpj), siendo el primer freshman que abre su carrera con tres partidos de doble dígito en puntos y rebotes desde Michael Beasley (2007-08).

Randle, que cumple 19 años a finales de noviembre, tiene todo en sitio -fundamentos, explosividad y tiro a media distancia- para ser un futura superestrella de la NBA y quizás el próximo primer pick del draft de la NBA.

Etiquetas:

Basquetbol, NBA

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


James & Garnett & Pierce AP Photo/Getty ImagesLa rivalidad entre James y el dúo de Garnett y Pierce ha sido encarnizada en los últimos años.
La rivalidad que inicio en Cleveland y Boston, y luego incluyó a Miami, ahora estrena en Brooklyn.

El debut local de Kevin Garnett y Paul Pierce con los Brooklyn Nets presenta un nuevo capítulo en la agria contienda con LeBron James, quien por años se vio atormentado por el dúo -- y a menor extensión su actual compañero Ray Allen -- en su ascenso al trono de la NBA.

James, primero con los Cleveland Cavaliers y después con el Miami Heat, tuvo en los Boston Celtics y sus 'Tres Grandes' su primer gran rival en la liga, batallando cuatro veces en los playoffs en un tramo de cinco años.

Esos Celtics eliminaron a James en las semifinales de la Conferencia del Este de 2007-08 y 2009-10, atacándolo física y psicológicamente, antes de que el cuatro veces MVP rompiera el maleficio en las postemporadas de 2010-11 y 2011-12, cuando alzo su primer campeonato.

El cambio de bando de Allen, quien brincó de Boston a Miami para ayudarlo a repetir como monarca la campaña pasada, no amilanó la situación, y de hecho le añadió una nueva dimensión a la misma, al igual que la transacción que trajo a Garnett y Pierce a Brooklyn.

Con eso en mente, y anticipando el duelo en horario estelar por ESPN el viernes, he aquí una lista de los mejores partidos y momentos en la rivalidad entre el 'Rey' James y el dúo de Garnett y Pierce.

05/18/2008: LeBron vs. Pierce

La primera temporada de los 'Tres Grandes' en Boston los vio en aprietos en la segunda ronda de los playoffs contra unos Cavaliers de James que venían de ser finalistas. La serie se extendió a un séptimo juego, en el cual James y Pierce montaron un show similar al que una vez protagonizaron Larry Bird y Dominique Wilkins en la misma ciudad. James terminó con 45 puntos, pero Pierce casi lo iguala cesta por cesta, colando 41 tantos para impulsar la victoria de los Celtics, 97-92, camino a doblegar a los Lakers en la Final de la NBA y conquistar el 17mo campeonato en la historia de la franquicia.

05/11/2010: LeBron se quitó

Cleveland llegó a la postemporada de 2010 con el mejor récord en la NBA por segundo año corrido, pero no hizo mucho contra el juego físico y más completo de los campeones de 2008. Con la serie empate 2-2, James tuvo uno de los partidos más feos de su carrera en el quinto choque -- 15 puntos (14-3 FG) -- que Boston dominó 120-88 en la carretera. Pierce coló 21 tantos con 11 rebotes, Garnett tuvo 18 tantos, y James fue acusado de 'quitarse' en lo que sería su juego final como miembro de los Cavaliers en Cleveland. Lo que nos trae a&

05/13/2010: El último con Cleveland

La era de LeBron con los Cavaliers llegó a un abrupto fin en Boston con una derrota 94-85, en la cual Garnett fue la gran estrella con 22 puntos y 12 rebotes. James promedió 26,8 ppj, 9,3 rpj y 7,2 apj en los seis juegos de la serie, pero se desmoronó en los últimos tres partidos, tirando para un 34 por ciento (53-18) con 19 'turnovers', a pesar de conseguir un triple-doble en el juego final. La imagen de James quitándose el jersey de los Cavs camino al camerino vivirá para siempre. Garnett, Pierce y compañía, por su parte, avanzarían a su segunda Final de la NBA en tres años.

06/07/2012: El juego que lo cambió todo

Arriba 3-2 en la Final del Este de 2012 con el sexto juego en Boston, parecía que Pierce, Garnett y los Celtics una vez más troncharían las intenciones de James de conseguir su primer campeonato. Sin embargo, el astro del Heat respondió en la carretera con el mejor juego de su carrera -- 45 puntos (73 FG%), 15 rebotes y cinco asistencias -- para obligar un séptimo y decisivo juego en Miami que el Heat ganó. El emocional triunfo en la serie será recordado como el momento en que James firmemente se estableció como el mejor jugador en la NBA, superando a sus archirivales rumbo a su primer campeonato.

03/18/2013: Puntillazo de LeBron

El Heat enfrentó varios retos durante su histórica racha ganadora la campaña pasada, pero quizás ninguno fue más dramático que su turno en Boston en búsqueda de su 23er triunfo corrido. La racha parecía en problemas con los Celtics al frente 13 y 8:15 por jugar, antes de que James tomara control de la situación. Encestó 13 de los últimos 22 puntos de Miami, incluyendo la cesta decisiva con 10.5 segundos por jugar para ganar 105-103. Terminó con 37 puntos, siete rebotes y 12 asistencias, mientras que Garnett no jugó y Pierce finalizó con 17 tantos, ocho rebotes y ocho asistencias en su último 'mano a mano' con James como miembro de los Celtics.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO