Canto alegre

José Reyes causa revuelo en Toronto con su estilo y personalidad

13:17 ET
Actualizado el
Por Billy Russo
Especial para ESPNDeportes.com

José ReyesAP Photo/The Canadian Press, Nathan DenetteJosé Reyes disfruta de jugar junto a siete compañeros de equipo de la República Dominicana

DUNEDIN -- Se ha vuelto una rutina para José Reyes el tener que cantar e improvisar con los medios de comunicación de Toronto, durante las entrevistas que le realizan tras su llegada a los Azulejos de Toronto. Hoy no es la excepción.

Luego de acabar su entrenamiento y de cambiarse el uniforme por unos pantalones cortos, que llegan un poco más abajo de las rodillas, una franela verde, estampada, un gorro tejido y unos botines blancos, los cuales lleva sin medias, Reyes exclama: "¡Aquí vamos con otra más! Me están esperando para una entrevista en la que tengo que cantar".

El dominicano ha revolucionado a los Azulejos y a su entorno con su personalidad extrovertida y alegre. Además, hay que recordar que fue una de las máximas figuras adquiridas por el equipo durante el receso invernal, en el que Toronto blindó sus filas para combatir en la difícil División Este de la Liga Americana.

A Reyes, al final de todo, no le incomodan esas entrevistas en las que le piden mostrar el otro lado del pelotero. Para él es una diversión que a la prensa le llame la atención su interés por la música, el canto y la moda, características que lo hacen diferente del común de sus compañeros.

"Ese es el estilo mío. Es un poquito diferente al de los otros muchachos, pero tengo que seguir siendo yo", explica el dominicano frente a su casillero, en el Florida Auto Exchange, en Dunedin, donde los Azulejos tienen su base primaveral.

"Ese estilo sale por mis cosas de la música. Yo tengo un récord label, que se llama Seven Music, y canto también, por eso trato de llevar ese flow del supuesto artista, porque mi canto es por hobbie, eso lo hago en la temporada muerta cuando no tengo nada que hacer en la casa", agrega Reyes, con una sonrisa.

Fue en el 2011 cuando se constituyó el sello disquero del cual hoy forma parte Reyes y a través del cual ha incursionado en el reggaetón, el género musical de su preferencia. Sin embargo, sus nuevos compañeros en los Azulejos aún aguardan por una actuación artística del campocorto, quien espera a tener más confianza para complacerlos.

El dominicano siempre está bien enterado de la moda y del mundo del entretenimiento, de allí también que donde quiera que esté procura sobresalir e imponer su estilo.

"Todo el tiempo me gusta ser diferente a los demás, no me gusta la monotonía ni imitar a otra gente", asegura, para luego agregar: "No tengo un diseñador específicamente, porque yo tengo mi propio estilo. Sé lo que me gusta, lo que me queda bien y lo que no. Trato de ser yo y de disfrutar lo que yo me pongo".

Esa forma de ser Reyes también la traslada al béisbol, al terreno de juego, donde es un pelotero animado, con un bate alegre, de mucho contacto y habilidad, con mucha velocidad en sus piernas y un guante seguro en el campocorto. Esos atributos lo han convertido en una estrella en Grandes Ligas y es por ellos que su llegada a los Azulejos aumentó las expectativas del equipo para esta campaña.

Sin embargo, el nativo de Santiago de los Caballeros pide calma y cordura -- que nadie, específicamente sus compañeros, se cieguen por los pronósticos de los analistas. Él ya tiene experiencia con eso, pues le pasó el año pasado con los Marlins de Miami y el equipo fracasó.

"No hay que darle tanta importancia a todo lo que la gente dice fuera de este clubhouse, porque eso se te puede subir a la mente y no haces el trabajo como necesitas hacerlo. Nosotros lo que necesitamos es enfocarnos en nuestro trabajo y salir al terreno a dar el cien por ciento", dijo Reyes, quien llegó a Toronto en el mismo cambio en el que arribaron Josh Johnson, Mark Buehrle, Emilio Bonifacio, John Buck -- quien fue transferido luego a los Mets de Nueva York.

Pese a la mesura que pide, el dominicano sabe que los Azulejos tienen herramientas de sobra para cumplir con los pronósticos y ganar su división.

"Tenemos un buen equipo y la meta de nosotros es trabajar duro, ganar la división, pasar a los playoff y ganar la Serie Mundial", asegura.

Más allá de la clara opción que tiene el equipo para competir y ser contendiente, hay un elemento que a Reyes le encanta de estos Azulejos: la cantidad de compatriotas dominicanos (7) que juegan junto a él.

"La bienvenida de los muchachos ha sido bastante buena, especialmente porque hay una buena cantidad de dominicanos que me hacen sentir como en mi casa. Me siento súper cómodo aquí. No había jugado con tantos dominicanos, pero sí con bastante latinos. Cuando estaba en Nueva York una vez jugué como con 15 latinos en el equipo. Eso es una bendición, porque es bueno que tú juegues junto a tus compatriotas, porque te sientes más cómodo", expresa.

Pero así como su llegada ha elevado las expectativas del equipo y de los fanáticos, ha surgido la duda acerca de que si podrá estar sano durante toda la temporada, para ayudar de verdad a Toronto. Esto por su historia de lesiones en las piernas, que son los miembros del cuerpo más afectados cuando se juega en grama artificial, el tipo de grama que tienen los Azulejos en su parque, el Roger Centre.

Él, sin embargo, desestima esas interrogantes al decir: "Creo que eso no es problema, porque cuando tú te vas a lesionar, te lesionas, porque eso es parte del juego y es algo que viene de Dios. Yo me he lesionado y no ha sido en grama sintética, pero eso es algo que no se me va ahorita a la mente. Estoy saludable y saldré al terreno de juego a dar el cien por ciento de mí".

El dominicano es claro en reiterar que eso (la música) es solo un hobbie, que lo suyo, desde luego, es el beisbol, donde se ha consagrado como una estrella.