HispanoameriCalcio

Actuación de los jugadores hispanoamericanos en la 35ª y 36ª jornadas de la Serie A

Actualizado el 12 de mayo de 2013
Federico Manfredo Por Federico Manfredo
ESPN.com
Archivo
Lazio hundió a un Inter en crisis
El Biancocelesti sigue soñando con las copas europeas tras vencer a Inter, que sólo jugará en Italia la próxima temporada.Tags: serie a, inter, lazio, goles
Lista de videos video

ROMA --Como quedó dicho en los respectivos comentarios, fueron dos fechas muy positivas para los hispanoamericanos la trigésimo quinta y la trigésimo sexta. En todo, se contaron 16 goles, 10 en la jornada 35 más otros 6 en el turno intrasemanal, más 8 figuras de la cancha, 4 por fecha.

Los goleadores: Gonzalo Bergessio metió un triplete en la 35ª, Edinson Cavani también más uno ante Bologna en la fecha sucesiva; Pablo Osvaldo y Arturo Vidal (de penal) anotaron en el turno del fin de semana, mientras que Abel Hernández, Gonzalo Rodríguez y Nicolás Spolli anotaron un tanto cada uno en al jornada 36. Además estuvieron Ricardo Alvárez y Luis Muriel, ambos autores de un gol en cada una de las dos jornadas.

Respecto a los mejores de la cancha, el Matador se llevó esa mención ambas veces, Bergessio, Vidal y David Pizarro fueron los elegidos en la jornada 35 y Muriel, Matías Fernández y Gastón Maxi López en el 36.

Veamos ahora las evaluaciones, dobles para quien jugó los dos partidos, de todos los sudamericanos hispanohablantes que pisaron el césped en estos tres días a puro fútbol italiano.

Mathias Abero - 1990 - (Uruguay - Bologna): 4 / -
Jugó mal, como todo el equipo. Claro que hay que tener mala suerte para encontrar espacio justo en el pero desafío de toda la temporada de Bologna.

Sergio Almirón - 1980 - (Argentina - Catania): - / 5.5
Sigue teniendo algunos problemas y en Génova no estuvo bien, como todo el equipo, del resto.

Pablo Alvárez - 1984 - (Argentina - Catania): 6 / -
Se lesionó ante Siena y salió tras apenas 40 minutos jugados. Una lástima, a pocas fechas desde el final.

Ricardo Alvárez - 1988 - (Argentina - Inter): 6.5 / 6
Anotó de penal el momentáneo 1 a 1 de su equipo en Nápoles y, en ese desafío, fue el único que logró mostrarse con un poco de peligro e iniciativa. Jugó aún mejor contra Lazio, anotando también en esa ocasión el provisorio 1 a 1, esta vez con un gran cabezazo; pero tuvo también el demérito (si bien con mucha mala suerte) de fallar el penal del posible 2 a 2, resbalando a la hora de rematar. Un episodio que le costó mucho en la evaluación, si bien, claramente, no se mereció la insuficiencia.

Álvaro Ampuero - 1992 - (Perú - Parma): 7 / 6.5
Grande impacto en el Tardini contra Atalanta, desafío en el que fue titular y jugó por 77 minutos sin nunca mermar la velocidad ni cometer errores. Se confirmó pocos días más tarde, en el turno intrasemanal, tomando el puesto de Valdés al 67 con coraje y personalidad. Muchacho de prospectiva positiva.

Nicolás Arce - 1987 - (Argentina - Pescara): 6 / -
Entró que el partido ya estaba decidido, al 58, y contribuyó a darle un poco de equilibrio a su equipo.

Egidio Arévalo Ríos - 1982 - (Uruguay - Palermo): 5.5 / s.v.
Disputó 79 minutos en Turín, sufriendo el buen dinamismo de loa seis volantes juventinos. Ante los friulanos entró al 78 nomás y no pudimos evaluarlo.

