Un solo ganador claro

Real Madrid es el único que puso pie y medio en semifinales de la Champions

14:41 ET
Actualizado el
Carlos Bianchi Por Carlos Bianchi
ESPN.com
Archivo
Málaga igualó con Dortmund
En la Rosaleda, el equipo de Pellegrini empató 0-0 con Dortmund, por la ida de cuartos de la Champions.Tags: ucl, málaga, borussia dortmund
Lista de videos video

BUENOS AIRES -- La ida de cuartos de final de la UEFA Champions League dejó dos victorias y dos empates, pero de los dos ganadores solamente uno sacó ventajas prácticamente decisivas.

Hablo del Real Madrid: el 3-0 sobre el Galatasaray hace que para quedar afuera tenga que suceder un milagro, o mejor dicho, una catástrofe futbolística.

Dirán que el Bayern Munich también tiene una gran ventaja, y es cierto que dos goles sin haber recibido anotaciones brindan una relativa comodidad. La objeción aquí es que enfrente hay equipo como la Juventus capaz de revertir esa desventaja sin regalarse en el intento.

En los otros dos partidos, quienes partían a priori como favoritos, Barcelona y Borussia Dortmund, no pudieron plasmar esa ventaja en el marcador. Si bien definirán como locales, enfrente tendrán rivales que pueden darles más que un susto.

REAL MADRID-GALATASARAY: CONTUNDENCIA VS. INOCENCIA
Si le fue tan fácil al equipo español sacar tamaña ventaja, fue tanto por méritos propios como por ingenuidad ajena.

APHiguaín aprovechó su oportunidad y anotó

Es que el Galatasaray se regaló ante uno de los equipos con más poderío ofensivo del mundo. El nueve de Francia anotó un gol y su reemplazante, el nueve de Argentina, hizo lo propio. Si además de Benzema y de Higuaín pensamos en Cristiano Ronaldo, y yendo un poco más lejos aún, en un suplente de 40 millones de euros como Modric, queda clarísmo que Galatasaray no podía permitirse dar ventajas.

Y sin embargo, los turcos quedaron demasiadas veces parados mano a mano frente a un ataque tan contundente. Si Real Madrid hubiera estado en un gran día la diferencia hubiese sido mucho mas grande.

En el fondo, aún a esta altura de la Champions sigue habiendo partidos en los que la diferencia económica hace la diferencia futbolística. Y eso pese a lo "internacional" que es el plantel del Galatasaray, pero de alguna manera, quedaron claros los límites del fútbol turco.

BAYERN MUNICH-JUVENTUS: HAY QUE ESPERAR
Decíamos al comenzar que los dos goles no son una diferencia decisiva. Y más si uno analiza cómo llegaron esas conquistas, que no fueron justamente por endeblez defensiva.

El primer gol, muy tempranero, fue extraño: entre un desvío y lo que pareció una reacción tardía de Buffon, Bayern Munich estaba ganando antes de haber tenido tiempo de merecerlo. Y en el segundo dio toda la impresión de que hubo un offside en el arranque que invalidaba todo el desarrollo de la jugada.

Más allá de que los alemanes hayan sido justos ganadores, el punto es que la Vecchia Signora no se entrega atrás, y de "vieja" tiene solamente el apodo, ya que tiene un plantel de jerarquía, orden táctico como para plantear el partido a su manera y tranquilidad en el torneo local como para jugarse el todo por el todo en Europa la semana que viene.

La historia del fútbol indica también que es un error dar por muerto a un equipo italiano, por más que el presente del calcio no sea el mejor y hoy haya pasado de padre rico a hijo pobre ante España, Inglaterra y Alemania.

Todo esto no invalida los argumentos, que son muchos y buenos, del Bayern. Como todo equipo alemán, le gusta ir al frente, y con figuras como Kroos, Gómez, Ribery y Robben, está todo dado para ver un partido con muchas emociones.

PSG-BARCELONA: LA CHANCE DE LOS FRANCESES
Si algo dejó el partido de ida, fue la demostración de que París Saint Germain tiene argumentos para eliminar a un Barcelona que partía como favorito.

PSG vs. Barcelona
EFEA Ancelotti y Vilanova les queda un segundo capítulo

En el análisis de los cruces de cuartos decíamos que nos parecía que al PSG le faltaban los jugadores como para frustrar el juego del Barcelona. Sin embargo, en París los locales estuvieron bien parados atrás, aguantaron a pie firme y no permitieron que su rival generara demasiadas chances, pese al dominio territorial y de posesión.

La otra cuestión que desnudó la ida es que la defensa del Barcelona sigue jugando bien al fútbol pero deja mucho que desear a la hora de cumplir con su tarea primordial. Del otro lado, la velocidad de Lavezzi, la habilidad de Lucas Moura y la capacidad goleadora de Ibrahimovic son argumentos como para complicar a una última línea de emergencia sin Puyol ni Mascherano.

Así como la demostración en el Camp Nou ante el Milan lo dejó como claro favorito, no nos olvidemos de que una jugada puede cambiarlo todo: en ese partido, un error de cálculo terminó con un pelotazo en un palo de Valdés cuando todavía el marcador era un exiguo 1-0.

Por último, el estado de Messi será clave: habrá que ver qué capacidad tiene de desequilibrar por sí solo, como tantas veces lo ha hecho, si no se encuentra al cien por cien.

En definitiva, Ancelotti no va a regalar nada: seguramente pondrá un mediocampo con mucha contención, ya sin el suspendido Matuidi y probablemente con Verratti en vez de Beckham, para tratar de cortar los circuitos de generación de juego de Barcelona.

MALAGA-BORUSSIA DORTMUND: EQUILIBRIO TOTAL
El único de los cuatro partidos que terminó sin goles mostró paridad absoluta: los dos tuvieron sus situaciones y no hubo gran dominio de uno sobre el otro.

Con este resultado, uno tiende a pensar lógicamente que en Alemania, la capacidad ofensiva del Borussia Dortmund debería inclinar la balanza. Pero atención: al no haber convertido afuera, la obligación de ganar pesa más, ya que un gol del Málaga ya obligaría al local a ir por dos conquistas.

Será un partido interesante y que se abrirá mucho más sin hay un gol rápidamente, sobre todo si ese gol es alemán, ya que los de Pellegrini estarán obligados a ir a todo o nada.

En definitiva, la semana que viene hay todavía mucha tela para cortar en estos cuartos de final. Esperemos que esa expectativa se transforme en buen fútbol y muchos goles.

Felicidades.


Carlos Bianchi es el 13º goleador de la historia del fútbol mundial y el técnico que más títulos ganó en el fútbol argentino. Surgió como jugador en Vélez Sarsfield de su país, donde fue campeón en 1968, para luego destacarse en distintos clubes de Francia. Allí inició su carrera como técnico, antes de volver a la Argentina para ganar 15 títulos locales e internacionales, seis con Vélez y nueve con Boca Juniors. También dirigió a la Roma de Italia y al Atlético de Madrid de España y es eterno candidato a conducir a la Selección Argentina. Ha escrito para diversos medios de prensa y también se ha desempeñado como comentarista televisivo en distintos canales de Latinoamérica y del mundo. Consulta su archivo de columnas.