HispanoameriCalcio

La actuación de los jugadores hispanoamericanos en la 31ª jornada de la Serie A

8:10 ET
Actualizado el
Federico Manfredo Por Federico Manfredo
ESPN.com
Archivo
Atalanta logró un triunfazo en el Meazza
Un triplete del argentino Germán Denis dio vuelta la historia ante los de Stramaccioni, que ganaban 3-1 y perdieron 4-3.Tags: serie a, atalanta, inter
Lista de videos video

ROMA -- Como quedó dicho en el comentario de esta trigésimo primera jornada de la Cátedra de la Táctica, no estuvo para nada mal el aporte hispanoamericano, que fue de 7 goles y 2 figuras: los mejores de sus respectivos desafíos fueron Mario Santana y Germán Denis, éste último autor de un triplete (uno desde los once metros). Los otros goleadores fueron Ricardo Alvárez (dos), Pablo García y David Pizarro, de penal.

Lamentablemente podía haber una anotación más, pero Edinson Cavani falló un penal y perdió la ocasión de seguir sumando en Serie A. De todas maneras, recordamos que el Matador sigue siendo el líder de la tabla de los Capocannonieri, con 22 centros.

Respecto al equipo de la semana, esta vez podríamos parar un hermoso y ofensivo 4-2-3-1 así formado: Andujar (6) al arco; Cuadrado (7), Paletta (7), Campagnaro (7) y García (7) en la retaguardia; Pereyra (7.5) y Vidal (7.5) sobre el círculo central; Muriel (7), Ricky Alvárez (8) y Santana (8) entre líneas; con Denis (9) en posición de "nueve".

Pablo Alvárez - 1984 - (Argentina - Catania): 6.5
Partido sin conceder espacio a sus rivales, peleando cada balón con garra y solvencia.

Ricardo Alvárez - 1988 - (Argentina - Inter): 8
Muy desafortunado, pero sin deméritos. Al revés, fuera por él su equipo hubiese ganado y lo hubiese hecho bien. Ingresado al 32º por el lesionado Cassano, tardó un poco en tomar confianza pero se desencadenó en el segundo tiempo, anotando el 2 a 1º gracias a un regalo de Canini y luego creando una gran jugada para meter el 3 a 3 que parecía cerrar el partido.

Mariano Andujar - 1983 - (Argentina - Catania): 6
No tuvo grandes problemas hasta el último minuto, cuando hizo lo que pudo contra Thiago Ribeiro, quien desperdició una buena chance, no sin méritos del portero argentino.

Nicolás Arce - 1987 - (Argentina - Pescara): 5.5
No tuvo el tiempo ni de ingresar que Juventus concretió su gran mole de juego anotando el 1 a 0. El partido se cerró ahí y no tuvo chances, ni ganas, de hacer prácticamente nada.

Egidio Arévalo Ríos - 1982 - (Uruguay - Palermo): 7
Grande aporte físico, condimentado también por una buena atención a la hora de ayudarlo a Barreto en la creación de la maniobra, sustituyéndose al paraguayo en algunas ocasiones.

Pablo Armero - 1986 - (Colombia - Nápoli): 7
Parece haber recuperado su mejor condición, no sólo física sino que también mental, puesto que está muy preciso y juega con grande atención. Su velocidad lo volvió loco a Jankovic.

Edgar Barreto - 1984 - (Paraguay - Palermo): 7.5
Extraordinaria realmente la continuidad de su aporte táctico y técnico. Por momentos pareció "doblarse", cubriendo con grande eficacia casi toda la media cancha.

Gonzalo Bergessio - 1984 - (Argentina - Catania): 6
Se lo ve algo apagado y no logró mostrarse con peligro casi nunca, si bien ayudó mucho a su equipo sobre el plano táctico.

Miguél Britos - 1985 - (Uruguay - Nápoli): 5.5
Demasiados errores, también en un partido bastante tranquilo, como para merecerse la suficiencia. De un par de pases equivocados suyos nacieron algunos peligros de Genoa.

Adrián Calello - 1987 - (Argentina - Siena): 6
Hizo lo suyo, mostrando llamaradas de calidad en un partido jugado sobre todo con grande atención táctica.