Pablo Armero - 1986 - (Colombia - Nápoli): 6.5 / -
Ingresó al minuto 66 y, otra vez más (no nos cansaremos nunca de decirlo) demostró merecer mayor espacio. Esta vez jugó como interno en la línea de volantes, labor que desempeñó con grande eficacia.

Edgar Barreto - 1984 - (Paraguay - Palermo): 6.5 / 7.5
Bien ante Juventus, alternando bien dinamismo y calidad. Aún mejor contra Udinese, partido en el que disputó un gran encuentro y fue sin dudas uno de los mejores de la cancha, moviéndose mucho por toda la media cancha y también entre líneas, desde adonde inspiró algunas de las mejores jugadas del partido.

Pablo Barrientos - 1985 - (Argentina - Catania): 8 / 6.5
Se demostró increíblemente inspirado contra Siena, regalando jugadas de alta calidad y participando a los tres goles de Bergessio. Jugó bien también en el Marassi (uno de los pocos), pero ahí se lo vio menos inspirado, quizás desmotivado por el ritmo lento y la falta de ganas de sus compañeros.

Gonzalo Bergessio - 1984 - (Argentina - Catania): 9 / 6
Partidazo en el Massimino, cancha en la que fue figura con un gran triplete. Marán lo sacó al minuto 74 y su hinchada le regaló un aplauso de corazón. Casi una sombra contra Sampdoria, partido en el que tuvo el mérito de poner la torre del 1 a 1.

Miguel Britos - 1985 - (Uruguay - Nápoli): 6.5 / 7
Sólido y atento en ambos encuentros, jugó mejor contra su ex-equipo, Bologna, en un partido honestamente fácil, si bien estuvo muy atento también contra Inter, cometiendo apenas alguna imprecisión.

Nicolás Burdisso - 1981 - (Argentina - Roma): 7 / 7
No fue fácil ante el Giglio, pero salvó la situación un par de veces con cierres muy positivos. Concedió también algo, pero fueron más las buenas que las malas y jugó un partido sin dudas positivo. Así como contra los azul y oro: el desafío era más fácil pero él no concedió absolutamente nada y no tuvo alguna responsabilidad en el gol de la derrota.

José Cáceres - 1987 - (Uruguay - Juventus): - / 5
Lamentablemente, arruinó un partido ordenado y, en general, bien jugado, con un par de errores groseros con los que le concedió a Atalanta sus ocasiones de mayor peligro.

Adrián Calello - 1987 - (Argentina - Siena): 5.5 / 6.5
No logró contener los volantes azulgrana en Sicilia, mientras que supo poner orden y darle equilibrio a su equipo contra Fiorentina, en un partido en el que se cuadro sufrió pero supo dar pelea.

Esteban Cambiasso - 1980 - (Argentina - Inter): 6 / 6.5
Ingresó en el entretiempo, en el San Paolo, y le dio más consistencia a la línea de volantes de su equipo. Contra Lazio, en cambio, jugó todo el encuentro, rozando dos veces el gol, la primera con un disparo hermoso que Marchetti alcanzó a desviar al palo con un medio milagro.

Matías Campos Toro - 1989 - (Chile - Udinese): s.v. / -
Entró ya en minutos de descuento contra Sampdoria. Sólo banco en Palermo.

Carlos Carmona - 1987 - (Chile - Atalanta): 6 / 7
Ingresó al 71 ante Parma, jugando unos veinte minutos seguramente aceptables. En Bérgamo, ante Juventus, jugó por 69 minutos, en cambio, y mostró muchas cosas positivas ante los campeones de Italia, condimentando una performance muy bien jugada entre dinamismo y aporte técnico con un disparo desde la distancia que le dio escalofríos a Storari.

Lucas Castro - 1989 - (Argentina - Catania): 7 / -
Jugadas de calidad, gran aporte cuando se juntó con Barrientos. Metió también un gol, que le anularon por una falta de mano. Salió al 76 y no entró en el Marassi.

