Dan Gilbert y el negocio con Cavaliers

Actualizado el 18 de octubre de 2011
Por Brian Windhorst
ESPN.com

Dan Gilbert Gregory Shamus/Getty ImagesAl dueño de los Cavs Dan Gilbert sigue yéndole muy bien a pesar de la partida de LeBron James
En la noche de las elecciones en 2009, Dan Gilbert, organizó una fiesta nocturna en la cancha de práctica dentro del Quicken Loans Arena. La extravagancia en el lugar se parecía a una recepción de boda multitudinaria de películas, con música en vivo, camareros y una cocina de cinco estrellas servida en finos manteles. Gilbert estaba flotando, y no porque, después de un desconcertante inicio 0-2, sus Cleveland Cavaliers habían conseguido su primera victoria de la temporada.

El partido no había sido el evento principal del día.

Antes de llegar a la fiesta, Gilbert había estado viendo los resultados de las elecciones en un televisor en su búnker de lujo al final del pasillo de los vestuarios de los Cavs. Buscó algunos de los recogepelotas del equipo para que lo ayudaran a preparar un recipiente con agua helada. Utilizó el ascensor, con el recipiente escondido debajo de una toalla. Luego roció a su jefe de campaña tan pronto como la victoria se convirtió en oficial.

Esa noche, los votantes de Ohio aprobaron la Cuestión Número 3, una medida para enmendar la constitución estatal con el fin de permitir la construcción de cuatro casinos. Gilbert, quien iba a ser propietario de dos de ellos, y una compañía de casino habían invertido $ 35 millones en el proyecto y realizado una campaña intensa y de gran alcance. Con la victoria asegurada, estaban camino a un golpe de suerte que algunos estiman que podría estar en los miles de millones.

Con la corbata desarmada y su blazer azul de corte perfecto manchado con champagne, Gilbert se paseó por la sala y abrazó a sus socios. El alcalde de Cleveland, Frank G. Jackson, que había ganado la reelección esa misma noche, tomó un desvío de su celebración personal para hacer una parada y asegurarse de aparecer en la sesión de fotos. Unos cuantos jugadores de los Cavs, y varios miembros de la dirección del equipo, algunos de los cuales habían trabajado personalmente en la campaña de Gilbert, se arremolinaron a su alrededor.

LeBron James estaba invitado pero no se lo vio, aunque su presencia flotaba en el ambiente. Después de que las medidas para la aprobación de los casinos habían fracasado cuatro veces en los últimos 18 años en Ohio, Gilbert había sacado la espada de la piedra con un acuerdo global que esencialmente le daba a él ya sus socios el monopolio de los juegos de azar en el estado. Él llegó con un plan atractivo en el momento perfecto, y además lo acompañó con su excelente reputación personal en Ohio.

Sin embargo, llegó allí más que nada por la gran popularidad de los Cavs en ese momento, que por supuesto era alimentada por James.

Gilbert ya era exitoso y un líder de negocios antes de comprar el equipo. Es generalmente conocido por ser un buen jefe y un gran previsor. Sin duda ha tenido sus detractores, y tuvo algunas relaciones personales y de negocios que llegaron a su fin en malos términos públicamente. Pero entonces, ¿qué millonario hecho desde abajo no tiene algunas cicatrices? No han sido más que líneas en la cara de Gilbert mientras siguió avanzando a todo vapor, persiguiendo sus conquistas.

En ese momento, James y Gilbert no eran enemigos. Todavía estaban en el mismo equipo y en ocasiones incluso James buscaba el consejo de Gilbert en cuanto a inversiones y otros asuntos de negocios. Ahora, por supuesto, intercambian comentarios irónicos públicamente sin pronunciar sus respectivos nombres. Son aún más implacables en asuntos privados, sin dejar pasar la oportunidad de pisar al otro, si es posible.

Cuando la temporada 2009-10 arrancó, James era consciente de que el 1 de julio de 2010, iba a ser un gran momento en su carrera. Para Gilbert, el gran evento fue el referéndum, que fue aprobado en parte gracias a la popularidad que James les dio a los Cavaliers y a Gilbert.

No importa lo que James y el Miami Heat logren en el futuro -- incluso si terminan haciendo que Gilbert se tenga que comerse sus palabras infames garantizando un título de los Cavs antes de que haya un desfile para el Heat -- la victoria de Gilbert en los negocio ya ha sido asegurada.

James ha dejado a los Cavaliers, pero en sus siete temporadas con el equipo jugó un papel importante en el hecho de que Gilbert probablemente sea en un elemento permanente en la lista de Forbes de 400 integrantes -- donde actualmente ocupa el puesto 293 con $ 1.5 mil millones.

Para ser claros, Gilbert se había confiado en que iba a convencer a James para volver a firmar. Durante todo el camino hasta que los dos tuvieron su última conversación el 3 de julio de 2010, cuando los Cavaliers hicieron lo que sin duda creían que era un gran golpe para asegurar una extensión de contrato.

Gilbert es un optimista tenaz y alguien que tiene motivos para esperar que las cosas vayan bien. Vendió la hipoteca de su compañía online en 1999 por $ 532 millones, luego la compró tres años más tarde, después de que la burbuja tecnológica estalló por $ 64 millones y la convirtió en una fuente de ingresos. Y eso es sólo una historia.

Así que a pesar de la convicción de que James no se iba a ir de casa, Gilbert y sus socios se encontraron con un cerco. La necesidad de este tipo de pensamiento golpeó duro a Gilbert después de que James pidió un contrato de sólo tres años con el equipo a partir de 2007 en lugar del contrato de cinco años que se le había ofrecido (cerraron con un acuerdo de tres años con una opción de jugador para un cuarto). Gilbert levantó una copa para celebrar el acuerdo en ese momento. Pero también causó un tartamudeo en la organización que requirió un poco de planificación a largo plazo, tanto en el básquetbol como en las operaciones comerciales.