Esteban Cambiasso - 1980 - (Argentina - Inter): 5
Quizás hubiese sido mejor para Stramaccioni si al Cuchu le hubiesen dado una fecha de suspensión más, porque ante Atalanta jugó bastante mal: cómplice del 1 a 1 de Atalanta, se perdió en la última media hora de juego, cuando Atalanta protagonizó esa increíble remontada.

Hugo Campagnaro - 1980 - (Argentina - Nápoli): 7
Regresó y, a pesar de que no fue un partido difícil, se sintió su presencia y fue determinante para que su defensa no concediera gol. A su buena velocidad para los anticipos agregó mucha solvencia por el segundo piso.

Carlos Carmona - 1987 - (Chile - Atalanta): 7
Dibujó una asistencia excelente para Bonaventura en el primer tiempo y fue el que mayor claridad aportó en el medio de la cancha. Corrió tanto que, cuando Colantuono quiso poner un delantero más, le tocó salir porque era el más cansado de su equipo.

Lucas Castro - 1989 - (Argentina - Catania): 5
Uno de los pocos partidos insuficientes en este campeonato: se mostró apático y sin ideas. Salió faltando unos veinte al final.

Edinson Cavani - 1987 - (Uruguay - Nápoli): 5.5
Siempre presente, estuvo muy peligroso para la defensa xeneize pero también muy impreciso, fallando un par de buenas chances, a los que le agregó su tercer yerro desde los once metros. Podía ser el 23º gol del Matador en el campeonato. Lástima, porque el 23 es un número que trae suerte en Italia y la ayuda del fato servirá de visita a Milan, en San Siro, la próxima jornada.

Juan Cuadrado - 1988 - (Colombia - Fiorentina): 7
Tuvo el mérito de levantar mucho el ritmo y la calidad de su aporte en el complemento, tanto que fue el hombre más peligroso de su equipo. Terminó por ganar de cabeza el balón en la jugada en la que llegó el primer penal y, más tarde, se ganó el penalty del 2 a 2.

Germán Denis - 1981 - (Argentina - Atalanta): 9
Increíble lo del Tanque, quien de "destrabó" gracias al penal y luego liquidó a Inter con dos buenos goles: el primero de esos dos, un golazo, lo inventó y definió todo solo, con enorme categoría. El otro llegó en puro estilo "nueve", quitándole el tiempo nada menos que a Samuel.

Paulo Dybala - 1993 - (Argentina - Palermo): 6.5
Ingresado al 66º, tuvo un buen impacto en el partido, aportando nuevas energías y entusiasmo a la maniobra.

Marcelo Estigarribia - 1987 - (Paraguay - Sampdoria): 5
Bastante perdido por todo el partido, hasta que salió al 72º, tuvo el demérito de no mostrare nunca en ataque y, por encima, de demostrarse frágil atrás, como en ocasión del 1 a 0 de Palermo.

Santiago García - 1988 - (Argentina - Palermo): 7
Muy cuidados, quizás demasiado, tuvo el mérito de no conceder absolutamente nada y de condimentar su buena performance con el 3 a 1 que liquidó definitivamente a Sampdoria.

Alejandro Gómez - 1988 - (Argentina - Catania): 5.5
Su performance estuvo entre la de Bergessio y la de Castro: ayudó tácticamente pero se lo vio apagado y sin esa chispa que le hace marcar diferencia.

Álvaro González - 1984 - (Uruguay - Lazio): 7
Le tocó jugar otra vez más como marcador de punta, por encima por el costado por donde su equipo concedió más, el derecho, culpa de la pareja Onazi-Candreva, bastante imprecisa por todo el primer tiempo. Sin embargo, él cuidó muy bien su zona y a menudo jugó por dos, disputando un buen encuentro.

Freddy Guarín - 1986 - (Colombia - Inter): 5
Jugó sin fuerza física y sin corazón, que son las dos cosas mejores que tiene y las armas que le permiten marcar diferencia.

Víctor Ibarbo - 1990 - (Colombia - Cagliari): 5
Pagó mucho la atención de Catania y así su partido duró apenas 57 minutos. Necesita anotar un gol porque parece estar perdiendo un poco de confianza.