Edinson Cavani - 1987 - (Uruguay - Nápoli): 9 / 8
Figura de la cancha tanto en el desafío contra Inter que de visita a Bologna. Pasa por un momento de gran forma física y transforma su potencia y su corazón en goles, 3 contras los nerazzurri (uno desde los once metros) más uno, de penal, en el Dall'Ara. Fue protagonista de las mejores jugadas de su cuadro en ambos encuentros. El Matador es sin dudas uno de los mejores delanteros del mundo: ¡suma 27 goles en Serie A!

Juan Cuadrado - 1988 - (Colombia - Fiorentina): 7 / 6.5
Dos buenos partidos del colombiano, que mermó apenas un poco ritmo y calidad de juego, evidentemente cansado, pero sigue siendo una pieza clave del equipo. Suyas algunas de las mejores jugadas contra Roma. Menos visible pero importante también en el turno intrasemanal.

Germán Denis - 1981 - (Argentina - Atalanta): 5.5 / 6
Mirante le negó un gol que parecía hecho. Por el resto, se vio muy poco ante Parma. Algo mejor de visita a la Vieja Señora, partido en el que se hizo notar por partir un palo con un disparo que merecía mejor fortuna.

Paulo Dybala - 1993 - (Argentina - Palermo): 5.5 / -
Poco en los 19 minutos más descuento que jugó ante Juventus, entrando por Ilicic.

Marcelo Estigarribia - 1987 - (Paraguay - Sampdoria): 6 / 6.5
Rossi lo "encadenó" a la línea defensiva en Údine, en donde el paraguayo hizo lo suyo, sin infamia y sin gloria. Algo mejor contra Catania, en un partido en el que demostró un buen despliegue físico.

Alejandro Faurlin - 1986 - (Argentina - Palermo): s.v. / 6
No pudo ser evaluado en Turín, mientras que jugó con buen aporte, sin brillo pero sin errores, por 78 minutos de local contra Udinese. Salió por Arévalo Ríos, a quien le había dado en cambio en la fecha pasada.

Matías Fernández - 1986 - (Chile - Fiorentina): 6 / 7.5
Tuvo sólo unos veinte minutos sobre el final ante los giallorossi, un tiempo en el que no desmereció pero que no le alcanzó para lucirse. Toda otra historia en Siena: fue titular y fue la figura del partido, inspirando la maniobra de su equipo e inventando con clase la jugada en la que llegó el 1 a 0, a la postre decisivo.

Santiago García - 1988 - (Argentina - Palermo): 7 / 6.5
Gran aporte contra Juventus, partido en el que fue uno de los mejores, parándolo muy bien a Lichtsteiner y poniéndolo en dificultad con sus buenas incursiones ofensivas. Descansó un poco contra Udinese, pero entró con buen impacto al 71, por Dessena.

Mauro Goicoechea - 1988 - (Uruguay - Roma): 6.5 / -
Ingresó en el entretiempo en Florencia por el lesionado Lobont y tuvo el mérito de protagonizar tras pocos minutos en la cancha una gran atajada para mantener el resultado igualado. Un reflejo que se demostró decisivo. Sin embargo, se quedó en el banco ante Chievo.

Alejandro Gómez - 1988 - (Argentina - Catania): s.v. / 6
Entró desde el banco al 76 contra los albinegros y no se lo pudo evaluar. En Génova no supo brillar por casi una hora, si bien se rescató sobre el final con algunas jugadas de peligro.

Álvaro González - 1984 - (Uruguay - Lazio): 6 / s.v.
Petkovic le dio un cuarto de hora sobre el final ante Bologna, para retomar algo de fútbol tras los problemas físicos que lo pararon en el último periodo. Misma historia en San Siro, en donde jugó un poco más, ingresando al 59 para contribuir con su inteligencia al orden táctico.

Freddy Guarín - 1986 - (Colombia - Inter): 5.5 / 7
Puesto a jugar prácticamente en posición de delantero, en Nápoles, se vio totalmente fuera de lugar y al final terminó por ofrecer una performance gris. Mucho mejor en casa contra el Águila: jugó con determinación y un buen dinamismo y, especialmente en el segundo tiempo, marcó diferencia con sus disparos y sus jugadas. Se ganó el penal, que Alvárez falló, pero poco antes había desperdiciado una ocasión clamorosa.

