Se fue LeBron, se acabó el partido

12:17 ET
Actualizado el
Gonzalo Aguirregomezcorta Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPNDeportes.com
Archivo
Spurs pega al Heat a temperatura ambiente
Los Spurs aprovechan la salida de LeBron James para elaborar la ofensiva que le dio la victoria 110-95 en un juego a temperatura ambiente.Tags: heat, espn deportes, nba, finales, spurs, lebron, duncan, parker, ginobili

SAN ANTONIO -- El partido estaba vibrante. Digno de un duelo de Finales entre los dos mejores equipos de la NBA. Bañado en una tensión acalorada que dotaba a la cita de una competitividad preciosa para los ojos de millones de espectadores. Y cuando todo estaba en ebullición, cuando el equilibrio entre Miami Heat y San Antonio Spurs no daba tregua ni siquiera para pestañear, se lesionó LeBron James.

Penetró a canasta a falta de cuatro minutos para el final de la cita y redujo la ventaja de Spurs a dos puntos. Pero su pierna izquierda no le perdonó, le jugó una mala pasada y la debilidad que estaba mostrando (reflejada en el buen hacer de Danny Green en los minutos previos) se hizo patente para dejarle en la cuneta.

LeBron dio el susto, abrió la boca con muestras de dolor y frustración y se marchó cojeando, primero, y en volandas, después.

 

"Estoy frustrado y enojado", confesó ante un pequeño grupo de periodistas después de negarse a hablar en rueda de prensa. "Me dolió no estar ahí junto a mis compañeros en este punto de la campaña", señaló.

Y es que los momentos más difíciles que su equipo vivió se sucedieron con LeBron retorciéndose de dolor e impotencia en el banquillo. Trató de salir a la cancha cuando la ventaja se hacía más notoria a favor de los Spurs, pero Erik Spoelstra no permitió que su jugador más importante volviera a la duela (se retiró con una renta de 25 puntos, máximo anotador de la cita).

"Quería darme una oportunidad pero 'Spo' me dijo que no. Justo cuando me fui del juego ellos despegaron. Fue frustrante estar sentado y no poder ayudarles".

Primó la imposibilidad porque los calambres se habían apoderado de su pierna izquierda y aunque las ganas le podían, LeBron era consciente de que lo mejor era quedarse quieto.

"La mejor opción era la de no moverme. Sabía que si lo hacía acabaría empeorando. Los músculos me daban espasmos en un 10 sobre 10", explicó antes de relatar lo que sintió.

"Me dolía toda la pierna izquierda, todo el lado izquierdo. Estaba perdiendo mucho líquido durante el partido. Hacía muchísimo calor en el edificio lo sintieron los fans, los dos equipos... todos. Fui yo el que acabó dañado", relató.

A LeBron le restan casi tres días completos para recuperarse, un tiempo que él mismo considera suficiente para llegar a tono al Juego 2.

"Lo necesito, lo necesito, lo necesito", reiteró. "Desde esta noche comenzaré a tomar fluidos para prepararme para el domingo", apuntó.

También tendrá tiempo para reflexionar y olvidar el primer encuentro, ése que podría haber tenido un final feliz para sus intereses si la suerte y el aire acondicionado hubieran estado de su lado.


Gonzalo Aguirregomezcorta ha sido corresponsal para el diario El Mundo en Nueva York y Miami. Ha trabajado en televisión como guionista de programas de entretenimiento, además de que ha colaborado en publicaciones deportivas y culturales. Síguelo en Twitter aquí. Consulta su archivo de columnas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.