Mauro Icardi - 1993 - (Argentina - Sampdoria): 5.5
Mucho en su merca tiene que ver el bajón de todo el equipo, pero hay que admitir que hace rato ya que no muestra ninguna jugada especial. ¿Estará ya pensando en Inter?

Mauricio Isla - 1988 - (Chile - Juventus): s.v.
Entró con el partido ya cerrado, para jugar unos diez minutos apenas.

Mariano Izco - 1983 - (Argentina - Catania): 7
Cerca del gol del 1 a 0 en el primer tiempo, en una de las pocas chances de su equipo. Buen control de la zona mediana, en donde protagonizó un buen duelo con Conti, el mejor del partido.

Cristobal Jorquera - 1988 - (Chile - Genoa): 6
Como sus otros compañeros hispanoamericanos, no se merece una evaluación negativa porque si bien no logró aportarle mucho a su equipo, entró en el complemento (al 68º) de un partido ya decidido, en un equipo que a esa altura ya estaba rendido.

Erik Lamela - 1992 - (Argentina - Roma): 5
Empezó muy bien y la nueva posición, prácticamente de falso "nueve", parecía calzarle muy bien. En cambio, se apagó rápidamente y,cuando parecía volverse a prender, en el complemento, falló de manera clamorosa el gol que podía darle el triunfo a su equipo, enviando por arriba del travesaño, de cabeza, desde apenas pocos pasos.

Cristian Ledesma - 1982 - (Argentina - Lazio): 7
Venía jugando muy bine: dueño de la mitad de la cancha por todos los primeros 45 minutos y continuo y muy atento en el complemento. Pero Petkovic lo sacó al 71º, tras la expulsión de Biava. En nuestra opinión un yerro, porque el argentino debía quedar en la cancha.

Luís Muriel - 1991 - (Colombia - Udinese): 7
Jugó muy bien, ingresando en la última media hora y encontrando la manera de partir el desafío, abriéndose siempre espacios en la defensa rival y conquistando muchísimas faltas. Le puso un balón de oro a Di Natale, pero Totó falló el triplete.

Rubén Olivera - 1983 - (Uruguay - Genoa): 6
Véase cuanto dicho respecto a Jorquera: ingresó al minuto 58 de un partido ya cerrado y a lado de compañeros ya rendidos.

Gabriel Paletta - 1986 - (Argentina - Parma): 7
Se jugó hasta el final con Emeghara la mención de figura de la cancha, gracias a un partido en el que mostró mucha solidez, atención y continuidad. Su fuerza física es impresionante.

Álvaro Pereira - 1985 - (Uruguay - Inter): 7
Tuvo la mala suerte de que fuera Juan Jesús a cubrirle las espaldas, porque así, a pesar de su gran labor en ambas fases de juego, dio la impresión de no defender bien puesto que todas las jugadas de peligro de Atalanta llegaron por su costado. Pero subrayamos que, como decíamos, la culpa no fue la suya, sino del brasilero.

Roberto Pereyra - 1991 - (Argentina - Udinese): 7.5
Continuidad y calidad, el argentino está jugando realmente a un gran nivel. Suyo el pase en el que Di Natale se inventó el golazo del 2 a 0. Luego, mucho trabajo para el equipo, especialmente en el segundo tiempo cuando jugó como volante, en cambio de moverse prácticamente entre líneas como había hecho en el primero.

Mauricio Pinilla - 1984 - (Chile - Cagliari): 6.5
Los pocos balones que le llegaron supo hacerlos frutar, dibujando una gran asistencia y creando un peligro al inicio del complemento, con una buena jugada y un remate algo mordido que salió a lado.

Davíd Pizarro - 1979 - (Chile - Fiorentina): 6
Suficiencia por la personalidad con la que reaccionó en el complemento, que lo llevó a ser frío desde los once pasos para anotar el 2 a 2. Pero imposible darle más que eso, porque fue muy grave el error con el que le regaló el 1 a 0 a Milan, yerro que pareció condicionar su performance por todo el primer tiempo.

Juan Quintero - 1993 - (Colombia - Pescara): 6
Logró darle un sentido a los pocos balones que logró jugar, mostrando sus calidades y demostrando que merece mayor confianza. Su técnico, en cambio, lo sacó al 58º, cuando su cuadro aún estaba empatando el desafío.

