Gobernador condiciona a Vikings

18:39 ET
Actualizado el
Servicios de ESPN.com

MINNEAPOLIS -- El gobernador de Minnesota, Mark Dayton, dijo que peleará cualquier esfuerzo de los Vikings por cobrar cargos extra a los fanáticos que compren abonos de temporada en el nuevo estadio, el cual será subsidiado con recursos públicos, y escribió una carta muy clara al equipo donde establece que "sería mejor que no se construya" si el club traiciona la confianza de los habitantes de Minnesota.

Vikings Stadium
Cortesía Vikings.comEl nuevo inmueble estaría listo para 2016

En una carta redactada de forma severa este martes, Dayton le comunicó al dueño del equipo, Zygi Wilf y al presidente Mark Wilf, que se encuentra angustiado por reportes que indican que la organización podría cobrar tarifas por los abonos para ayudar a generar dinero para el inmueble. Dayton dijo que instará a la autoridad pública para bloquear cualquier movimiento de dicha índole.

"Me opongo fuertemente a cambiar cualquier parte de la responsabilidad del equipo por esos costos sobre los fans de los Minnesota Vikings", escribió Dayton. "Esta contribución privada es su responsabilidad, no la de ellos".

Muchos equipos de la NFL que han construido estadios nuevos en los años recientes, se han recargado en "licencias personales de asientos", usualmente un único pago superior al de un abono por temporada. El Star Tribune reportó esta semana que los Vikings han aumentado la perspectiva en un estudio que fue enviado a los dueños de abonos.

El gobernador ha pujado desde hace tiempo por lo que él llama un "Estadio del Pueblo". Dijo que no dejará que el resultado sea un "Estadio de los ricos".

"El apoyo principal al proyecto vino de habitantes promedio, no de los ricos de Minnesota, porque ellos creen que los Vikings también son su equipo", escribió Dayton, subrayando "su" para enfatizar. "Si un nuevo estadio traiciona esa confianza, sería mejor que no se construyera".

El vocero de los Vikings, Lester Bagley, no expresó comentarios en torno a la letra de Dayton. Anteriormente le dijo al Star Tribune que no había decisión para proceder con algún plan, pero que el equipo estaba explorando todas las rutas posibles para cubrir su parte de los costos.

La deuda del estadio, aprobada por la legislatura y firmada por Dayton en mayo, incluye un enunciado que permite lo referente a una "licencia del constructor del estadio". Pero los Vikings enfrentarían un obstáculo significativo si tratan de imponer dicha tarifa. La legislación indica que dicho arreglo tiene que ser aprobado por la Autoridad de Instalaciones Deportivas de Minnesota, un panel de cinco miembros creado para supervisar la contrucción del estadio y sus operaciones.

Dicho panel incluye tres miembros nombrados por Dayton y dos por el alcalde de Minnesota, R.T. Rybak. Un vocero informó este martes que Rybak está de acuerdo con Dayton y está "mil por ciento en contra" de las licencias por asiento. El estado y ciudad de Minneapolis están contribuyendo de manera conjunta con 498 millones de dólares en la construcción del estadio, con los Vikings pagando el resto. Otras fuentes con las que el equipo podría apoyarse para la sede, serían un préstamo de la NFL, derechos de nombrar al estadio y patrocinios corporativos.

"Tenemos una postura muy clara por parte del gobernador", dijo Michelle Kelm-Helgen, presidenta de la comisión designada por Dayton. "Los Vikings sólo llevaron a cabo un estudio que incluye preguntas sobre las licencias por asientos. No han hecho una decisión, ha habido muy poca discusión sobre ello entre la autoridad y el equipo. Personalmente no puedo imaginar cómo avanzaremos en este asunto sin opinión pública, dada la profunda preocupación que estamos escuchando".

Kelm-Helgen formó parte del personal de administración de Dayton que lo representó en las pláticas del estadio en el Capitolio. Dijo que el asunto de las licencias personales de asientos quedó al margen de las negociaciones; además dijo no recordar ninguna objeción de Dayton previa a su carta.

Dayton también critica a los Vikings por su insistencia de jugar un partido en Londres, más allá de su compromiso de 2013 para jugar contra los Pittsburgh Steelers allá.

"Se supone que la Autoridad de Instalaciones Deportivas de Minnesota y los Vikings están trabajando conjuntamente para construir un nuevo estadio de 975 millones de dólares. Sería de mayor ayuda, si los Vikings enfocan la atención pública en jugar partidos de local allí, no en otro lado", escribe Dayton.

El equipo espera que el nuevo estadio, por construirse en lugar del Metrodome, estará listo para el arranque de la temporada de 2016.

Larry Spooner, supervisor de un almacén en los suburbios de Minneapolis, se volvió el rostro de los fanáticos de Vikingss durante la negociación en el Capitolio. Siempre vestido de morado y oro, Spooner testificó ante numerosas audiencias lesgislativas y mantuvo vigilias afuera del Capitolio en apoyo a la oferta del equipo.

Spooner, quien ha sido abonado durante 16 años, se opone a las licencias por asiento.

"No sabemos los detalles aún, pero me opongo firmemente", dijo Spooner. "Claramente está diseñado para gente que tiene mucho más dinero que las personas normales. No me gusta la filosofía de eso".

Información de AP fue utilizada en la redacción de esta nota.