Reacción rápida al triunfo de Pats

Los Patriots apalearon sin piedad a Jets, a domicilio, en las tres fases del juego

0:25 ET
Actualizado el
James Walker Por James Walker
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

Steve GregoryUS PresswireSteve Gregory robó tres veces el balón, devolviendo uno de ellos hasta la zona de anotación.

EAST RUTHERFORD -- Reacción rápida de la victoria de los New England Patriots por 49-19 sobre los New York Jets en MetLife Stadium:

Lo que significa. Impresionante. Dominante. Los Patriots mejoran su marca a 8-3 y siguen en control firme de la AFC Este, con los Buffalo Bills (4-6), Miami Dolphins (4-6) y Jets (4-7) muy atrás. En términos del panorama general de la AFC, siguen mirando desde abajo a los Houston Texans (10-1) y Baltimore Ravens (8-2), mientras que los Denver Broncos (7-3) están allí.

Explosión ofensiva en cinco días. Después de derrotar a los Indianapolis Colts por 59-24 el domingo, y arrollar a los Jets en este encuentro, los especialistas en estadísticas estuvieron buscando la última vez en que un club anotó tantos puntos en jornadas consecutivas. Un miembro de ESPN Stats & Information estaba confirmando que se trataba de Los Ángeles Rams de 1950, como inicialmente se creyó.

Tres touchdowns en 52 segundos... en serio. Los equipos disputaron un primer periodo sin puntos, y en ese momento, uno tenía que admitir que se trataba de algo favorable para los Jets. El mariscal de campo Tom Brady estaba batallando para encontrar algún ritmo y los Jets estaban aguantando. Pero entonces los Patriots explotaron para tres touchdowns en 52 segundos: Shane Vereen se escapó 83 yardas en una recepción, Steve Gregory devolvió un balón suelto 32 yardas cuando el pasador de los Jets Mark Sanchez chocó contra su propio liniero, y Julian Edelman devolvió un balón suelto 22 yardas para touchdown. La defensiva de los Patriots y los equipos especiales, una vez más, consiguieron importantes robos de balón, algo que ya es parte de su identidad.

Belichick alcanza los 200. El entrenador en jefe Bill Belichick registró su triunfo Nº 200 de por vida, convirtiéndose en el octavo entrenador en jefe en la historia de la NFL en alcanzar dicha cifra. El hecho de que ocurrió en contra de los Jets debió ser dulce para él.

La vida sin Gronkowski, parte I. Una de las grandes preguntas de cara al encuentro era cómo llenarían los Patriots el vacío de Rob Gronkowski por primera vez, y en este partido, lo hicieron con el veterano de sexto año Daniel Fells, quien había sido desactivado en el triunfo del domingo pasado sobre los Colts. Los Patriots corrieron la mayoría de sus jugadas en la formación 2 WR/2 TE/1 RB (53 de 66 jugadas cuando Tom Brady estuvo en el partido), algo que prefirieron dado que los Jets respondieron con su defensiva níquel, y no lo extrañaron (Fells tuvo una atrapada para 24 yardas). El regreso del ala cerrada Aaron Hernandez, quien estaba jugando por primera vez desde el 21 de octubre y participó en 57 jugadas, ayudó a la causa.

Conmoción Edelman. En el renglón de las lesiones, Edelman abandonó el encuentro en el tercer periodo con una conmoción y no regresó. Fue la única lesión anunciada por el equipo. Si hay efectos a largo plazo, deja a los Patriots flacos en la posición de receptor abierto, dado que Edelman es el Nº 3 en la plantilla, y el as de equipos especiales Matthew Slater es quien le sigue. Si Deion Branch (tendón de la corva) está sano, podría ser un candidato para volver. Otra opción podría ser traer de vuelta a Greg Salas, quien fue cortado este jueves, si no es reclamado por otro equipo.

Patriots redactan el obituario de los Jets. Los Jets entraron al partido con marca de 4-6 y estaban jugando para salvar su campaña. El esfuerzo que pusieron, aunado a la paliza que recibieron de los Patriots, eleva dudas importantes sobre ellos y su futuro bajo el gerente general Mike Tannenbaum, y el entrenador en jefe Rex Ryan.

Lo que sigue. Los Patriots viajan para medirse ante los Dolphins el 2 de diciembre, mientras los Jets reciben a los Arizona Cardinals ese mismo día.


James Walker se unió a ESPN.com en 2008 después de tres temporadas cubriendo a los Cleveland Browns para el Columbus Dispatch. También cubrió a los Cincinnati Bengals y Cleveland Cavaliers para el Dispatch. Consulta su archivo de columnas.