En la cancha, los Cavs terminaron gastando decenas de millones más de lo previsto, abandonando rápidamente el mantra de la organización que podrían ganar a lo grande sin tener que pagar el impuesto al lujo. Esto fue quizá lo que James quería, que el equipo sintiera la urgencia. Los Cavs vendieron todas las entradas temporada tras temporada y llegaron a un beneficioso acuerdo con una cadena de cable local, pero operaban en números rojos mientras que Gilbert mantuvo luz verde a las movidas que añadían gastos. No había otro equipo en la liga que viajaba, comía ni era mimado como los Cavs. En la última temporada de James, siete jugadores en el equipo estaban ganando $ 8 millones o más.

Cuando las elecciones de 2009 llegaron, tuvieron lugar poco después de la crisis hipotecaria que afectó a Gilbert, se había comprometido a gastar más de $ 100 millones en salarios y el impuesto al lujo para la siguiente temporada -- más que los New York knicks, más que los Los Angeles Lakers.

James, por su parte, había rechazado una extensión de contrato de nueve cifras. Su relación con Gilbert, que una vez era más estrecha, se había deteriorado. ¿Fue eso natural? ¿Fue eso correcto? ¿Fue parte de un plan que el equipo personal de James implementó en preparación para salir? Al día de hoy, Gilbert debe preguntarse. De todos modos, a principios de 2009 ya estaba balanceándose contra las vallas en cuando a lo empresarial sólo para asegurarse de que todo no se volviera amargo. Gilbert no consiguió su campeonato. Sus $ 100 millones terminaron comprando una amarga derrota de segunda ronda. James se había ido. Gilbert y sus fans estaban devastados. Pero no antes de haber tomado un negocio grand slam.

En el 2005, Gilbert compró a los Cavs por $ 375 millones - un precio superior a la que había pagado el ex dueño del equipo Gordon Gund 20 años atrás por $ 20 millones. Viendo esa transición hoy, no parece como si hubiera sido una gran inversión en la superficie de Gilbert.

Los equipos en mercados más grandes como Filadelfia, Detroit y Atlanta recientemente han vendido por menos dinero. La partida de James en la agencia libre condujo directamente a un final de último puesto para los Cavaliers en el 2010-11. Se esperaba que la asistencia, los patrocinios y las ventas de mercancías se siguieran su ejemplo. Forbes estimó el valor de los Cavs en el 2011 a $ 355 millones, aunque Gilbert honestamente tendría dificultades para encontrar un comprador en ese número si hubiera querido en ese momento.

A Gilbert le gusta decir que ser dueño de un equipo de la NBA por sí solo no tiene mucho sentido fiscal. En entrevistas a lo largo de los años, ha comparado comprar un equipo con ser dueño de una valiosa pieza de arte. Le gusta hablar de lo que él llama "hilos" que vienen con tal propiedad. Estos hilos son filiales de la central, el equipo, que crea valor y hace que la inversión valga la pena.

En sus primeros años como dueño de los Cavs, Gilbert comenzó a desenredar estos hilos. Su compañía hipotecaria compró los derechos del nombre del predio y puso el logo en el suelo para todos los juegos de televisión nacional que los Cavs jugaron cuando James estaba en el equipo.

Compró Fathead, una empresa que vende gráficos deportivos gráficos de pared. Inmediatamente pegó cientos de ellos alrededor del predio, además de aumentar la campaña publicitaria a nivel nacional. Compró una compañía que permitió a los Cavs entrar en el mercado de entradas secundario, la primera en la NBA, y luego vendió el servicio a otros equipos de la NBA. Ahora es dueño de una empresa que opera los servicios de ticket que opera la venta de entradas electrónicas, también.

Ningún hilo, sin embargo, es mejor que el casino del centro de Cleveland que Gilbert está construyendo. Cuando esté completamente terminado, literalmente estará adjunto a los Cavs. Una pasarela conectará el predio y el casino, donde los fans podrán estacionarse y caminar al juego pasando por las mesas de juego y máquinas tragamonedas. Cuantos más fans asistan a los juegos de los Cavs, más gente habrá en el casino en las noches de juego.

Estaciona en el casino, cena allí, entra al predio pasando los tragamonedas y mesas de blackjack, para en un bar en el casino para tomar una copa a la salida después de pasar por delante de las mesas de juego de nuevo. O para antes o después de ver a los Indios de Cleveland, que juegan al lado. No necesitas un MBA para entender el plan de negocios.

Hilos por todas partes, la mayoría de ellos conduciendo a ganancias.

Los Cavs no son el único equipo que use dicha influencia. Apenas el mes pasado Orlando Magic obtuvo la aprobación para la compra de tierras alrededor de su nuevo complejo en el centro para desarrollar un complejo comercial que promete ganar millones en los próximos años. El Orlando Sentinel lo calificó como el negocio "cariño" de bienes raíces que molestó a los competidores. El Magic también podría llamarlo un hilo.

No son sólo proyectos públicos. La compañia de capital de riesgo del dueño de los Houston Rockets, Leslie Alexander, tuvo la oportunidad en algún IPO de China después de haber tomado del draft a Yao Ming. Mark Cuban era un multimillonario antes de ser dueño de los Dallas Mavericks, pero esa compra lo hizo un millonario famoso y abrió la puerta a numerosos otros proyectos, incluyendo una carrera en televisión y una compañía de producción de películas. Hay muchos otros ejemplos, y ninguno rasca la superficie en el dinero de impuestos que han construido los espacios en que juegan los equipos.

Todo un gran uso de hilos, Gilbert diría.