Abel Hernández - 1990 - (Uruguay - Palermo): 6 / 7
Jugó más o menos una hora entre los desafíos contra Juventus y contra Udinese. Tuvo una buena ocasión y no estuvo mal en Turín, mientras que metió un golazo en casa para el momentáneo 2 a 2 que, por un poco, le dio esperanzas a toda la hinchada.

Víctor Ibarbo - 1990 - (Colombia - Cagliari): s.v. / 7
No se lo pudo evaluar ante Chievo: jugó poco más de un cuarto de hora en un partido sin fútbol. Contra Parma se movió mucho, ayudó al equipo y estuvo apunto de anotar un gol que podía valer el triunfo, pero Mirante sacó al córner.

Mauro Icardi - 1993 - (Argentina - Sampdoria): 5 / -
Pasa por un mal momento y parece otro jugador respecto al del inicio temporada. Salió tras 61 minutos en el Friuli y se quedó en el banco ante Catania.

Mauricio Isla - 1988 - (Chile - Juventus): - / 6.5
Tras poco más de un año, jugó finalmente un partido entero y lo hizo con buen nivel, dibujando también una gran asistencia para Matri, que el delantero no aprovechó.

Mariano Izco - 1983 - (Argentina - Catania): 7.5 / s.v.
Aporte excelente contra Siena, especialmente sobre el plano dinámico y táctico, mientras que de visita a Sampdoria sufrió bastante, luciendo un cierto cansancio.

Erik Lamela - 1992 - (Argentina - Roma): 5 / 5
Cansado y, quizás, también algo desganado, jugó 63 minutos muy malos en cancha violeta antes de que su técnico lo sacara. El mismo entrenador lo destinó al banco contra Chievo, para meterlo al 72 con el objetivo de que inventara algo y abriera las puertas del gol: misión no cumplida.

Marcelo Larrondo - 1988 - (Argentina - Fiorentina): - / 5.5
Por 60 en Siena corrió, sufrió y luchó, sin pero lograr ofrecer un aporte positivo a su equipo.

Cristian Ledesma - 1982 - (Argentina - Lazio): 7 / 6.5
Como muchos de sus compañeros, aprovechó del fácil encuentro contra Bologna para dar clases de fútbol. Ante Inter se lo vio cansado, tanto que Petkovic lo sacó al minuto 60. De todas maneras, ofreció un aporte positivo en esa hora de juego, enfrentándose a cabeza alta al buen Kovacic.

Gastón Maxi López - 1984 - (Argentina - Sampdoria): s.v. / 7.5
Ante Udinese no se lo pudo evaluar, porque jugó apenas doce más descuento, pero en el Marassi fue figura gracias a sus jugadas de grande calidad, con las que creó las mejores chances de su equipo, gol a parte.

Maximiliano Moralez - 1987 - (Argentina - Atalanta): 5.5 / 5
Apagado y con poca fantasía, no supo lucirse en el Tardini así como tampoco de local ante los bianconeri, tras su ingreso al minuto 69, sufriendo mucho las marcas de sus rivales.

Ezequiel Muñoz - 1990 - (Argentina - Palermo): - / 5
No supo marcarlo a Angella en ocasión del 2 a 1 albinegro: se dejó vencer físicamente por el segundo piso, lo que debería ser su especialidad.

Luís Muriel - 1991 - (Colombia - Udinese): 7.5 / 8.5
Entró al minuto 55 en el Friuli y, tras un inicio algo lento, le regaló a Di Natale una gran asistencia y luego, con picardía, metió el 3 a 1 recuperando un pésimo despeje de Romero y despachando un sablazo inapelable. Medio punto menos por un par de errores a la hora de mandarla a guardar. Yerros que no cometió en Palermo, en donde fue figura del partido: el 1 a 0 fue maravilloso (pique, caño y derechazo) y, además, fue protagonista también en la jugada del 3 a 2. Primera vez que Guidolín lo sacó a Di Natale para dejarlo a Muriel en la cancha, algo que "Totó il grande" no aceptó de buena manera.