Adrián Ricchiuti - 1978 - (Argentina - Catania): s.v.
Ingresado al minuto 83, no se lo pudo evaluar.

Sergio Romero - 1987 - (Argentina - Sampdoria): 5.5
Tremendo el yerro en ocasión del 1 a 0 de Palermo. Luego se rescató con un par de buenas atajadas, pero a menudo siguió luciendo cierta inseguridad.

Facundo Roncaglia - 1987 - (Argentina - Fiorentina): 6.5
Entre los mejores de la retaguardia, se defendió con demasiada dureza pero con solvencia y eficacia. Medio punto menos por esa falta de mano en los minutos finales que podía tirar al aire la gran remontada de su equipo con hombre de menos: por suerte suya, y de su equipo, el referí "no vio"...

Walter Samuél - 1978 - (Argentina - Inter): 5
Evidentemente no tiene los noventa minutos, porque otra vez más empezó bárbaro y terminó bastante mal. Inexplicable el penal que le cobraron, pero falló el tiempo del salto en ocasión del 1 a 1 y no supo oponerse al 4 a 3 firmado por Denis: estaba en posición, pero no tuvo la reacción necesaria.

Mario Santana - 1981 - (Argentina - Torino): 8
Figura de la cancha, con su técnica individual fue decisivo en casi todas las jugadas más importantes de su equipo, creando mucho juego y volviéndolo loco al marcador de punta derecho de Bologna. Suya la asistencia para el gol de Barreto.

Lionel Scaloni - 1978 - (Argentina - Atalanta): 5.5
Sufrió bastante las iniciativas de Pereira y se mostró poco en fase ofensiva. Fue uno de los que más sufrió en su equipo, después de Canini y Biondini.

Ezequiel Schelotto - 1989 - (Argentina - Inter): s.v.
Horrible toda esa escena al final del partido. Lo provocaron, es cierto, ¿pero por qué reaccionar así? Por el resto, respecto al juego no se lo pudo evaluar.

Nicolás Spolli - 1983 - (Argentina - Catania): 6.5
Cuidó con atención de su área y le concedió realmente lo mínimo indispensable a Cagliari. Realmente solvente por el segundo piso.

Jaime Valdés - 1981 - (Chile - Parma): 6.5
Entró en el segundo tiempo y supo darle otro ritmo al juego de su equipo, si bien más con llamaradas que de manera continua. Pégolo le negó la posibilidad de anotar atajándole un gran disparo.

Juan Vargas - 1983 - (Perú - Genoa): 6
Como Olivera y Jorquera, no tuvo un buen impacto en el partido pero sería injusto evaluarlo negativamente, puesto que Ballardini, tras negarle la confianza en el último período (a pesar de que el equipo empezó a perder y a jugar mal) lo puso al minuto 52, en un partido que ya no tenía más historia.

Arturo Vidal - 1987 - (Chile - Juventus): 7.5
Evidentemente enfuriado por no poder vengarse de Bayern, puesto que estará descalificado, jugó un partidazo ante Pescara, poniendo asistencias, quitando por todos lados y decidiendo el partido ganándose el penal del 1 a 0.

Javier Zanetti - 1973 - (Argentina - Inter): 7
¿Que más pedirle al Pupi? Siguen diciendo que quizás este demasiado "viejo", pero él sigue siendo uno de los mejores de su equipo. Esta vez, a frente de no haber concedido realmente nada por su costado a Atalanta, protagonizó un par de subidas en puro estilo "Tractor Zanetti" que infundieron coraje y esperanza a su equipo.

Cristian Zapata - 1986 - (Colombia - Milan): 7
Muy atento y sólido, no le concedió prácticamente nada a la delantera rival, tanto que Fiorentina se mostró con peligro con un par de remates desde afuera y terminó anotando siempre de penal, ninguno causado por algún error del colombiano.


Federico Manfredo nació en Buenos Aires, pero vive en Italia desde 1998. Allí comenzó su carrera periodística, en medios radiales y televisivos. Desde setiembre de 2009 es el corresponsal en Italia de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.