Pablo Osvaldo - 1986 - (Argentina - Roma): 6.5 / 5
Dos partidos en los que estuvo bastante al margen de la maniobra. Ante Fiorentina, cuanto menos, tuvo el mérito de poner el 1 a 0 decisivo sobre el final, con un buen cabezazo: algo que vale seguramente una buena evaluación. Contra el conjunto de Verona no apareció ni siquiera sobre el final.

Gabriel Paletta - 1986 - (Argentina - Parma): 7 / 7
Regresa a jugar como sabe y su equipo vuelve al triunfo sin sufrir goles. En el desafío casero del fin de semana tuvo que enfrentarse al poderoso Denis, quien salió prácticamente anulado (de no ser por una buena ocasión que no dependió de la marca del defensor argentino). No estuvo fácil tampoco en cancha neutral ante Cagliari, pero él supo mostrar la misma solidez y eficacia.

Facundo Parra - 1985 - (Argentina - Atalanta): - / s.v.
Últimos diez más descuento ante la Vecchia Signora. Imposible evaluarlo.

Álvaro Pereira - 1985 - (Uruguay - Inter): 6 / 6
No era fácil ante Nápoli y, en efecto, sufrió mucho, si bien supo defender con eficacia y se mostró de vez en cuando también en fase ofensiva, sumando también un buena ocasión. Ante Lazio alternó luces y sombras: Candreva lo puso en dificultad, pero también él supo ser peligroso por su franja, tanto que fue suyo el centro para el 1 a 1.

Roberto Pereyra - 1991 - (Argentina - Udinese): 6.5 / 6 En merma sobre el plano físico, inevitable por el inmenso trabajo cumplido en el último periodo, jugó más que bien contra Sampdoria, por 76 minutos, y ofreció un aporte suficiente en el Barbera. No está brillando, pero juega con grande atención táctica.

Diego Pérez - 1980 - (Uruguay - Bologna): 4.5 / 5
Dos partidos de enorme sufrimiento: jugó 53 minutos ante Lazio y 55 contra Nápoli y, en ambos desafíos, fue casi el ejemplo de la fatiga y el sufrimiento de los azul y rojo.

Iván Piris - 1989 - (Paraguay - Roma): - / 6.5
Jugó sólo 55 minutos contra Chievo: no hizo muchísimo en ataque, si bien algo aportó también en ese marco, jugando alero en la línea de cuatro volantes. Pero con él en la cancha su equipo no concedió nada por su costado. Salió él y Chievo tiró por esa franja tres contras, la última terminó con el gol del 1 a 0. Para quien cree en las coincidencias...

Davíd Pizarro - 1979 - (Chile - Fiorentina): 8 / -
Si Fiorentina no ganó ante la Loba no fue seguramente por culpa del juego que, al revés, se vio brillante y entretenido, con gran parte del mérito de eso que va a Pizarro, director y protagonista de la maniobra violeta. Estuvo cerca de darle el triunfo a su equipo, pero un buen derechazo suyo se estampó en el palo. Sin dudas el mejor de la cancha. No jugó en Siena.

Guillermo Rodríguez - 1984 - (Uruguay - Torino): 6.5 / 6
Muy buena su guardia ante la peligrosa delantera rossonera: cerró y despejó con eficacia, sin concentrarse en el estilo pero si en el resultado. Seis "político", como a casi todos los demás, respecto al partido "no jugado" ante Genoa, en el que fue casi imposible evaluar cualquier jugador.

Javier Rodríguez - 1984 - (Argentina - Fiorentina): 5.5 / 7
Arruinó un gran partido en la capital perdiendo la jugada área con Osvaldo que le permitió a Roma vencer al último minuto. No cometió yerros ante los albinegros y, al revés, decidió el partido con el toque para el 1 a 0, su sexto gol en campeonato (lo que hace de él el defensor con más anotaciones entre todas las principales as europeas).

Alexis Rolín - 1989 - (Uruguay - Catania): 6 / 6.5
Jugó mal el primer tiempo casero, mientras que mejoró en el complemento de ese partido, demostrando buena solvencia y atención también en el Marassi, durante el turno intrasemanal.

Sergio Romero - 1987 - (Argentina - Sampdoria): 4.5 / -
A las inseguridades de un partido en el que no se lo vio en forma, sumó un ato tremendo, cuando envió un despeje derecho entre los pies de Muriel, quien agradeció y pudo el 3 a 1. Le costó el banco en el turno intrasemanal.

Mario Santana - 1981 - (Argentina - Torino): 6 / -
Apenas quince sobre el final en San Siro, durante los cuales aportó lo suyo por la franja.

Lionel Scaloni - 1978 - (Argentina - Atalanta): - / 6
No era un parido fácil, pero él se defendió con corazón, garra y experiencia y ofreció también alguna buena incursión ofensiva, dibujando un buen centro para Denis.

Ezequiel Schelotto - 1989 - (Argentina - Inter): s.v. / -
Ingresó al 83 en el San Paolo: esos fueron los únicos minutos que disputó en las dos fechas.

Felipe Seymour - 1987 - (Chile - Chievo): - / 6.5
No jugó contra Cagliari, pero sí en Roma, ingresando al 73. Tuvo la suerte de que ese correspondió al peor momento de los locales y así él pudo dar un aporte más que suficiente en el medio de la cancha.

Nicolás Spolli - 1983 - (Argentina - Catania): 6.5 / 6.5
No tuvo mucho trabajo ante Siena, partido en el que cuidó sin demasiados problemas de su área. Sufrió más ante los dorianos, pero tuvo e mérito de meter el 1 a 1.

Jaime Valdés - 1981 - (Chile - Parma): - / 6
Estando un poco fuera de forma, se dedicó por 67 minutos ante los sardos a administrar sus energías así como el juego de su equipo.

Juan Vargas - 1983 - (Perú - Genoa): 7 / -
Jugó solamente 58 minutos ante Pescara, pero fueron los minutos que le alcanzaron al Grifo para liquidar el trámite. El peruano hizo lo suyo con un grande aporte dinámico, técnico y de experiencia.

Arturo Vidal - 1987 - (Chile - Juventus): 7.5 / 6
El desafío ante Palermo no fue brillante, pero el chileno supo mostrar algunas de las mejores cosas del encuentro y, por encima, lo definió anotando, de penal, el 1 a 0 decisivo y su decimocuarto gol en la temporada, lo que hace de él el máximo goleador bianconero. Firmar el partido del Scudetto fue como subrayar que fue el mejor jugador de su equipo y, por ende, del campeonato. Apenas unos veinte al final contra Atalanta, justo para participar a otra fiesta.

Mario Yepes - 1976 - (Colombia - Milan): - / 6.5
Titularidad sorpresiva en Pescara, en donde tuvo una tarde fácil, que el Pirata aprovechó para mostrar la solvencia y la fuerza física de los mejores tiempos.

Cristian Zapata - 1986 - (Colombia - Milan): 6.5 / 6.5
Concedió lo mínimo al Toro, en casa, y menos que eso en el fácil partido en Pescara. Atento, eficaz y rápido en los anticipos.

Juan Zúñiga - 1985 - (Colombia - Nápoli): 6.5 / 7.5
Eficaz y continuo ante Inter, encuentro en el que cometió el error del penal contra Inter pero tuvo en lo positivo el hecho de haberlo vuelto loco a su directo marcador por la franja. Contra Bologna pro momentos fue demoledor: desgarró el partido con sus aceleraciones, sirvió asistencias de oro y le aportó a la maniobra mucha calidad. Es uno de los jugadores clave de este hermoso Nápoli.


Federico Manfredo nació en Buenos Aires, pero vive en Italia desde 1998. Allí comenzó su carrera periodística, en medios radiales y televisivos. Desde setiembre de 2009 es el corresponsal en Italia de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.